Posts

Reconciliación

 

¿Alguna vez has sido lastimado por alguien de tu familia de tal forma que tuviste la idea de tomar represalias?

Esaú, el personaje del Antiguo Testamento, tuvo ese mismo conflicto. El libro de Génesis capítulo 27 al 33, narra el problema de traición y engaño que tuvo con su hermano, y el texto muestra claramente los sentimientos que afloraron en contra de su hermano, al punto de querer matarlo.

Este texto nos hace pensar que muchos de los problemas en nuestra vida se llevan a cabo con personas cercanas, que amamos y que son parte de nuestra familia. Por tal motivo, debemos recordar lo que la Biblia enseña acerca de la reconciliación familiar para que, al igual que la historia de Esaú y Jacob,  nuestros conflictos concluyan en buenos términos, y podamos experimentar una vida de reconciliación. 

En primer lugar, la reconciliación bíblica es el proceso en el cual, dos o más personas llegan a la paz entre sí. Debido a que Dios nos ha reconciliado consigo mismo a través de Jesucristo, podemos reconciliarnos unos con otros, sin recriminar nuestras ofensas unos contra otros. (2 Corintios  5:18) 

 Así que, de la historia de Jacob y Esaú podemos aprender algunos principios para la reconciliación familiar.

La reconciliación comienza con Dios, es decir, cuando buscamos su presencia, debemos pedir que nos muestre aquellas relaciones que están rotas y que nos impulsa a corregirlas. Aquí no importa si eres el ofensor o el ofendido, más bien que de ti debe salir la iniciativa para solucionar un conflicto. Busca a Dios para que te dé la estrategia para arreglar las cosas con los demás. 

Otra cosa que no debemos olvidar es que la reconciliación agrada a Dios. Si quieres adorar a Dios en términos del reino de los cielos, hazlo a través de  vivir en armonía con tu familia. Jesús enseño que si alguien traia una ofrenda al Señor, pero tenía algún conflicto, era necesario ir primeramente a reconciliarse con el ofensor antes de entregar la ofrenda.

Una vez hecho esto, la ofrenda era una adoración agradable al Señor. ¿Por qué? Porque vivir en paz con las personas muestra que hemos tenido un encuentro real con Jesús. 

La reconciliación debe ser intencional. Los hijos de Dios debemos tomar la iniciativa. De hecho es impresindible que nosotros demos el primer paso. Restaurar una relación rota es como curar un hueso roto. Si te rompieras el brazo, tomas la iniciativa de ir a un médico para que haga lo necesario y sea reparado. Las relaciones rotas, como los huesos rotos, nunca se reparan accidentalmente.

Requieren una acción intencional. Podemos intentar negar el dolor o ignorar la fractura, incluso pensar que el tiempo cura todas las heridas, pero todo esto es superficial, claramente está afectación terminará destruyendo y causando problemas en un futuro. 

La reconciliación requiere humildad y perdón. Cualquier relación se puede reparar cuando existen estos ingredientes. El perdón no es  momentáneo, es el remedio más efectivo para sanar el corazón lastimado. Hemos de recordar que el perdón no es un sentimiento, para aquéllos que dicen que no sienten perdonar, más bien es una desición; es algo que simplemente se otorga.

Además, también es importante que el precio de la reconciliación es uno y está relacionado con la humildad: "tragarse el orgullo". Cada acción de reconciliación requiere que alguien en la relación, preferiblemente ambas partes, admitan su culpa y su deseo de reparar el daño.

Finalmente, la historia de estos dos hermanos nos recuerda que la reconciliación debe incluir la restitución. Jacob quería hacer las cosas bien. Había dañado y perjudicado a su hermano, así que trajo sus ovejas y se las dio como una señal de restitución. (Génesis 33:8). 

El final de la historia nos debe llevar a pensar en reconciliarnos con aquél familiar que estamos distanciados y aún la manera de restaurar el daño ocasionado por la relación rota. Jacob reconoce su error; él se reconcilia. Esaú perdona. La relación una vez rota se repara. ¿No sería bueno si toda relación rota terminara de esa manera? ¡Hoy es un buen día para vivir la reconciliación!

Confíele su vida a Dios

 

Cuan difícil es para nosotros enfrentar problemas y situaciones adversas. Siempre que estas se presentan vienen acompañadas de sentimientos y emociones negativas, tales como el temor ,la angustia, la desesperación, la ira; si no las sabemos controlar se vuelven destructivas y pueden ocasionar ,en cada uno de nosotros, graves daños.

Estudios en el campo de la medicina han encontrado  una relación entre cierto tipo de enfermedades con emociones negativas como la angustia, el miedo, la ira.( " Emociones negativas y su impacto en la salud mental y física " Piqueras Rodríguez ,José Antonio;Ramos Linares, Victoriano; Martinez González, Agustín Ernesto;  Oblítas Guadalupe, Luis Armando. Fundación Universitaria Konrad Lorenz. Bogotá , Colombia)

¿Qué tenemos que hacer los creyentes?

El apóstol Perro nos da un gran consejo : " Confíenle su vida a Dios, quien es su creador, pues El nunca les fallará " ( 1 de Pedro 4:15 Biblia NTV).

