Posts

Los niños y la oración

La fe de un niño es atrevida, sincera, apasionada, sin temores ni dudas y muy poderosa; un niño todo lo cree, pero también todo lo cuestiona, además es un gran imitador de su entorno, de la gente que lo rodea y de lo que ve y escucha.

 Es por esta razón que Jesús puso como ejemplo a un niño cuando sus discípulos le cuestionaron acerca de ¿Quién es el más importante en el reino de los cielos? (Mt.18:1-11).

Su respuesta resalta la gran responsabilidad de instruir espiritualmente a tus hijos, nietos, sobrinos, alumnos, etc. la siguiente generación de adoradores que establecerá la Gloria de Dios en esta tierra.  

La pregunta es ¿Cómo lo hacemos?

  • La grandeza de los niños  

Lo primero que debemos reconocer es que Dios no tiene el mismo concepto de grandeza que nosotros. Mientras en el mundo se le da mayor importancia a lo superficial y brinda reconocimiento a las cualidades o aptitudes de alguien; Dios ve lo profundo de nuestro interior. 

No debemos subestimar el poder que hay en la oración hecha por un niño ya que ellos no tienen las mismas estructuras mentales que nos limitan a los adultos y que nos impiden orar con una fe atrevida.

  • Una dependencia genuina

Jesús les dice a sus discípulos:

Les digo la verdad, a menos que se aparten de sus pecados y se vuelvan como niños, nunca entrarán en el reino del cielo.  Así que el que se vuelva tan humilde como este pequeño es el más importante en el reino del cielo.”

La humildad a la que Jesús se refiere no tiene nada que ver con la falta de recursos materiales o económicos o un estado de precariedad, sino en una completa dependencia de Dios.

Un niño no puede auto-sustentarse por sí solo, necesita de un adulto que supla sus necesidades. El entiende perfectamente que alguien se va a encargar de auxiliarlo, cuidarlo y atenderlo en todo, por lo que no se le dificulta aceptar a Dios como aquel que lo cuida, lo ayuda y lo sustenta.

Su familia, juguetes, mascota, y amiguitos forman parte de su entorno más cercano por lo tanto serán los temas y motivos que él va a incluir en sus oraciones. 

  • Jesús atrae a los niños

Es evidente que el público que rodeaba a Jesús y buscaba sus enseñanzas eran en su mayoría adultos, sin embargo, el hecho de que tomara a un niño como ejemplo, muestra la cercanía y atracción natural que Él tiene. Así como habló a Samuel de pequeño, Dios quiere entablar una relación con nuestros niños, y ellos se le acercan voluntariamente, saben que no hay un horario o protocolo para entrar en su presencia, por lo tanto, debemos motivar un ambiente accesible para que ellos sientan la plena confianza de platicar con Dios y hablar de cualquier tema.

  • Siendo ejemplos

Jesús hizo énfasis en nuestro papel como guías y mentores en la fe de nuestros niños: 

“Todo el que recibe de mi parte a un niño pequeño como este, me recibe a mí; pero si hacen que uno de estos pequeños que confía en mí caiga en pecado, sería mejor para ustedes que se aten una gran piedra de molino alrededor del cuello y se ahoguen en las profundidades del mar.”

Nuestra vida de oración será de vital importancia en el crecimiento espiritual de los niños, ya que, como dijimos en un principio, ellos son imitadores de lo que digas y hagas.

Equivocadamente cuando menospreciamos su inteligencia o comprensión de las cosas, limitamos su experiencia con Dios; por lo contrario, cuando nosotros como adultos buscamos y practicamos una vida ordenada y congruente con Dios y los hacemos partícipes, facilitamos y construimos una conexión indestructible.

Anima a tus niños a congregarse y a recibir de la palabra junto con otros de su edad, alaba junto con ellos en tu casa, ora junto con ellos cuando tengan miedo, cuando estén enfermos, cuando haya sucedido algún evento doloroso, ora cuando sea difícil orar, ora por su familia, amigos, por su mascota, cuando existan cosas que le preocupen, ora en los momentos alegres y también en los difíciles, ora por su futuro y propósito, ¡oren sin cesar!

Dios ha preparado todo

 

Todos los seres humanos tenemos la tendencia de planificar nuestro futuro. ¿Por qué lo hacemos? La respuesta es muy sencilla, lo hacemos porque es una de las características que El Creador de todas las cosas nos heredó. La Biblia declara que hemos sido "hechos a su imagen y semejanza"; por lo tanto, el planear, visualizar o soñar sobre nuestro futuro es lo más natural que los seres humanos siempre vamos a hacer.

Aunque hay personas que están ansiosas y preocupadas por el fin del mundo, los desastres naturales como los terremotos e inundaciones o la hambruna, su actitud juega un papel negativo; mientras que otras personas, estas mismas circunstancias prefieren tomarlas como una oportunidad para crear lo nuevo y mantenerse esperanzados.

Pero,¿cuál debe ser nuestra actitud? nuestra mente no debe tambalearse por el transcurso del tiempo, porque Dios  "es el mismo ayer, hoy y para siempre", Él ha preparado todo de antemano para nosotros. Dios es un Padre que conoce todas nuestras necesidades y prepara todas las cosas anticipadamente para que las disfrutemos y estemos bien en esta tierra. Ese es el mensaje central de la Biblia.

A continuación dos consejos claves para estar tranquilos y confiados de que Dios nos ayudará en todo tiempo, sea bueno o sea malo.

  • Primero 

Renuncie a toda incredulidad. Al estar en medio de circunstancias adversas no levante una queja en contra de Dios, porque al hacerlo tratamos a Dios como a un ser humano infiel. Una de las cosas que más desagrada a Dios es el hecho de poner en duda SU fidelidad. La Biblia dice así: "sin fe es imposible agradar a Dios...", la fe vence a la incredulidad, así que si queremos recibir todas las cosas que Dios ha preparado para nosotros debemos de tener completa y total fe en Él.

  • Segundo

Debemos de obedecer a Dios y a SU Palabra. La incredulidad atrae a la desobediencia y dejamos de recibir todo lo bueno que Dios tiene para nosotros cuando desobedecemos a Dios. Un hombre o mujer va a actuar y a decidir de acuerdo a su propio criterio  cuando no cree en la Palabra de Dios, sin embargo Dios tiene grandes y preciosas promesas para todos nosotros, pero para tomarlas y hacerlas realidad debemos de creer y obedecer. 

Le animo este día a poner toda su confianza en Aquel que es Fiel para cumplir todo lo que ha dicho.

