La pluma del Director

Más que vencedores

 

Durante la ocupación francesa en México en el siglo XIX, y justo antes de enfrentar la batalla del día 5 de mayo de 1862, el General Ignacio Zaragoza, arengó a sus soldados con estas palabras: ¨Veo en sus frentes grabada la victoria¨ ante estas palabras el ejército mexicano salió a la batalla esa madrugada y durante todo el día enfrentó al ejército más poderoso de su tiempo y salió triunfador. 

Todos nosotros los creyentes en Cristo tenemos la promesa de que Él estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo, (Mateo 28:20) estas solas palabras deben de levantar nuestro ánimo cada día y enfrentarlo con la convicción de que en Cristo: ¨somos más que vencedores¨. Así que ninguna dificultad, ningún problema, ninguna enfermedad nos podrá derrotar porque Él esta con nosotros.

Yo te invito a que en este día pongas toda tu confianza en Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, porque fiel es el que prometió que estaría contigo y que nunca te abandonaría.

Las palabras que Dios trae a nuestra mente y se anidan en nuestro corazón nos proveen de fuerza extra cuando estamos pasando tiempos de dificultad, y especialmente en los momentos de inseguridad, de dolor, de tristeza que vivimos. Por ello se hace necesario que cada día apartemos un tiempo para leer Su Palabra y meditar en lo que ella trae a nuestra vida. 

Recuerda que somos importantes para Dios y que Él quiere lo mejor para nosotros. Sus planes son de bienestar y de esperanza, pero tenemos que levantarnos y pelear por nosotros y por nuestra familias.

Una actitud derrotista, pesimista ante la situación que vivimos solo traerá mas dolor y una mayor aflicción a nuestras vidas, por eso te animo hoy a que pongas tu fe y esperanza en Dios,  a que con determinación , como esos soldados que con solo su gran valor lograron una de las victorias mas importantes en la historia de México. Y si ellos lo lograron porque vieron y oyeron la convicción de su General, cuanto mas nosotros que vemos y leemos todo lo que Dios ha hecho en el pasado por su pueblo que en Él confía.

La Biblia dice: ¨ No serán avergonzados los que en El confían¨

ORACIÓN:

Padre, ayúdame en estos tiempos de dificultad a no caer en el desanimo, la derrota o el pesimismo. Que tu presencia inunde mi vida cada día. Gracias en el Nombre de Jesús, amén.

Cobra animo

 

¡Qué fácil es caer en desanimo cuando las cosas en nuestra vida marchan de mal en peor! Cuando aquello que hacemos para mejorar o para cambiar las circunstancias a nuestro alrededor no está dando los resultados que esperamos tenemos la tendencia a sentirnos frustrados, fracasados y en el peor de los casos impotentes.

 

Estos sentimientos provocan en nosotros un desaliento que nos lleva a dejar de intentar nuevas acciones así que solo terminamos derrotados y quejándonos por todo lo que nos ocurre. Abandonamos la lucha,  esperamos lo peor o que ocurra un milagro.

 

 

Aquí es donde, más que nunca, debemos echar mano de nuestra fe. Cuando el pueblo de Dios había iniciado la reconstrucción del Templo, en los tiempos del profeta Hageo, ellos habían dejado de trabajar por causa del desaliento que les producía ver todo en ruinas. El trabajo que se tenía que realizar era demasiado y los que querían ayudar eran muy pocos. 

 

 

¿Te parece familiar esta situación? Cuando tienes una dificultad, problema o necesidad casi siempre te quedas solo y sientes que no tienes las fuerzas para continuar.

 

 

En esta historia Dios llegó y habló a sus hijos a través del profeta y les dijo estas palabras:

"¡Ánimo, pueblo de esta tierra! ¡Manos a la obra, que Yo estoy con ustedes! ¡No teman! Porque el esplendor de esta segunda casa será mayor que la primera y en este lugar concederé la paz, afirma el SEÑOR Todopoderoso”. (Hageo 2:1-9)

¡Cuán reconfortante es escuchar palabras de aliento cuando todo parece que saldrá mal! Dios siempre está hablando este tipo de palabras a tu vida: ¡Ánimo! ¡Levántate! ¡Lucha! ¡Pelea! ¡No te des por vencido! ¡Porque yo estoy contigo!

 

 

Cuando escuchamos esto, nos llenamos de fe y esperanza y empezamos a creer, a ver a Dios moverse y actuar a nuestro favor. Él nos está diciendo: “lo que ustedes fueron ya pasó, he aquí yo voy a hacer algo nuevo”. Entonces necesitarás moverte en esa dirección, dejar atrás el desanimo, el desaliento, la tristeza y llenarte de una nueva actitud ante la vida, porque Él está contigo.