A través de la Biblia y la historia del pueblo De Dios podemos leer como el Señor Dios siempre estuvo con ellos en los momentos difíciles  y nunca les falló.

He aquí dos ejemplos: Cuando salieron de Egipto y eran perseguidos por el ejército del Faraón , Dios abrió el Mar Rojo para salvarlos y librarlos así de la muerte.

En otra ocasión, ante el temor que les produjo saber que iba a ser atacados por un poderoso ejército el rey Josafat y toda la nación de Juda se volvieron a buscar el rostro De Dios en ayuno y oración; Dios les contestó dándoles una gran victoria haciendo que los soldados enemigos se atacaran entre  y  muriendo todos en el campo de batalla. La Biblia dice que los judíos tardaron tres días en recoger el botín de guerra.

En el Nuevo Testamento también podemos leer como Jesús de Nazareth llamo a un ciego que le daba de gritos para ser atendido por él.Cuando Jesús llamo al ciego , le pregunto;¿ Que quieres que te haga? _ El ciego contestó: Señor que vea; y al instante recupero la vista.

Si El salvo a su pueblo en el pasado y sano al ciego cuando se lo pidió, seguro estoy que Él hará lo mismo por ti.

Solo tenemos que seguir el consejo del apóstol Pedro: " Confíenle su vida a Dios, quien los creo, pues El nunca falla"

Dios les bendiga. 

Empezar de cero

 

Por Luis David Meneses

Quizás has escuchado a muchos decir que después de la pandemia tendremos que empezar de cero; ya sea porque perdieron el trabajo debido al paro de labores, o porque perdieron la familia en el encierro.

A muchos les produce terror la sola idea. A otros les causa indiferencia porque creen que tienen el trabajo asegurado, o la salud férrea, o a la familia perfecta. Lo cierto es que no podemos dar nada por sentado. Incluso si tenemos condiciones perfectas en nuestra vida, las circunstancias pueden dar un giro de ciento ochenta grados de la noche a la mañana. 

Así le sucedió a Jacob, hijo de Isaac, uno de los patriarcas judíos que recibieron esta promesa de Dios: “te bendeciré y haré de ti una gran nación”. Jacob era el hijo favorito de su madre, el gemelo menor en un parto de mellizos; pero debido a que él era el segundo hijo, la bendición de la primogenitura no le correspondía. Claro que, según lo cuenta la Biblia en Génesis 25, la profecía decía que el mayor serviría al menor.

Podríamos pensar que las condiciones en las que Jacob obtuvo el derecho a la primogenitura no fueron óptimas, pero lo cierto es que vinculó legalmente a su hermano mayor, Esaú. Y acabó siendo bendecido por su padre. Pero esto trajo consecuencias. 

De la noche a la mañana, Jacob perdió todos sus privilegios, su estatus de hijo favorito, de hermano, de heredero, su lugar en la casa de su padre, y hasta sus más básicas posesiones como la ropa. Tuvo que salir huyendo mientras trataba de salvarse de un encolerizado hermano que quería verlo muerto. En pocas palabras: Jacob tuvo que empezar de cero.

Se vio obligado a huir de su casa, vivir en la tierra de sus antepasados, en casa de su tío, como un extranjero. Tuvo que trabajar horas extra y jornadas dobles para comenzar a formar un patrimonio, y sólo después de muchos años (por lo menos 14), pudo pensar en volver a casa de su padre para tomar la primogenitura que había comprado de boca de su hermano mayor. 

Pero, ¿qué fue lo que hizo que Jacob pudiera empezar de cero, y que llegara a ser un hombre exitoso. La clave fue que tuvo un encuentro con Dios al inicio de su viaje, y el relato de dicho encuentro se halla en Génesis 28:10-22.

En el momento de máximo cansancio y de mayor desesperación, Dios se hizo presente en la vida de Jacob. Aquel fue un momento crucial para el patriarca, un momento que definiría el rumbo de su viaje. Y es también un momento del que podemos aprender algunas verdades prácticas para nuestra vida: 

  1. Dios se revela a sus hijos en el momento de mayor necesidad. Tal como lo hizo con Jacob, si tú estás empezando de nuevo, es muy probable que Dios ya se haya revelado a tu vida, o que lo esté haciendo en el instante mismo en que lees estas palabras. 
  2.   Dios se revela a sus hijos para entregarles una promesa. Muchos se concentran en el hecho de que Jacob vio ángeles en su sueño, pero lo que en verdad nos importa es que Jacob usó esa escalera por la que subían y bajaban para recibir un mensaje de Dios: la promesa de que en él y en su descendencia se cumpliría lo que Dios le había prometido a Abraham, su abuelo, y a Isaac, su padre. En tu caso, en nuestro caso, Dios puede estar recordándote una palabra o una promesa que hayas recibido antes de este tiempo: ¡aférrate a ella, tal como Jacob se aferró a lo prometido por Dios!
  3. Dios se revela a sus hijos para hacer un pacto con ellos. Este pacto, tal como lo hizo con Jacob, lo vincula legalmente con nosotros, lo compromete a cumplir su palabra. Y a ti y a mí nos compromete a seguir su palabra, a cumplir sus mandamientos y a andar en sus caminos. 