ORACIÓN

Padre, te doy gracias  porque tú tienes preparadas cosas buenas para mí, confío que ya están hechas desde la fundación del mundo; te pido que me mantengas en tu camino y avives mi fe en ti para que pueda recibirlas en abundancia y disfrutar de ellas. Gracias, en el nombre de Jesús, Amén.

¿Cómo predicar a Cristo? Primeros pasos en el cristianismo

 

Por Israel Téllez

 

“ Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él” 

Juan 3:16-17 (NTV)

 

Introducción

La meta de compartir el evangelio con nuestra familia, amigos, vecinos o nuestra comunidad es que ellos puedan abrir sus corazones para creer y confesar a Jesucristo como el Señor y Salvador de sus vidas, establezcan una relación personal con Dios y comiencen experimentar por ellos mismos la vida de fe que vemos en la palabra de Dios a través de las enseñanzas de Jesús. La salvación es personal y es la decisión más importante en nuestra vida.

El evangelio son las buenas noticias de parte de Dios y la esencia del mensaje se centra en la vida y obra de Jesucristo para salvar a todo aquel que crea en Él. Cada creyente tiene la responsabilidad como el gran privilegio de compartir el evangelio. Te daremos unas recomendaciones prácticas para que puedas hacerlo y tener una gran cosecha de almas en tu vida de fe. 

1.    Predicamos a Cristo con amor

El mensaje del evangelio es un mensaje de amor, de relación, de conexión, de rescate, de salvación, de perdón, de justicia, de restauración, de gloria, de fe y esperanza, es Dios mismo amando al mundo para salvarlo a través de Jesús. 

 

Jesucristo no vino al mundo como juez sino como salvador, así que cada creyente debe tener la misma actitud y la motivación al predicar el evangelio. No hay otra conexión más poderosa que el amor, no es el conocimiento, la sabiduría o los milagros, es el amor lo que nos conecta con Dios a través del perdón de nuestros pecados; por eso todo creyente puede recibir el amor de Dios en el perdón de todos sus pecados.

 

Esto nos reafirma que la forma inmediata de Dios al llegar a cualquier persona se manifiesta en una búsqueda de amor para establecer una relación directa y personal con cada creyente. Jesucristo es el ejemplo máximo de como predicar y el siempre vino a conectar a las personas con el amor y propósito de Dios.

 

2.    Predicamos a Cristo crucificado

La crucifixión es sinónimo de juicio, castigo y muerte; así el sacrificio de Jesucristo en la cruz del calvario es la justicia perfecta de Dios, porque es la vida y obra de Cristo, el hijo justo y santo de Dios ofreciendo su propia vida por amor a nosotros con el fin de rescatarnos y meternos a una relación correcta con Dios. Yo la llamo la “Ley del intercambio”, por la razón principal que Jesús pagó el precio que merecía todo pecador, una muerte cruel de castigo y juicio por el pecado de la humanidad. Eso es lo que Dios demandaba para que el hombre tuviera comunión con Él, un sacrificio perfecto para quitar el pecado de la vida del hombre; es así que solamente al creer que la muerte de Jesús fue suficiente para rescatarnos nos abre el único camino, la verdad y la vida que nos lleva al Padre. 

La Biblia declara en libro de Romanos 10:8-10, que si creemos que Jesús es El Señor y confesamos que Dios le levanto de entre los muertos seremos salvos, porque con el corazón se creé para justicia pero la boca se confiesa para salvación. Con esta afirmación, el creyente acepta y reconoce la obra de redención a través de la muerte y resurrección de Jesucristo. La vida eterna de todo creyente comienza al creer y confesar a Jesucristo y recibir el regalo de la salvación, por eso debemos predicar a Cristo crucificado, porque al hacerlo creemos que fuimos levantados juntamente con Cristo en la cruz para juzgar y crucificar nuestro propio pecado, ser muertos junto con él derrotando a la muerte y ser resucitados en una nueva vida a través de la sangre de Cristo.  

3.    Predicamos a Cristo resucitado

Nuestra fe se basa en la resurrección de Jesucristo. Si no hubiera resurrección nuestra fe sería una hermosa filosofía o una linda historia de amor, pero la resurrección es una evidencia, es un hecho, es lo que le da sustento a nuestra fe; por lo tanto, tenemos que predicar a Cristo resucitado. Así como su muerte trae la justicia de Dios a nuestras vidas, la resurrección trae la vida eterna a nuestro espíritu. En la muerte de Jesucristo Dios juzgó nuestro pecado y cargó sobre su vida el pecado de toda la humanidad en el castigo terrible de la cruz, pero en la resurrección de Jesucristo Dios nos da la victoria sobre el pecado y la muerte que nos separaban de Dios para darnos una vida nueva con una nueva naturaleza. 

4.    Predicamos a Cristo glorificado

La obra de Dios no ha parado, Jesucristo está vivo y sentado a la diestra del Padre, Dios le ha exaltado sobre toda la creación y ha puesto toda autoridad debajo de sus pies para que toda lengua confiese y toda rodilla se doble ante Él. Dios salva y sigue salvado a todo aquel que crea y confiese a Jesucristo cómo Señor, por eso tenemos que predicar a Cristo glorificado. 

Jesucristo ascendió al cielo para ofrecer su propia sangre ante el Padre, su sacrificio es válido y vigente para quitar de una vez y para siempre el pecado de todo aquel que lo crea. Pero vayamos más adelante, la posición de Jesucristo no es pasiva en el cielo, el envío al Espíritu Santo para que todo creyente pueda tener la vida eterna en su espíritu, pueda vivir la vida nueva y abundante que nos prometió aquí en la tierra, y lleve una vida de poder y propósito. Cuando predicamos a Cristo glorificado anunciamos el plan vigente de Dios de tener una relación personal con nosotros, pero también nos hace participes de su maravillosa obra aquí en la tierra dándonos propósito en una vida relevante que añade valor a todas las áreas de nuestra vida. 

5.    Predicamos a Cristo con nuestra vida

Nuestro testimonio habla más que nuestras palabras, pero que maravilloso y hermoso es que un creyente comparta el evangelio con su propia vida. La salvación es personal pero tenemos el privilegio de ser un conector para que la gente al vernos encuentre a Cristo viviendo dentro de nosotros. El apóstol Pablo reafirmaba que somos cartas leídas por todos. Nuestro testimonio es importante para tener autoridad para compartir a Cristo. Cuando Jesús estuvo en la tierra la gente expresaba que él hablaba como plena autoridad. 

