Posts from 2022-02-18

Cordón de tres dobleces

“¡Triunfó el amor!” Es una de las frases consentidas de los autores que escriben historias de tipo drama- romántico, en donde los protagonistas viven una sucesión de eventos y desafíos que los conducen a crecer y superarse como personas para, al final, terminar juntos y felices. 

Sin duda cuando leemos estas historias o las vemos a través de una película o serie, genera una falaz sensación de identificación, y no es para menos, pues el cien por ciento de las parejas casadas tienden a vivir situaciones problemáticas en menor o mayor medida, pero con seguridad todos los matrimonios las enfrentan.

Sin embargo, una película de dos horas no es suficiente para describir la GRAN experiencia del matrimonio, y si, cabe resaltar la palabra “Gran” ya que a pesar de los altibajos que se presentan en la historia de un matrimonio, para las familias de fe, representa una oportunidad de vivir diariamente la victoria y el éxito de Cristo.

Un matrimonio exitoso es aquel que tiene como fundamento el conocimiento y aplicación de los principios de Dios. Él está interesado en bendecir familias, sanar sus corazones e impulsarlas a la dimensión de lo sobrenatural. 

El tercer participante

Sin duda dos cabezas piensan mejor que una, pero cuando el Espíritu Santo entra como un tercer participante en un matrimonio, las cosas cambian.

Eclesiastes 4:12

Alguien que está solo puede ser atacado y vencido, pero si son dos, se ponen de espalda con espalda y vencen; mejor todavía si son tres, porque una cuerda triple no se corta fácilmente.”

Estar espalda con espalda al enfrentar una prueba no significa estar de acuerdo en todo, ni tampoco se trata de eliminar las diferencias que puedan existir en la pareja, si no de aprovecharlas para bien, resolviendo los conflictos usando ambos puntos de vista. Se trata de un trabajo en equipo. 

Pablo nos recuerda en Romanos 15:5 que la paciencia y ánimo son necesarios para vivir una vida plena y en armonía. Aceptarse tal y como Cristo nos ha aceptado es la clave, es decir, sabiendo que el punto de vista del otro es tan aceptable como el nuestro y que el convenio siempre resultará a nuestro favor. 

Cuando dejamos que el Espíritu de Dios tome el control de la situación, él se encarga de poner paz en los corazones, estableciendo las verdades del cielo que nos pertenecen a través de Cristo y de esa forma la victoria ante la adversidad está garantizada.

El peor enemigo del matrimonio: el egoísmo

En Filipenses 2, Pablo a través de cuatro preguntas nos enseña lo necesario para generar convenios:

1)     Saber que pertenecemos a Cristo. Es decir, fuimos comprados con su sangre y que ahora pertenecemos a la familia de Dios.

2)     Dejar que su amor incomparable consuele nuestro corazón.  Dejando a un lado la posición de derrota y dejarse impulsar y tomar la victoria a través de la fe.

3)     Tener una genuina comunión con el Espíritu de Dios. Permaneciendo conectados a través de la oración, de la lectura de su palabra, congregándose, etc.

4)     Y tener un corazón tierno y compasivo. Sintiendo la necesidad del cónyuge como si fuera nuestra. Hablando las cosas con amor y no dejando que la ira o el enojo tomen el control de la situación.

Cuatro puntos fundamentales para dejar a un lado el egoísmo, interesándonos intencionalmente en la necesidad del otro, así como Cristo lo hizo con la humanidad cuando estuvo en esta tierra.

Deja que Dios tome el control de tu matrimonio, Él pondrá el deseo y el poder en los corazones para actuar conforme a su voluntad y potenciarlos para llegar a su propósito. 

 

Por Jorge Aburto 

Nuestras Oficinas

  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

Contáctanos

  • 228 8 14 91 21

    228 8 15 98 45

     

    WhatsApp 2281 49 46 84

Nuestras Sedes
  • •Avenida Xalapa #103 Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

  • •Arco Sur #109 Colonia Reserva Territorial Xalapa, Veracruz

  • •Bernal Díaz del Castillo #65
    Colonia Revolución Xalapa, Veracruz