Así que la próxima vez que escuchemos a otros decir que tendremos que empezar de cero, tomemos las riendas de nuestras emociones, desechemos todos nuestros temores y mantengamos la confianza en que Dios nos ha prometido que estará con nosotros siempre. 

En los momentos difíciles

 

Muchas veces nos encontramos en situaciones difíciles, de las cuales no sabemos para dónde correr, o cómo enfrentarlas! Es muy común que de inmediato, al estar sufriendo estas situaciones, cuestionemos a Dios con preguntas típicas como “¿Por qué a mi?” o “¿Por qué justo ahora?”

En vez de cuestionar a Dios con ese tipo de preguntas negativas, mejor piensa de esta forma: ¿No será que Dios quiere enseñarme algo? ¿No será que Dios me está empujando al próximo nivel en mi vida de fe? Tómate un momento y reflexiona en tu situación.

Recuerda lo que dijo el apóstol Pedro: “Queridos hermanos en Cristo, no se sorprendan de tener que afrontar problemas que ponen a prueba su confianza en Dios. Eso no es nada extraño. Al contrario, alégrense de poder sufrir como Cristo sufrió, para que también se alegren cuando Cristo regrese y muestre su gloria y su poder”. 1 Pedro 4:12,13 (Biblia en Lenguaje Actual).

Si estás en una situación que te exige una decisión rápida y eficaz, y sientes que no sabes cómo resolverla, recuerda que siempre podemos recurrir a la sabiduría de Dios: “Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie”. Santiago 1:5 (NVI)

Te animo, “Pon toda tu confianza en Dios y no en lo mucho que sabes. Toma en cuenta a Dios en todas tus acciones, y él te ayudará en todo”. Proverbios 3:5,6 (BLA)

Tienes que saber que Dios esta hoy contigo. Está de tu lado y no en contra de ti. “Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil”. Isaías 40:29 (NVI)

Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: «Éste es el camino; síguelo.» Isaías 30:21 (NVI)

El escritor de la carta a los filipenses nos aconseja: “No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo”. Filipenses 4:6,7 (BLA)

Necesitas tener paz en medio de tu tormenta y sobre todo en la situación que todos estamos enfrentando, y esa paz sólo te la puede dar Jesús. Así que si no sabes dónde correr, o si no encuentras dónde esconderte, corre a los brazos de Dios, escóndete debajo de sus alas, que allí estarás seguro.(Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estaras seguro)Salmo 91:4 RVR

Hoy Dios te dice: "Yo te voy a instruir; te voy a enseñar cómo debes portarte. Voy a darte buenos consejos y a cuidar siempre de ti”. Salmos 32:8 (Biblia en Lenguaje Sencillo)

5 personajes bíblicos que te enseñarán a administrar tus recursos en tiempos de crisis

 

 

En medio de las crisis la humanidad siempre voltea hacia adentro y ahí conoce o reconoce las historias importantes, las que nos marcan por sus enseñanzas o las que nos animan en medio de las dificultades que experimentamos. Y no importa si estas historias nos acompañan en la memoria o en los textos, volver a escucharlas o leerlas siempre nos traerá paz.  

Para esos momentos de dificultad económica, te presento cinco personajes bíblicos que tuvieron acceso a grandes cantidades de recursos en tiempos de escasez. Las historias de estos personajes te enseñarán a administrar tus recursos en los momentos de crisis. 

 

1.   José, gobernador de Egipto (Génesis 41): Administrar la riqueza

 

Seguro recuerdas la historia del hijo favorito de Jacob, quien fue vendido por sus envidiosos hermanos a unos mercaderes y al final llegó a ser Gobernador de Egipto. Él, debido a la sabiduría que Dios le dio, supo diseñar un plan de ahorro y administración de recursos para Faraón en medio de una devastadora hambruna. Su relación con Dios lo llevó de ser un esclavo encarcelado a ser el segundo en importancia en el reino más poderoso de aquel tiempo. 

José supo administrar la riqueza de Egipto en 7 años de abundancia, y la ahorró de tal modo que duró hasta por 7 años de escasez. Aunque quizás sientas que José tuvo mucho tiempo para llevar a cabo su estrategia y tú no tienes tanto tiempo entre tus manos, debes saber que el plan se lo reveló Dios en un par de sueños que tuvo Faraón. Una vez que José interpretó los sueños, Faraón no encontró a nadie tan sabio como José. Esto nos enseña a permanecer atentos a las estrategias que Dios quiere revelarnos a través de las experiencias de otros, incluso cuando la crisis ya haya comenzado. Y José también nos enseña a mantener nuestros recursos y habilidades a disposición de quienes los requieran, pues cuando un hijo de Dios se involucra en la vida de su comunidad siempre trae bendición abundante para todos.  