6.    Predicamos a Cristo por gratitud 

El mensaje del evangelio lo recibimos porque alguien nos compartió a Cristo, alguien oró por nuestra salvación y alguien hizo el esfuerzo de llevarnos a los pies de Jesucristo dedicándonos tiempo pacientemente. De la misma gracia que recibimos tenemos la responsabilidad de dar con gratitud y amor el mismo mensaje que nos ha trasformado, de hecho cada creyente que lleva una persona a los pies de Cristo experimenta un gozo glorioso y se convierte en parte activa del reino de los cielos aquí en la tierra.

7.    Predicamos a Cristo por es la respuesta para la vida

Cristo es la respuesta de Dios a la humanidad. Dios mismo habitando en nosotros a través del Espíritu Santo y manteniéndonos en una relación directa y personal con Dios. No hay relación más relevante y más significativa que transforme y toque todas las áreas de nuestra vida. Cristo es la plenitud de Dios y es la respuesta para la vida.

 

8.    Predicamos a Cristo porque es el poder de Dios para salvación

El poder de la salvación radica en el mensaje del evangelio y todo aquel que lo cree es salvo delante de Dios. La salvación no depende de algún esfuerzo humano, algún ritual o algún conocimiento extraordinario, sino de la fe en Jesucristo; así el creyente recibe la gracia de Dios y experimenta el poder de la salvación para trasformar y trasladar nuestra vida de muerte espiritual a vida eterna. 

Conclusión

 

Hemos sido empoderados y bendecidos para llevar el evangelio a todos los rincones de un mundo en necesidad y tinieblas. Tenemos que predicar a Cristo y al hacerlo, mostrar el gran tesoro que habita dentro todo creyente en Jesucristo para conectar a las personas con el amor y el propósito de Dios. 

El poder del perdón

 

Por Jorge Aburto

“Te amo”, “¡Ánimo, tú puedes!”, “No te apures, yo pago” y “te perdono”, son frases que, dichas en el momento indicado y puestas en acción, pueden cambiar el rumbo en la vida de una persona. 

La obra de salvación de Jesús sobre nuestras vidas es la evidencia de esto, Él nos amó, nos rescató, pagó el precio por nuestros pecados y por gracia nos perdonó. 

Hoy es un buen día para recordar y reafirmar nuestra realidad como hijos de Dios, completamente redimidos, libres de toda culpa. Si bien es cierto diariamente cometemos errores, nuestros pensamientos nos juegan malas pasadas y pueden desembocar en acciones o hábitos pecaminosos, sin embargo, el Espíritu Santo nos recuerda una y otra vez que todo pensamiento y acción debe ser llevada cautiva a la obediencia a Cristo y que debemos de ir ante sus pies, arrepentirnos y no pecar más. 

Saber que somos perdonados produce paz y libertad en nuestro interior, sin embargo, este don de Dios va mucho más allá, en Colosenses 3:13 (NTV) dice:

Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros.”

En otras palabras, lo que de gracia recibiste también dalo de gracia.

No perdonar puede restringir lo que Dios es capaz de hacer en otros, puede acarrear juicio al que no perdona, incluso afectar su salud física y mental. 

Jesús nos enseñó a pedir perdón a Dios, y también a perdonar a los demás, de forma sincera, genuina e ilimitada (Mateo 18:21-35) Él sabía perfectamente que un día seria humillado, golpeado, insultado, maltratado y culpado como un delincuente por toda una multitud, pero aun así tomo la decisión de perdonar y pedirle a Dios que los perdonara. (Lucas 23:34)

¿Qué debo hacer si no puedo perdonar?

Amar y perdonar es una decisión diaria, hoy tienes la oportunidad de vivir en completa libertad y poner en las manos de Dios a todas aquellas personas que te hicieron daño, que planearon o hablaron mal contra ti, abusaron de tu confianza o incluso te robaron; pero no te quedes ahí , llévalo a la acción y haz esta declaración con tu boca: “Hoy decido perdonar, hoy decido soltar”, y permite que Dios cierre ese ciclo en tu vida, cuanto más aquellas situaciones que llevan años sin resolverse y que han desgastado tus fuerzas y tu ánimo por el peso que representa. 

Decide cambiar el rumbo de tu historia y permite que Dios lo haga hoy, ¡aún hay tiempo para vivir una vida plena, completamente sanos y bendecidos! 

Carta a Filemón

Por: Marlon Hernández

 

Colosas era una ciudad muy importante en la región suroeste de Asia Menor. En el tiempo de los apóstoles había visto sus mejores días. Había una iglesia allí, quizás establecida por Epafras (Colosenses 1: 2 y 4:12). La iglesia nació en la casa de un hombre llamado Filemón, quien fue evangelizado por Pablo (Filemón 19). Aparentemente Filemón era una persona adinerada, porque su casa era lo suficientemente grande para albergar a todos los que se reunían para exaltar a Dios.

 

Así comienza la historia de este encantador relato. Onésimo, un esclavo que pertenecía a Filemón, había huido de su amo, posiblemente robando dinero en el proceso (Filemón 18-19). Siendo fugitivo, se dirigió a Roma donde se puso en contacto con Pablo, quien estaba bajo arresto domiciliario esperando la resolución de su caso ante César (Hechos 28:16). Aunque Onésimo resultó ser muy útil para el apóstol, finalmente tomó la decisión de que debía regresar a la casa de Epafras. Así, en compañía de Tíquico (Colosenses 4:7-9), Onésimo partió hacia Colosas con una carta; la más breve y personal que hubiese escrito Pablo. Aunque este pequeño libro tiene unos cuantos versículos, está repleto de verdades permanentes tan necesarias en nuestro mundo moderno, por ejemplo: 

 

1. Hacer lo correcto

La carta a Filemón es una brillante afirmación de la ética cristiana. Tanto Pablo como Onésimo estaban convencidos de que lo correcto era que este último regresara al lugar de donde había huido para corregir los errores anteriores. Para estos hombres, la cuestión no era: ¿Qué es lo más fácil que podríamos hacer? Tampoco dijeron: ¿Qué es lo mejor para nosotros? Más bien, su dependencia de Dios los llevó a preguntarse: ¿Qué es lo correcto delante de Dios? La respuesta de ambos nos muestra lo que es el verdadero carácter; responder haciendo lo correcto para honrar a Dios aunque sea muy difícil. 