Si quieres leer toda la historia de este personaje, aquí hay una sinopsis: 

·       Juventud y primera comunicación con Dios en sueños / Vendido como esclavo: Génesis 37

·       Primera experiencia como administrador y encarcelamiento injusto: Génesis 39 

·       Interpretación de dos sueños de personajes importantes: Génesis 40 

·       Interpretación del sueño de Faraón y nombramiento como Gobernador de Egipto: Génesis 41, 47:13-26

·       Reencuentro con sus hermanos y familia; sin rencores: Génesis 42-47:12, 47:27-48:22

 

2.   Nehemías, reconstructor de murallas (Nehemías 2): Gestionar recursos 

 

Mientras que hay hombres a quienes se les concede prepararse para los tiempos de crisis, hay otros que llegan con urgencia a salvar el día. Así es Nehemías, un hombre de Dios que trabajaba como copero de un rey extranjero. Todo parecía ir bien hasta que un día su hermano llegó con malas noticias de Jerusalén y del remanente de Israel: la ciudad sagrada permanecía destruida y sus habitantes vivían asolados por sus enemigos. 

Después de expresarle su tristeza a Dios por las terribles noticias, Nehemías no pudo mantenerse ecuánime y fue descubierto por el rey Artajerjes. Un diálogo interesante entre amo y súbdito nos muestra cómo este hombre recibió sabiduría de parte de Dios y halló gracia delante de los hombres. Si leemos con detenimiento el capítulo 2 del libro bíblico que lleva su nombre, encontraremos también un instructivo para gestionar recursos en medio de un momento de crisis. Y si la curiosidad es suficiente, en los capítulos restantes encontraremos un manual acerca de cómo gestionar recursos humanos y materiales en los procesos de reconstrucción de nuestras ciudades, nuestras vidas, nuestras economías, y prácticamente cualquier cosa.

 

Si quieres leer toda la historia de este personaje, aquí hay una sinopsis: 

·       Malas noticias para Nehemías; crisis en el terruño: Nehemías 1

·       Cómo gestionar recursos con los poderosos: Nehemías 2 

·       Cómo gestionar recurso humano en época de crisis: Nehemías 3-7:3

·       La importancia de llevar registros claros: Nehemías 7:4-12:26

·       La gratitud por la tarea terminada y los siguientes pasos: Nehemías 12:27-13:31

 

 

3.   Job, empresario que persiste entre las cenizas (Job 42): Ser resiliente cuando estás en bancarrota

 

Lo más peligroso de poseer algo es el apego, y en nuestras vidas puede existir de distintas maneras: hacia la familia, hacia ciertas relaciones, hacia algunas experiencias e incluso hacia algunos objetos. Esto sucede porque hemos hecho una gran inversión de recursos para obtener, alcanzar, o hacer crecer algo de esto. El apego llega a nuestro corazón para decirnos que alguien o algo es importante; sin embargo, muy pronto puede crecer sin medida y convertirse en miedo.   

Job no lo sabía, pero mientras era bendecido por Dios, sus apegos fueron creciendo también; así que vino una lección para su corazón: la bancarrota. Y después de tenerlo todo, lo perdió todo. Esto creó una crisis física, material, emocional y espiritual en este hombre poderoso, a tal grado que lo llevó a enfrentarse con Dios; sin embargo, en aquella temporada de escasez, Job nunca se atrevió a maldecirlo.  ¡Qué difícil es entender que a veces Dios mueve la maquinaria del universo para enseñarnos que lo importante no es lo que poseemos, sino quien nos posee a nosotros! 

Si quieres conocer todas las vicisitudes de este personaje, aquí hay una sinopsis: 

·       Un hombre poderoso cae en bancarrota: Job 1-2:10

·       El coloquio con los amigos, que revela los apegos de un hombre poderoso: Job2:11-26:14

·       El discurso final, o la necesidad de un autoexamen de conciencia en la bancarrota: Job 27-31

·       La opinión de un joven acerca de la actitud del poderoso que ha caído en bancarrota: Job 32-37

·       La conversación con Dios, que reestablece el curso de la misión del hombre rico: Job 38-42

 

4.   David, rey que vuelve del exilio (2 samuel 15-19): Volver a comenzar desde cero

 

Hay ladrones que roban cosas materiales, contra ellos actúa la justicia; pero hay otros que roban lo intangible, los sueños y el futuro prometido. A estos últimos se les conoce como traidores. Son personas que han entrado en tu círculo de confianza y poco a poco han ido suplantando en otros los afectos hacia ti, logrando que la gente los vea como la figura a quien recurrir en lugar de entablar una relación contigo. Ésta es, precisamente, la historia de David con su traicionero hijo Absalón, quien conspiró en contra de su padre para robarle el reino. 

La actitud de David durante la usurpación de Absalón nos enseña la capacidad para volver a comenzar después de haberlo perdido todo. Ante la pérdida de aquello que has construido con esfuerzo durante mucho tiempo, siempre vendrán el desánimo y la frustración, y el primer instinto será defender la posición que tanto trabajo costó alcanzar. Pero el rey David hizo algo inusitado: se retiró para salvarlos a todos y para salvarse. Esta primera decisión ante la traición desencadenó una serie de situaciones y decisiones que lo llevaron más tarde a recuperar el reino. Ante esta lección de vida, habría que preguntarnos: ¿Cuántos de nosotros tendríamos el valor de dejarlo todo con tal de salvarlo todo?   

Si quieres conocer todas las peripecias del rey para recuperar su reino, aquí hay una sinopsis:

·       Se fragua una traición contra el rey: 2 Samuel 15:1-12

·       El rey se retira para salvar el reino y la vida: 2 Samuel 15:13-37

·       Reacciones del rey ante seguidores y detractores: 2 Samuel 16:1-14

·       El esquema del rey contra el usurpador comienza a funcionar: 2 Samuel 16:15-23 – 17:29

·       La muerte del usurpador y la tristeza del rey: 2 Samuel 18 

·       El retorno del rey: 2 Samuel 19:1-40 

 

5.   La viuda de Sarepta, fe que multiplica (1 reyes 17): Tomar decisiones de vida o muerte

 

¿Y si la crisis fuese tan fuerte que lo único que te queda es lo que comerás el día de hoy? ¿Qué pasaría si Dios te dijera que compartieras esa última comida con un desconocido? No importa qué tan espiritual suene, la decisión siempre será una de vida o muerte, y no será fácil tomarla. En una lectura superficial del texto bíblico podríamos enojarnos contra Dios por permitir que la viuda de Sarepta, una mujer inocente, quedara atrapada en la lucha de poderes entre Elías, profeta de Dios, y Acab, rey de Israel. Pero un examen más detallado revelará en ella a una administradora sabia, no a una víctima. 

La viuda de Sarepta había sido afectada profundamente en su economía por las condiciones de crisis que asolaban la tierra. No sabemos cuál era su forma de subsistencia, pero sabemos que lo poco que tenía era lo último que le quedaba. Se entiende que había estado administrando sus escasos recursos para alargar su vida lo más posible en espera de la ayuda divina. Cuando la encontró el profeta ella ya había tenido una seria conversación con Dios y él mismo le había pedido ponerse en acción, no aguardar a que todo acabara. Así que ella nos enseña que, en tiempo de crisis, cuando todo escasea, ésta es la única decisión que podemos tomar: poner nuestros recursos a disposición de Dios, el Soberano. Ahí, en sus manos, un puñado de harina y un poquito de aceite, pueden convertirse en la provisión sobrenatural que necesitan nuestras casas, nuestros negocios, nuestras empresas, en medio de la ruina provocada por la crisis. 

Si quieres conocer la historia de fe de una mujer que lo perdió todo para ganarlo todo, aquí hay una sinopsis:

·       Elías, profeta de Dios, y Acab, rey de Israel pelean y se crea una crisis alimentaria: 1 Reyes 17:1-7

·       La viuda de Sarepta recibe un mensaje de Dios: 1 Reyes 17:8-9

·       Elías desafía a la viuda de Sarepta a cumplir con la palabra recibida: 1 Reyes 17:10-12

·       La viuda de Sarepta recibe una promesa y se decide a actuar: 1 Reyes 17:13-16

·       La viuda de Sarepta experimenta nuevas desgracias en presencia del profeta: 1 Reyes 17:17-19

·       La viuda de Sarepta llega a la plena convicción de que el gran poder de Dios la sostiene: 1 Reyes 17:20-24

 

Tal como te habrás dado cuenta, las vidas de estos 5 personajes nos dejan enseñanzas que podemos poner en práctica incluso en medio de la más dura de las crisis. Si has llegado hasta aquí, ahora tienes más herramientas para administrar tus recursos en tiempos de crisis, y sabemos que Dios te bendecirá en medio de esta situación, porque él así lo prometió. Recuerda: no temas, cree solamente. 

Si tienes una historia que contarnos acerca de cómo Dios te ha enseñado a administrar tus recursos en tiempos de crisis, escríbenos a info@amistadxalapa.org.mx. Será una bendición leerte. 

Soñar en tiempos de crisis

 

 

¿Recuerdas cuando fue la última vez que tu boca se llenó de risa?  ¿Cuándo fue la última vez que entonaste cantos alegres? Quizás fue en tu ultimo cumpleaños o inclusive, en la pasada navidad. Ya sea que fuese ayer o hace mucho tiempo atrás, todos hemos tenido un día en el cual, se desbordó de completa alegría nuestro corazón. Ahora, alguno podrá decir que éstos momentos lo que menos se manifiesta en las calles es alegría, sin embargo, no todo esta perdido. En el Salmo 126 es evidente el paso que transita el pueblo de Israel de un lugar de desesperación a un lugar de paz. Del cautiverio, al lugar del cumplimiento.

 

Cuando atravesamos momentos de profundo dolor, el Salmo 126 es una medicina efectiva para el alma debido a que lleva un poderoso mensaje de esperanza. El texto nos hace ver que los tiempos de problemas y penas no duran para siempre. También afirma que Dios convierte el dolor en alegría y las lágrimas en risa. Incluso nos dice qué se debe hacer mientras esperamos el tiempo de la respuesta del Señor. 