 

2. Misericordia

La carta es el más grande tributo a la misericordia. Onésimo era un converso relativamente reciente, pero su pasión por hacer el bien era tremenda. De entrada, hay que considerar el hecho de que el dueño de un esclavo tenía control total sobre su "propiedad", al menos esa era la costumbre. Al llegar de nuevo el esclavo fugitivo, podría azotarlo o matarlo a su propio gusto, como era la práctica, inclusive,  un fugitivo se le podría marcar en la frente con una “F”, como señal de que era un fugitivo. Onésimo tenía un destino incierto, pero siguió adelante de todos modos. De hecho, la carta a Filemón, es un parteaguas por el impacto social que provoca a causa del mensaje de misericordia ya que, ningún documento en la historia del mundo ha alterado tanto la actitud de la humanidad hacia la institución de la esclavitud como esta carta. Pablo instó a Filemón a recibir a Onésimo “ya no como esclavo, sino más que esclavo, ¡como hermano amado! (Filemón 16). Cuando un hombre como Filemón trata a los demás como hermanos amados, la relación amo-propietario se desvanece en el olvido, independientemente de la sanción legal. Este calibre de misericordia, fue precisamente el que le dio la libertad formal a Onésimo.

 

 

3. La providencia de dios

Esta epístola es una afirmación conmovedora de la realidad de que la providencia de Dios puede estar obrando en circunstancias que no podemos ver. Pablo señala a Filemón que quizás Onésimo se separó por un tiempo, para que lo tuviera para siempre (Filemón 15). Si bien el apóstol no podía decir con certeza que Dios había orquestado esta historia, la situación parecía tener “huellas digitales” divinas por todas partes. Precisamente en el cielo se pueden orquestar los eventos humanos mas impactantes jamas soñados, así que, las formas y los tiempo de Dios son un misterio que nadie puede sondear, solo hay que vivirlos en la fe y esperanza de Cristo.

 

4. Persuasión 

Esta hermosa carta es un ejemplo magistral del arte de la persuasión, en contraposición a la rígida fuerza de la autoridad la cual es muy común en aquellos que no saben de misericordia, es decir,  Pablo no desea mostrar su músculo apostólico, pero tiene la intención de guiar a Filemón hacia la dirección correcta. Por ejemplo, las siguientes palabras podrían haber sido como un carbón ardiendo en el corazón de Filemón:

 

Así que, si me tienes por compañero, recíbele como a mí mismo. Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta. Yo Pablo lo escribo de mi mano, yo lo pagaré; por no decirte que aun tú mismo te me debes también (Filemón 17-19). 

 

La exclamación de Pablo, muestra claramente que en algún momento del pasado, él había sido usado para llevar a Filemón al Señor, ¡no es que el apóstol insistiera en el tema! Pero el texto indica lo siguiente: Prepárame también alojamiento; porque espero que por vuestras oraciones os seré concedido. (Filemón 22). El apóstol le dice a su amigo que, si Dios quiere, planea visitarlo pronto. ¡Ese es un buen argumento para lograr que Filemón aceptara la sugerencia de Pablo!

 

De manera general, la carta a Filemón nos insta a recordar el poder del evangelismo. Onésimo era nativo de Frigia (Colosenses 4: 9). Los esclavos de Frigia tenían una reputación particularmente desagradable. Sin embargo, en Onésimo, Pablo no vio una hombre sin valor, sino un siervo potencial de Cristo. El evangelio puede ejercer su poder restaurador en cualquier corazón que sea honesto, independientemente de los antecedentes de maldad. 

 

Finalmente, esta pequeña epístola contiene un emocionante mensaje de unidad. Hay indicios de que Filemón sentía afecto por Onésimo a pesar de lo que había hecho (Filemón 15) pero hay una palabra clave la cual es "para siempre". Dicha palabra implica que ahora que Onésimo es cristiano, un hermano amado, estos dos disfrutarán de una relación completamente diferente entre sí, la cual, no es meramente de tiempo, sino de eternidad. Una relación que perdura más allá de los aspectos temporales: una relación de unidad. Las uniones espirituales no se destruyen con las vicisitudes de la vida porque las ha construido el Señor. Por lo tanto,  el propósito de la carta es mostrar al mundo que hay un Dios de misericordia interesado en la vida de tanto del más necesitado como aquel que aparénteme lo tiene todo. Para ambos, Dios tiene un plan perfecto y lo cumplirá entrelazando sus vidas y creando historias fabulosas donde él será glorificado.

 

 

Declarando sus promesas

 

 

¿Sabían ustedes que existen más de 3000 promesas de Dios en la Biblia? De todas, ¿Cuántas de ellas le pediste a Dios que se hicieran realidad en tu vida? ¡Dios tiene grandes planes para tu vida!  Nosotros fuimos creados por Dios, a Su imagen, con un propósito. Así como Dios separó desde el nacimiento a Isaías (Isaías 49:1), Jeremías (Jeremías 1:5) y Pablo (Gálatas 1:15) para un propósito específico, él también tiene un plan específico para tu vida. "'Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis." (Jeremías 29:11)

 Nuestro Dios es un Dios que hace promesas y cuando las hace, las cumple. Dios hizo promesas a todos los principales líderes de la Biblia, como Abraham, Isaac, Jacob, David, Daniel y Pablo.

“Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente. Él no es humano, por lo tanto, no cambia de parecer. ¿Alguna vez prometió sin cumplir?” Números 23:19

Puedes basar tu vida en una variedad de factores diferentes, desde tu propia inteligencia, estudios, hasta tu propio talento y experiencia. Pero también puedes elegir basar tu vida en las promesas de Dios. He aquí algunas de las promesas importantes de Dios.

  • No estaré Solo:

Al encontrarnos frente a diversas adversidades debemos recordar lo que dice Isaías 43:2 “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán.” Esto me da seguridad y confianza que no estoy solo.

  • Viviré muchos Años:

En Proverbios 3:2-3 dice: “¡Nunca permitas que la lealtad ni la bondad te abandonen! Si así lo haces, vivirás muchos años, y tu vida te dará satisfacción”. Hay una correlación directa en vivir una vida de respeto hacia los demás y la promesa de vivir muchos años con satisfacción, pues habrá paz por todas partes.

  • Cosecharé Bendición:

En Gálatas 6:9 dice “Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos”. Esta promesa nos asegura que si trabajamos diligentemente y no nos damos por vencidos Dios promete bendiciones para mi vida.

  • Tendré Descanso y Paz:

Esto es lo que menos encontramos en el mundo moderno en que vivimos y por ello Jesús enfatizo esta promesa en Mateo 11.28 “Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso”.

  • Tendré vida después de la Muerte:

La más importante y poderosa de las promesas es que hay vida después de la muerte porque Jesús dice en Juan 14.2-3 “Voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”.

Dios es un Dios de pactos y promesas y lo más importante es que El cumple. Josué lo experimento diciendo en Josué 21:45 “Ni una sola de todas las buenas promesas que el Señor le había hecho a la familia de Israel quedó sin cumplirse; todo lo que él había dicho se hizo realidad”.

Todas las promesas de Dios, sin embargo, vienen con una premisa. Es decir, Dios no reparte regalos a todos por igual a diestra y siniestra. El provee promesas a quienes creen, son obedientes, y viven bajo sus principios.

Si Dios lo cumplido con todos los personajes de la Biblia puedo tener total certeza que también lo hará conmigo y con toda mi descendencia. Es por ello que debo de basar mi vida en las promesas de Dios.

  • Llena tu mente y tu corazón con una visión de la promesa ya cumplida
    • Medita en la promesa día y noche hasta que sea real en tu corazón (Josué 1:8).
    •  Mantén los ojos en la promesa y no en las circunstancias (2 Corintios 4:18)
  • Proclama la promesa en voz alta constantemente. 
  • Declara que ya es tuya.   (2 Corintios 4:13, Proverbios 18:20-21)
  • Actúa y habla como si fuera la verdad (Santiago 1:23-25)
  •  Nunca dudes del poder de la promesa de Dios
    • Decide que vas a recibir lo que Dios dice (Santiago 1:6-8)
  • No dejes de creer, hablar y actuar hasta que haya llegado la manifestación.
    • No te rindes nunca (Hebreos 6:12)
    •  Sigue haciendo la voluntad de Dios (Hebreos 10:35-36) 

Por Justino Serena 

Finanzas sanas

“…Y al que ordenare su camino, le mostraré la salvación de Dios

Salmo 50:23b

Introducción

Las finanzas son de gran importancia en nuestra vida ya que consumen la mayor parte de nuestro tiempo para generarlas a través de nuestro trabajo, esfuerzo y tiempo; sea por nuestra profesión, oficio, venta de productos o prestación de servicios. Además, las decisiones financieras que tomamos cada día reflejan nuestras prioridades, convicciones y nuestros valores. Podemos alcanzar una salud favorable en nuestras finanzas al decidirnos y tomar las medidas correctas en el orden de Dios a esta área tan importante en nuestra vida. Ya sea en nuestras finanzas personales, familiares, empresariales o las finanzas de todo un país. Como creyentes tenemos la garantía de parte de Dios para levantarnos de la ruina de nuestras finanzas, restaurarnos para trasformar nuestra vida financiera, prosperarnos para cambiar el rumbo de nuestro destino cubriendo todas nuestras necesidades y cumplir los sueños de nuestro corazón para vivir una vida plena. 

Haga un diagnóstico real y completo de sus finanzas

La única forma de saber cómo están nuestras finanzas es poder ser confrontados con un diagnostico real de las mismas a la luz de la verdad. Tenemos que ser cruelmente honestos para tener la información detallada de nuestras finanzas y saber nuestra realidad, le daremos la forma de hacerlo y corregir el rumbo. 

¿Alguna vez ha eludido la responsabilidad de ir al doctor cuando está padeciendo alguna enfermedad? Cualquiera que sea su motivo o circunstancia sabrá que un doctor requiere información veraz de su parte, algún familiar o a través de estudios específicos para observar el estado de su salud y dar con el posible origen de su enfermedad; por eso, un diagnóstico en nuestras finanzas de vital importancia para conocer el estado de nuestra salud financiera, modificar nuestros hábitos o incluso cambiar nuestras vidas con las recomendaciones y el tratamiento eficaz que los principios de la palabra de Dios nos recomiendan.

¿Cómo hacer el diagnóstico de la salud de mis finanzas?

Haga una lista detallada de todos sus ingresos mensuales y, en una columna registre todas sus entradas por concepto y su respectivo importe. Si usted depende solo de un salario ya sabrá su ingreso, pero si usted tiene otros ingresos especifique: salario de conyugue, servicio o asesoría, ventas, cobro de rentas, otros ingresos, etc.  

En otra columna haga otra lista detalla de todas sus salidas mensuales: renta o hipoteca, alimentos, artículos de aseo personal, artículos de limpieza, servicio de agua, servicio de gas, servicio de luz, telefonía fija, Internet, pago de celular, transporte o gasolina, pago de auto, pago de seguro, colegiaturas, útiles, medicinas, otros pagos, deudas, etc

Una vez que tenga las listas completas compare las dos columnas realizando la suma de la totalidad de sus  ingresos contra la totalidad de sus egresos, eso le dará un balance financiero. Mientras más detallada este su lista tendrá un cuadro completo de su salud financiera. 

Observe la siguiente tabla y agregue los conceptos que falten a su realidad financiera.

La verdad nos hará libres

La verdad nos hará libres siempre y cuando nosotros decidamos enfrentar la realidad. Reconocer no cambia a nadie, es la acción de tomar un camino diferente lo que lo genera. La forma de ser libre del temor es volcarnos a la acción, y ahí es donde nuestra fe en Dios nos levanta a la restauración financiera, nos alinea a la bendición y nos lanza a la victoria de nuestras finanzas. Debemos tener la valentía de hacer nuestro balance económico, no para lamentarnos sino para vencer la incertidumbre, el orgullo, la ignorancia y el temor. Haga su balance con su conyugue, su familia, su contador o su grupo administrativo, haga de la trasparencia una cultura de su vida viviendo honestamente. No tenga miedo de la ruina, tenga terror de vivir en una mentira. 

No importa cómo se encuentre nuestra economía, la pregunta que tendría que hacerse cualquier persona al saber la verdad de su situación financiera sería la siguiente: ¿Estaría dispuesto a realizar los ajustes necesarios a sus finanzas a los principios que Dios nos ilustra en su palabra?  Si su respuesta es positiva, vayamos adelante. 

Viva en el orden de Dios 

Como lo ilustra el Salmo 50:23b el orden de Dios es su voluntad expresada en su palabra y es la oportunidad de ver la salvación de Dios. Nosotros damos un paso y Dios corre la carrera con nosotros. Cuando nosotros ajustamos nuestra manera de hacer las cosas a los principios que Dios establece para las finanzas y las posesiones comenzamos a experimentar la libertad financiera. 