 

Las palabra de Dios nos enseña que recordar las cosas buenas que algún día nos hicieron sonreír, es una forma poderosa de enfrentar los problemas en el presente. Dios nos hace ver que la vida alguna vez fue buena, y que va a volver a serlo. También, debemos tener claro que muchas de las satisfacciones del pasado, llegaron porque alguna vez las soñamos. Vivimos en carne propia lo que dicen los hombres de fe: si lo puedes soñar, lo puedes lograr. Sabemos que son momentos difíciles pero, cuando los días buenos vuelvan, cuando veamos un pequeño vislumbre de mejoría, ¡alegrémonos, es el tiempo de la restauración! La actitud que tuvieron los israelitas, es la misma para para nosotros hoy: En tiempos de crisis, debemos soñar. 

 

Cuando Dios te entrega algo grande, al principio parece que todo es un sueño. Por ejemplo, los judíos habían experimentado setenta largos años en cautiverio, y luego, en un momento, Dios cambió las cosas. ¡Estaban en estado de shock! No podían creerlo. Era demasiado bueno para ser cierto. Al leer el texto, hasta podemos imaginar algunos de ellos diciendo: Alguien me pellizca, debo estar soñando. Era imposible regresar a la tierra santa. Pero no era mentira, ¡Dios lo había hecho! Ahora estaban de regreso en Jerusalén, en Sion, el lugar donde Dios habita con su pueblo. Precisamente esto es lo que nos depara en los próximos meses. El cumplimiento de lo imposible. Ver a Dios restablecer el orden, la salud y la paz en nuestro entorno.

 

El habito de soñar nos ayuda a reconocer cómo Dios nos ha ayudado en el pasado. Y luego, en segundo lugar, nos da confianza en que Dios va hacerlo de nuevo. La historia Bíblica nos dice que los cautivos estaban de vuelta en Jerusalén, pero aún quedaba mucho trabajo por hacer. Necesitaban reconstruir el templo y reconstruir los muros. Enfrentaron el desánimo desde adentro y la oposición desde afuera. Dios había obrado una gran liberación con ellos en el pasado. Ahora necesitaban confiar en que él iba hacerlo nuevamente. Para empezar,  necesitaban soñar en esa ciudad reconstruida y visualizarse como parte importante de la restauración de todo Israel. 

 

Este es un momento donde necesitamos orar no solo por nosotros sino por todo nuestro entorno. Orar para que Dios nos haga soñadores en tiempos de crisis. El regreso del cautiverio para Israel fue algo que solo Dios podía hacer. Y de la misma manera, nuestra restauración como nación, es algo que solo Dios puede hacer. Hay que soñarlo, hay que verlo, hay que creerlo. ¡Lo juró, lo hará; escrito está!

Siendo generosos

 

¿Qué crees que se puede obtener cuando mezclas aflicción, pobreza extrema y alegría? Podría parecer absurdo pero lo que se obtiene es generosidad desbordante.  Suena extraño, pero esta formula ya ha ocurrido en el pasado, y la Biblia lo comprueba.

Cada elemento, describe claramente a la antigua iglesia de macedonia. Pero, ¿Cómo fue posible que una de las iglesias más pobres y perseguidas del Nuevo Testamento se convirtiera en una de las más generosas? 

Al recordar la historia, notaremos que la gracia de Dios sobre todos los que se congregaban, les impartió alegría y recursos para dar. Dicha gracia, tornó sus corazones en agentes dadores, incluso suplicaban participar en las colectas económica para la iglesia en Jerusalén. La Biblia dice que ellos estaban experimentando pobreza "hasta las profundidades" (2 Corintios 8:2), sin embargo, su compasión y su disposición para actuar, se convirtió en un ejemplo de generosidad para todo el cuerpo de iglesias del Nuevo Testamento.

Los bolsillos de los macedonios estaban vacíos, pero sus corazones estaban llenos. Cuando hay esta combinación, no se obtiene otra cosa mas que una persona que vive para dar. Ellos, primeramente dieron todo lo que pudieron y luego dieron más de lo que pudieron. (2 Corintios 8:3-5) 

Los macedonios estaban dando más allá de sus posibilidades. Esto implica que estaban dando cosas que sabían que necesitaban. Pero, aquí esta la clave,  entregaban todo Dios, demostrando un increíble nivel de confianza en la provisión de Dios para ellos.

El Dios Creador, que formó este mundo con una increíble complejidad, juega con sus propias reglas matemáticas. Según las reglas de este mundo, si necesitáramos 10 de algo (kilos de frijol), vamos a tener problemas si regaláramos uno. Pero en Dios, se puede alimentar a 5,000 con cinco pequeñas barras de pan y dos peces.

El principio de la generosidad es súper importante: Cuando damos algo, no perdemos. ¡Siempre ganamos! Pablo lo decía de la siguiente forma: Siembra generosamente y cosecharás generosamente. (2 Corintios 9:6) Nunca dice siembra si tienes, o de lo que te sobra. Únicamente enfatiza vivir en una cultura de la mano abierta. Nos reta a vivir en la unción que produce y aumenta las cosechas debido a la generosidad.  