Veamos los siguientes principios para vivir en el orden de Dios y tener nuestras finanzas sanas: 

1.     Dios es primero

Dios se compromete a suplir todas nuestras necesidades si lo buscamos primeramente a Él (Mateo 6:33), así comienza el orden. Dios es primero, por la sencilla razón que Él es: Creador, Señor y Rey sobre todo el universo. Esto es un cambio de perspectiva y una transferencia de propiedad, Dios nos bendecirá, nos restaurará y nos prosperará una vez que nos humillemos para hacer su voluntad. Podremos levantarnos con la bendición y la ayuda de Dios alineando nuestra perspectiva como administradores de todo lo que recibimos de parte de Dios. 

 

2.     Honremos a Dios con nuestros diezmos y nuestras ofrendas

La forma sabía que Dios nos da para administrarnos financieramente es a través de saber cuál es nuestro diezmo y darlo en la iglesia local. Nuestro diezmo es la décima parte de todas nuestras entradas y sirven para extensión del reino de los cielos a través de misión de la iglesia local; no importa si son pocas o muchas sus entradas o sus ganancias, a Dios no le impresiona nuestras finanzas, le impresiona un corazón obediente lleno de fe. Si usted paga sus diezmos y da sus ofrendas está anunciando que Dios es primero en su vida y experimentará promesa de parte de Dios de vivir una vida sobrenatural de la provisión, la protección y la dirección de Dios en todas sus finanzas (Malaquías 3:10). 

 

3.     Trabaje diligentemente

Dios se compromete a sustentar nuestra vida, pero nuestra responsabilidad es ser fieles administradores trabajando diligentemente. La posición del administrador es la posición más alta después del dueño. Cuide su salud, cuide su familia, cuide sus finanzas, cuide su futuro viviendo bien hoy. Dios bendice la mano diligente y la prospera (Proverbios 13:4). Vayamos más profundo en nuestro compromiso: ¿Y si Dios se convierte en nuestro socio? ¿Qué resultados tendríamos en nuestras empresas, negocios o tratos al hacerlo a la manera de Dios? ¿Cambiaríamos hoy inmediatamente la forma de hacer nuestra propia administración?

 

4.    Viva bajo un presupuesto honesto

Anteriormente mencionamos la forma de hacer un balance financiero, pero un presupuesto se adecua a una visión clara de prioridades, valores  y convicciones. La forma en que gastamos e invertimos nuestro dinero habla mucho de los que hay dentro de nuestro corazón, manifiesta nuestras prioridades y anuncia nuestros valores. Por eso se necesita fe en Dios y valor para armar un presupuesto honesto a los principios que Dios enseña en su Palabra. 

 

Para hacer su presupuesto honesto, primero comience sabiendo: ¿Cuál es el importe de sus ingresos mensuales? ¿Está dispuesto a comprometerse con Dios respecto a la fidelidad del pago de sus diezmos? Si su respuesta es positiva tiene lo que algunos financieros denominan: Ingreso Neto Disponible. Pongamos el ejemplo de que usted gana mensualmente $12,000 pesos netos libres de impuestos y, ahora decide poner por orden sus finanzas a los principios bíblicos, comienza apartar su diezmo para llevarlo a la iglesia, lo cual representa un importe de $1,200 pesos; así usted tiene como resultado el Ingreso Neto Disponible por la suma de $10,800 pesos. En segundo lugar, ajuste sus gastos al total de Ingresos Netos Disponibles. Esta es la regla de oro para unas finanzas sanas: “No gastar más de lo tenemos disponible”. Y tercero, ajuste su presupuesto disciplinadamente a esta regla. Veamos un ejemplo de un Presupuesto Sugerido: 

 

El principio del diezmo es un magnifico método de la administración para saber la realidad de nuestras finanzas, pero nuestra responsabilidad se manifiesta en la administración eficaz del 90% de nuestros ingresos. Si usted se ha mantenido fiel en el pago de sus diezmos se dará cuenta que las cuentas al cierre de mes no son las mismas, siempre se cubren todas nuestras necesidades y de forma sobrenatural hay abundancia sobe nuestras finanzas. Es sorprendente ver la bendición y la fidelidad de parte de Dios en esta área de nuestra vida. 

5.    Liquide toda deuda

Parte del orden de Dios en nuestras finanzas es cancelar toda deuda. ¿Se imagina levantarse una mañana radiante de domingo sin ninguna deuda? Eso es posible en Dios. Las deudas nos desalientan, nos esclavizan y nos atan, en ocasiones nos quitan el sueño y nos roban la paz, pero si usted le cree a Dios, está trabajando y diezmando Dios abrirá los cielos y derrotará a sus enemigos. Haga una lista de sus deudas y ore al respecto, cuando tenga la oportunidad empiece a pagar la deuda, comience para las más pequeñas y experimente como Dios empieza a derrotar a todo gigante delante de usted. Ponga fecha y sea específico en su oración hacia a Dios para ser libre de todo acreedor y toda deuda. Escuche como cada gigante caerá delante de usted al pagar sobrenaturalmente cada deuda. 

 

6.    Tenga ingresos adicionales

Posiblemente al elaborar su presupuesto personal se dará cuenta que su dinero no es suficiente para tener cubiertas todas sus necesidades. Considere tener un ingreso adicional al vender algún producto, trabajar tiempo extra, o involucrar a su cónyuge al presupuesto familiar. En tiempos de crisis tenemos que hacer más ajustes que nunca, pero la creatividad es una herramienta para innovar ante la crisis. Una forma de tener ingresos adicionales es vender alguna posesión o artículo que no sea esencial en su vida, ahora por plataformas confiables en internet puede llegar a mejores tratos entre particulares, ore y sea sabio, también existe gente perversa en medio de las crisis que tratan de arruinar aprovecharse de la necesidad de las personas. 

 

7.    Sea sabio al comprar

Aprenda a vivir con la disciplina de su presupuesto y adquirir cualquier cosa bajo en esa misma disciplina, si usted quiere comprar algo, ahorre específicamente para eso o cómprelo en la capacidad de su presupuesto, evite lo más posible comprar las cosas a crédito. Al comprar a crédito, está comprobado que usted paga más incluso el doble o el triple de los que vale su artículo. Crea que Dios puede suplir para todas sus necesidades y encontrara ofertas como oportunidades que Dios le abrirá. 

8.    Invierta para su vejez

Si usted no cuenta con un terreno o una casa propia piense en su patrimonio para su vejez, crea que Dios le puede dar su propia casa y forjar una herencia para sus hijos. Forjar un patrimonio no tiene que ser un afán sino una decisión sabía para nuestra vejez. Ya sea que vaya a contar con su pensión o con su ahorro para el retiro piense en su vejez. Recuerde, no se afane ocúpese hoy para vivir bien mañana.

 

9.    Sea generoso

Usted es un instrumento en las manos de Dios, lleve su administración para glorificar a Dios y para bendecir a todos los que rodean con la abundancia que Dios trae a su vida. Si usted es un empresario o el dueño de un negocio tiene en sus manos la oportunidad de bendecir familias enteras. Sea generoso: “de gracia recibimos demos de gracia”.

 

Conclusión

Las personas que mantienen sus finanzas sanas tendrán una vida abundante, generosa y de impacto, aun cuando partan de esta tierra serán recordados por siempre. 

¡Alabado sea el Señor! ¡Qué felices son los que temen al Señor  y se deleitan en obedecer sus mandatos!

Sus hijos tendrán éxito en todas partes;  toda una generación de justos será bendecida.

 Ellos mismos serán ricos, y sus buenas acciones durarán para siempre.

La luz brilla en la oscuridad para los justos; son generosos, compasivos y rectos.

Les va bien a los que prestan dinero con generosidad y manejan sus negocios equitativamente.

A estas personas no las vencerá el mal;  a los rectos se los recordará por mucho tiempo.

Ellos no tienen miedo de malas noticias; confían plenamente en que el Señor los cuidará.

Tienen confianza y viven sin temor,  y pueden enfrentar triunfantes a sus enemigos.Comparten con libertad y dan con generosidad a los necesitados; sus buenas acciones serán recordadas para siempre.

Ellos tendrán influencia y recibirán honor. Los perversos lo verán y se pondrán furiosos. 

Rechinarán los dientes de enojo; se escabullirán avergonzados con sus esperanzas frustradas.

Salmo 112: 1-10

 Estudio: Israel Téllez 

 

¿Cómo aconsejar a mis hijos?

La paternidad es un regalo de Dios y los hijos son parte de su bendición; la Biblia lo dice de esta manera: “ Los hijos son un regalo del Señor; son una recompensa de su parte. Los hijos que nacen a un hombre joven son como flechas en manos de un guerrero” (Salmo 127:3-4. NTV).

Los padres tenemos la responsabilidad de criar y educar a nuestros hijos y para esto debemos de entender que son personas , que aunque pequeñas,  nuestro trato hacia ellos debe ser de respeto y comprensión para lograr que comprendan el amor y la autoridad.

Cuando la Biblia en relación a los hijos dice lo siguiente  “son como flechas en manos del guerrero” esta hablando de que ellos en nuestras manos tienen que ser preparados para ser lanzados hacia la meta y puedan así cumplir el plan y el propósito de Dios para sus vidas.

El guerrero al preparar sus flechas lo hace con dedicación, con esmero, con atención y con destreza para lograr pulir la madera y darle el acabado deseado.

Usando este símil, podemos hablar ahora de cómo nosotros los padres debemos de aconsejar a nuestros hijos.

1.-Desde pequeños debemos de entablar un dialogo diario con ellos. Para ello necesitamos tener una buena relación con nuestros hijos, inspirarles confianza y seguridad cuando estén a nuestro lado y mostrarles nuestro amor incondicional.

Los hijos están más abiertos a escuchar cuando podemos relacionarnos así.

¿ Qué podemos aconsejarles? 

En proverbios capitulo 3 encontramos una buena lista de consejos. Este capitulo en especial nos enseña como llevar a nuestros hijos a confiar en Dios (vv.1-8), consejos acerca de las bendiciones materiales tienen un significado espiritual(vv.9-10), también acerca de cómo el Señor nos corrige ( vv.11-12) y como también tomar decisiones correctas basadas en la sabiduría nos producen felicidad. (vv.13-20). En los versículos 21 al 26 nos aconseja acerca del discernimiento y el sentido común que debe ponerse en practica ante toda situación critica y por ultimo nos aconseja como debemos de relacionarnos con los demás. ( vv.27-35)

2.- El consejo debe ser expresado con amor y nunca como un regaño o como una imposición. Los padres debemos de estar conscientes de que estamos moldeando un temperamento para producir un carácter fuerte y firme en ellos; mismo que en el futuro les ayudará a enfrentar los momentos de crisis que se presenten.

3.- Los padres debemos de ejercer la autoridad que Dios nos ha dado de una manera firme recordando que el guerrero es el que tiene la visión, porque las flechas no pueden llegar  ningún lado por sí solas. 

4.- Un aspecto muy importante es la constancia y la dedicación de nuestra parte en formarlos. Si queremos lograr que nuestros hijos sean ordenados, disciplinados, entusiastas, trabajadores nosotros como padres, debemos de ser los primeros en brindarles el ejemplo. Recuerde que los niños aprenden viendo como se hacen las cosas y no solo escuchando como deben hacerse. El ejemplo habla más fuerte que mil palabras dichas en alta voz. 

5.-Modele un comportamiento afable y amigable con otros niños. Enséñele a compartir de lo que él tiene con sus amigos y compañeros de escuela. Que aplique la máxima: “ Más bienaventurado es dar que recibir”.

 

Leer la Biblia con mis hijos

Para algunas personas leer la Biblia con sus hijos pequeños les resulta una actividad abrumadora. Distracciones, preguntas incómodas y aburrimiento son algunas de las cosas con lo que los padres se enfrentan al querer llevar a cabo un devocional con sus hijos. Sin embargo, como padres, ¡estamos en este mundo para ayudar a nuestros hijos! 

Primero, es importante saber qué material es apropiado para la etapa de desarrollo en la que se encuentra su (s) hijo (s).  Algunas formas de acercarse al estudio de las Escrituras serán mejor para algunas edades que para otras, por ejemplo, cuando tenemos niños pequeños que aún no saben leer, podemos usar las Biblias infantiles ilustradas. Estas Biblias,  incluyen dibujos con sus respectivos comentarios para que como padres,  estemos al tanto de la teología y la información que brindan, de tal manera que podamos leer la información antes de dársela a nuestros hijos.

Como padres, debemos ser intencionales y participar activamente sembrando la palabra con estas herramientas en el corazón y la mente de nuestros hijos. Otra idea que puede resultar útil es escuchar la Biblia en el automóvil cuando nos desplazamos de un lugar a otro. También puede  servir escucharla en nuestros dispositivos de reproducción caseros. Existen versiones dramatizadas que ayudan al oyente a meterse dentro de la historia por medio de la teatralización y la caracterización de las voces bíblicas.  