¿Quieres ser más generoso de lo que ya eres? Pídele a Dios que te toque en esa área ya que, como lo hemos visto con los macedonios,  cualquiera puede ser generoso. Dile así: Señor pon en mi una actitud correcta en cuanto a dar. Una vez que lo hayas hecho, comienza a dar, una y otra vez. Algunas formas de hacerlo son:

  • Siempre aportando un  extra: Las personas generosas siempre dan mas allá de lo que se les pide. 
  • Patrocinio: Las personas generosas siempre se unen para apoyar nobles causas.
  • No solo dinero: Las personas generosas dan tiempo, hospitalidad, ofrecen sus habilidades o son voluntarios para realizar alguna actividad. 
  • Hacedor de historia: Las personas generosas dan para ver lo imposible hacerse posible.

Ya sea que tengas mucho dinero o posesiones materiales, o tal vez muy poco, se una persona generosa. Pídele a Dios que te muestre la forma que puedes ayudar a la iglesia, a la sociedad y en particular a las personas necesitadas. Este es el tiempo de seguir el ejemplo de Cristo mostrando una pasión por los demás a través de la generosidad.

Todo ayuda para bien

" Y sabemos que a los que aman a Dios,Todas las cosas les ayudan a bien..." Romanos 8:28

Cuando la Palabra de Dios dice que: "Todas las cosas nos ayudan a bien...", lo declara porque el que la escribió es poderoso para cumplir todo lo que ha prometido; y de guardar y proteger a todo aquel que le busca y le ama. Hoy en día, existen infinidad de religiones, que reclaman su autenticidad y su originalidad, pero lo más importante es lo que Dios dice acerca de sí mismo y de su creación.

Vivimos tiempos agitados, convulsionados por la multiplicación de la maldad y cada día vemos, escuchamos o leemos de noticias terribles acerca de las cosas que suceden en nuestro mundo.

¿Qué hacer? Se pregunta la mayoría de las personas, la respuesta está en Dios. Si decidimos buscarle y acercarnos a Él en plena certidumbre de fe, entonces le estamos abriendo a Dios la puerta para que intervenga en nosotros y nos ayude en los momentos difíciles que nos este tocando vivir. Comprobaremos que Su Palabra es verdadera y que realmente El quiere cambiar nuestra situación y hacer que la misma nos ayude para bien.

En un evento de los discípulos, estos habían estado intentando pescar toda la noche, pero no habían obtenido un solo pez para su sustento. Al amanecer apareció Jesús en sus vidas y le pidió a Pedro su barca para hablar a las multitudes, inmediatamente después de haberles predicado, Jesús le dio la orden a Pedro de ir mar adentro para pescar; Pedro lo hizo así, no sin antes exponer sus razones para no hacerlo, pero al fin obedeció. 

Sucedió que "atraparon gran cantidad de peces de tal manera que la red se rompía..." Pedro sorprendido se postró ante Jesús y le dijo que no era digno de que Él estuviera cerca de su vida porque era un hombre malo. 

>> Esta historia la puedes leer Lucas 5:1-11 >>

Este es un vivo ejemplo de lo que Jesús puede hacer en tu vida cuando estás dispuesto a obedecer lo que Él te pida. Dios tiene el poder de convertir tu "más terrible obscuridad" en algo glorioso que te dejará asombrado.

Tu eres importante para Dios y Él quiere hacer grandes cosas en tu vida porque tiene todo el poder para hacerlo, solo tienes que acercarte y creer que está a tu favor.

ORACIÓN

Padre en el cielo, te pido que intervengas en mi vida de tal manera que tu poder transforme mi CONDICIÓN actual y que el amor de Jesucristo sea derramado en mi corazón para darme una nueva oportunidad de hacer bien las cosas y que los que me rodean sean impactados también por tu amor.

 

Esforzándonos para salir adelante

 

 

Si vemos la tierra geográficamente, notaremos que las regiones en donde el clima es templado son más extensas y los recursos naturales son casi ilimitados. Por supuesto, existen otras regiones donde el clima es muy frío, la tierra no es fértil y los recursos naturales son muy escasos. Por tanto, los países que se encuentran en las regiones tropicales al no tener un clima demasiado frío durante todo el año, no necesitan invertir en gas o petróleo para mantener calor en sus hogares, oficinas y áreas de trabajo. Es más, las frutas siempre abundan y la gente no siente necesidad de preocuparse para sobrevivir. 

 

No obstante, lo interesante es que a pesar de todo esto, estos países se destacan por ser pobres y subdesarrollados. Por otro lado, los países que no cuentan con muchos recursos naturales, tales como el norte de Europa y América del Norte, son actualmente los países más desarrollados del mundo.

Países tales como Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia, durante el invierno el sol permanece apenas desde las diez de la mañana hasta las tres de la tarde, lo que obliga a la gente a soportar una larga noche fría. ¡Es sorprendente! las regiones que cuentan con pocos recursos naturales son las que más se han desarrollado.

Sucede que las personas que viven en las regiones frías de la tierra, tienen que trabajar duro para preparar la calefacción y provisiones antes de que llegue el invierno, es por eso que están acostumbrados a un estilo de vida exigente y diligente. Hoy los países más desarrollados del mundo se encuentran en las regiones frías y no fértiles. Son personas que trabajan desde muy temprano por la mañana hasta muy tarde por la noche para poder acumular lo necesario para sus necesidades básicas.