No debemos olvidar hacer una pausa en el audio si surgen comentarios o preguntas. Incorporar las audio Biblias a las tareas cotidianas, ayuda a nuestros hijos a incluir su fe  durante la semana más allá del domingo.

Una de las cosas mas importantes de la interacción con nuestros hijos cuando ellos están comenzando a interesarse en la Biblia, es permanecer abierto a las interpretaciones y sus pensamientos. Es sumamente recomendable abstenerse de corregirlos a menos que sea muy necesario. Tampoco es una buena idea responderles con declaraciones como: ¡muy bien! ¡Qué padre! Etc.  Más bien, debemos hacer preguntas de seguimiento o decir algo como: nunca me lo había imaginado antes. ¡cuéntame más sobre esa idea!  Este tipo de respuestas ayudan a los niños a crecer en su propio descubrimiento de las verdades de la Biblia.  Este proceso se trata de fomentar una relación curiosa con las escrituras. 

Entonces, ¿qué hago si se le ocurren ideas que no son bíblicas? El siguiente paso es interpretar juntos la escritura de forma creativa. Como padres, debemos invitar a nuestros hijos a descubrir el significado del texto. Podemos preguntarles cosas como: ¿Cuál es tu parte favorita? ¿Dónde te ves en esta historia? ¿Dónde podría estar Dios en esta historia? ¿Qué parte es la más importante? Una vez que pongamos las cartas sobre la mesa, invitemos a nuestros hijos a trabajar con las historias que han escuchado. Esto puede ser a través de artes visuales como pintar, dibujar o esculpir. Quizás les guste representar las cosas; sea ​​un padre participante y entusiasta para que hagan una puesta en escena de lo que aprendieron ese día.

Las historias que han escuchado pueden salir a la luz en sus juegos, cuando construyen bloques o hasta en la temática de un videojuego. La idea es estar preparado para ayudarlos en su esfuerzo por entender e integrar las historias que han descubierto. 

Finalmente, no hay mejor manera de integrar las historias de la Biblia en nuestro hijos que orando conforme las Escrituras. Por ejemplo, ayude a su hijo a elegir un versículo que será su oración para la semana, mes, año, etc. Mientras leen y oran la Biblia, hablen sobre algún versículo y si este, podría ser una buena oración para memorizar. Luego escriba el versículo y colóquelo en un lugar donde su hijo lo vea con regularidad; el espejo del baño, la pantalla de la computadora o en su cuarto son excelentes lugares. De esta manera, les resultará más fácil memorizarlo.

Recuerde que una de las mejores formas de criar a un niño que ama la Palabra de Dios es hacer de la lectura de la Biblia un hábito diario. En Amistad de Xalapa tenemos un devocional para niños que le ayudará a tener un tiempo de lectura y meditación de la palabra con sus hijos. Para más información contáctanos en las redes sociales del ministerio Arca del saber. Si realmente queremos que nuestros hijos tengan una fe personal y creciente, lo más importante que necesitan es pasar tiempo en la Palabra como familia. 

2 Pedro 1:3 (DHH)

Dios, por su poder, nos ha concedido todo lo que necesitamos para la vida y la devoción, al hacernos conocer a aquel que nos llamó por su propia grandeza y sus obras maravillosas.

Cuando un Padre se va de casa

 

Hay padres que abandonan a sus hijos y madres que en un momento dado dejan su responsabilidad y eligen marcharse. Las causas que motivan los casos de abandono infantil son múltiples, tan variadas y particulares como las personas involucradas en estas situaciones. Y estas vivencias suelen ser devastadoras para un niño.

Exponemos algunas razones por las cuales los padres abandonan a sus hijos.

Los bebés recién nacidos siguen apareciendo en lugares insospechados y gran parte de los que logran sobrevivir, esconden detrás tristes historias de madres o padres al límite.

El abandono de un hijo no es una decisión momentánea, no es algo por lo que se opte de un instante a otro. Por lo general, suele haber un largo proceso de meditación y reflexión en el que, por las razones que sean, se opta por la más dramática.

  • La pobreza, los bajos recursos y la exclusión social suele ser el desencadenante más común para que un progenitor (o ambos) opten por el abandono de los hijos. En este caso, es esencial que la propia sociedad sepa detectar y actuar a tiempo para no llegar a estas situaciones extremas.
  • El abuso de las drogas y la exclusión social suelen ir de la mano. No obstante, también puede darse el caso de una pareja en la que uno de los progenitores ha caído en el alcoholismo. Como bien suele decirse, los hijos de padres alcohólicos suelen vivir dos tipos de abandonos.

El primero se da en el propio hogar cuando el descuido, la dejadez o incluso la violencia puede actuar como inicio de lo que más tarde puede suceder, que no es otra cosa que el abandono definitivo del núcleo familiar.

Si nos preguntamos por qué hay padres que abandonan a los hijos es importante hablar de los embarazos no deseados. En este contexto, pueden darse situaciones muy diversas. Las violaciones son un factor, así como los embarazos en menores de edad. Son situaciones límite en las que muchas jóvenes se sienten solas sin saber cómo actuar.

Hay padres inmaduros y madres carentes de instinto maternalprogenitores de ambos tipos que, en un momento dado, pueden optar por el abandono de un hijo. No todo el mundo está preparado para esa responsabilidad y aunque se busque de manera voluntaria tener un hijo, la realidad les demuestra que todo lo que acarrea les supera de manera desesperante.

A la hora de comprender por qué hay padres que abandonan a los hijos es necesario profundizar en los problemas de pareja. Las desavenencias, las separaciones, los divorcios complicados, la dificultad para llegar acuerdos en la manutención de los hijos o en la custodia llevan a muchos progenitores a la opción más radical de todas: el abandono definitivo.

La ausencia de un padre o una madre es un abismo incurable en la vida de un niño. También, una herida imborrable en el adulto que ha tenido que crecer con ese vacío. Tengámoslo presente.

Salmos 27:10

10 Aunque mi padre y mi madre me dejen,con todo, el SEÑOR me recogerá.

 

Nuestras Oficinas

  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

Contáctanos

  • (01 228) 8 14 91 21
    815 98 45
    117 89 36
    117 89 37

Nuestras Sedes
  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

  • •Arco Sur #109
    Colonia Reserva Territorial Xalapa, Veracruz

  • •Bernal Díaz del Castillo #65
    Colonia Revolución Xalapa, Veracruz

  • •Libertad #2 Esq. Centenario
    Colonia Centro, Coatepec, Veracruz