Dios bendice a personas diligentes, a hombres con ahínco; Él no bendice a gente perezosa. La Biblia está llena de ejemplos acerca de lo que todos necesitamos hacer si queremos progresar, he aquí un extracto de uno de ellos:

 

"Ve a la hormiga ,oh perezoso,   Mira sus caminos, y se sabio;   La cual no teniendo capitán,   Ni gobernador, ni señor,   Prepara en el verano su comida,   Y recoge en el tiempo de la siega su    mantenimiento"   Proverbios 6:6-8

Si queremos prosperar y avanzar, debemos ser hombres y mujeres diligentes, siendo así, alcanzaremos la bendición de Dios. México es una gran Nación, rica en recursos naturales, en tierras fértiles, en lugares y zonas donde se puede explotar dichos recursos y aprovechar al máximo lo que Dios mismo nos ha dado.

 

El problema es que somos gente perezosa, que nos gusta obtener las cosas con el menor esfuerzo posible, es imperativo que cambiemos nuestra actitud, que todos cambiemos nuestra mentalidad y que tengamos una actitud diligente, de trabajar duro, de comprometernos a hacer producir la tierra.

 

De no tener una actitud conformista, sino de reto, de desafío ante las circunstancias de la vida. Debemos de levantarnos y estar dispuestos a luchar hasta salir de esa posición, y entonces, solo entonces, lograremos hacer de México una nación próspera, soberana e independiente. Solo necesitamos empezar a cambiar de actitud y trabajar con empeño por alcanzar nuestros sueños y nuestras propias metas.

 ORACIÓN

Padre, quiero pedir que tu Espíritu venga y despierte a este país para que con toda diligencia se levante y ponga manos a la obra, para alcanzar y desarrollar todo el potencial que tú le diste. Yo quiero que empieces conmigo. Gracias, en el Nombre de Jesús, Amén.

 

El poder de dar vida

 

 

Dios creó al mundo a través de la palabra. La palabra hizo que todo fuera creado de la nada. Solo Dios es la fuente de poder que puede crear algo de la nada. 

 

Los seres humanos somos la única parte de la creación que hemos sido hechos a imagen y semejanza de Dios.

¡Es por eso que las palabras del hombre son tan poderosas! "La palabra no tiene brazos, pero hace lo que los brazos hacen. No solo mata al hombre, sino que cruza esa línea, porque la mano del hombre mata al que está cerca, pero la palabra mata aun al que está lejos. 

 

La palabra es como la flecha, pero la supera, porque uno puede protegerse de la flecha con la mano, pero del arma que dispara la palabra, no hay fortaleza que se salve."

Esta es una enseñanza del Talmud. La palabra del hombre vivifica o destruye a un individuo. Así como una gota de perfume puede cambiar el ambiente de una habitación, el hombre puede no solo influenciar a sí mismo, sino también a las personas o circunstancias que lo rodean por medio de sus propias palabras. Es decir, puede haber una fragancia agradable o un olor desagradable por causa de la palabra. En la Biblia encontramos un texto que nos señala lo poderosas que pueden ser nuestras palabras:

 

"La muerte y la vida están en poder de la lengua,

 Y el que la ama comerá de sus frutos".

 Proverbios 18:21

En nuestro diario vivir debemos de prestar mucha atención a las palabras que salen de nuestra boca y preguntarnos: ¿Qué es lo que están produciendo en nuestros oyentes? El elogio tiene poder para transformar al hombre. Muchos piensan que para que otros cambien necesitan una severa crítica. Pero, el resultado que la crítica produce en la vida de una persona es que esta tome una actitud destructiva o defensiva para con quien está externando la crítica. 

 

Por el contrario, el hecho de elogiar el punto fuerte de esa persona hace que se centre en su virtud, y termina transformando su vida. Por lo tanto, no olvides que tus palabras pueden transformar y cambiar la vida de otras personas para bien o para mal. En lugar de solo criticar, esfuérzate en elogiar y motivar a otros a fin de guiarlos por un buen camino. Recuérdate siempre que tus palabras pueden guiar a otros de la desesperanza a la esperanza, pero también de la esperanza a la desesperanza.

Por eso dice así: "...y el que la ama comerá de sus frutos". Refiriéndose en los resultados que nuestras palabras producirán en quienes las reciben. Toma hoy la DECISIÓN de ver las cosas buenas de las personas que están a tu alrededor y habla palabras de elogio; ten la certeza de que la vida de esa persona será cambiada.

ORACIÓNPadre, en el cielo, te ruego que me des la capacidad de ver las cosas buenas en los demás y declararlas para ellos, porque sé que mis palabras obraran para un cambio en sus vidas. En el Nombre de Jesús, Amén.

Nuestras Oficinas

  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

Contáctanos

  • (01 228) 8 14 91 21
    815 98 45
    117 89 36
    117 89 37

Nuestras Sedes
  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

  • •Arco Sur #109
    Colonia Reserva Territorial Xalapa, Veracruz

  • •Bernal Díaz del Castillo #65
    Colonia Revolución Xalapa, Veracruz

  • •Libertad #2 Esq. Centenario
    Colonia Centro, Coatepec, Veracruz