 

Dios está a tu lado y Él no descansará hasta que tú te encuentres en un lugar seguro y camines en la dirección que te está marcando. A pesar de que escuches a tu alrededor: "confórmate”, “pasó lo que tenía que pasar", "es muy difícil tu situación y no le veo salida..." etc. No lo recibas, porque lo que estas palabras harán será hundirte más en tu desesperación y desanimo pero creo firmemente que Dios está preparando lo mejor para tu vida, para tu familia y para tu nación. Él cambiará de raíz todo lo que en estas últimas fechas hemos vivido.

 

 

¡Cobra ánimo! El Dios Todopoderoso es capaz de hacer nuevas cosas en ti; es capaz de crear nuevas oportunidades donde no existe la mínima posibilidad de algo diferente y favorable; te cuida porque eres muy especial; y en este día te invito a que te levantes con una nueva actitud, a que abras tu corazón, tu pensamiento y puedas recibir del amor y del aliento de Dios. Él es el único que puede hacer cosas nuevas y milagrosas.

 Oración:

 

"Padre, gracias por tu amor y porque tu palabra es viva y eficaz a mi vida, gracias porque tienes grandes y maravillosas cosas para mí. En este tiempo te ruego que tu mano sea sobre mi casa y que me lleves a un encuentro diario contigo.

 

 

 

Levántame y dame fuerzas para continuar en los días difíciles con la esperanza y la convicción de que las cosas mejorarán. Te amo. En el nombre de Jesús, Amén.

El mayor desafío

 

 

La palabra entusiasmo viene de dos vocablos griegos: "en" que significa dentro, y "theos" que significa Dios, por tanto, la palabra entusiasmo seria traducida así: "Dios dentro". Cuando tenemos en nuestra mente y corazón a Dios, todo lo hacemos con entusiasmo. El apóstol Pablo lo dijo así: "y todo lo que hagas, hazlo como para el Señor”.

La mayor pérdida en la vida es la falta de fe. El mayor desafío en la vida es creer en medio de la vida misma.Todos tenemos que luchar día a día en contra de la rutina, este es un enemigo común. La rutina apaga los sueños, roba las ilusiones y hace que una visión se desvanezca hasta perderse.

 

¿Qué tenemos que hacer para no desviarnos de nuestros sueños y metas? ¿Cómo podemos enfrentar a este enemigo que aparece sigilosamente en nuestras vidas?

 

  • Permanecer entusiasmado

Si permanecemos con entusiasmo la labor en casa y la relación con los nuestros dejara de ser rutinaria, veremos a nuestros seres queridos y no desaprovecharemos ninguna oportunidad para decirles cuan especiales son y cuanto valor tienen para nuestra vida.

 

El trabajo dejará de ser una rutina, será un lugar donde permanecerás alegre y aunque aparentemente hagas siempre lo mismo, tu entusiasmo cambiará las cosas, recuerda que una buena actitud es la que te permitirá terminar con éxito tu día de trabajo.

 Muchas personas se vuelven rutinarias en su hogar; con su cónyuge e hijos, porque han perdido el gozo y la felicidad de ver sus rostros, incluso esta rutina puede destruir toda relación familiar y al dejar pasar el tiempo se vuelve un círculo vicioso, sin afecto, esperando a que alguien más de el primer paso.

 

¡Recupera a tu familia!, diles cuanto los amas, no esperes a que ya no estén a tu lado y tengas que llorar para decirles cuánto los amaste o lo extraordinarios que fueron ¡No! Hazlo hoy mismo, aprovecha cualquier oportunidad y exprésales tu amor, la atmósfera en casa cambiará, les contagiarás y las cosas dejarán de ser rutinarias. 

 

  • Segundo: Esperar cosas buenas de la vida

Otro gran problema que nos hace caer en la rutina, es que nunca esperamos cosas buenas de la vida. Siempre estamos quejándonos de todo y de todos. Creemos que el mundo está en nuestra contra, y peor aún, que el mundo no nos merece; y no podemos aceptar que pueda haber algo bueno para nosotros. ¡Tienes que cambiar de actitud! Debes desear vivir muchos días para ver lo bueno y no solamente lo malo.

 

El Dios todopoderoso quiere que tengas larga vida para ver el bien todos los días y sobre todo para ver que tú puedes hacer mucho para que esas cosas que no te gusten, cambien. Despójate de la crítica, la envidia, el malhumor; esta actitud ahuyenta a las personas que están a tu alrededor, aun a los tuyos. 

 

  • Tercero: Sembrar lo bueno

Cuántos son los que están batallando con ellos mismos sin ir directamente a la raíz. Existe una ley universal: "todo lo que se siembra, se cosecha", si has estado sembrando mal durante toda tu vida, es lógico que no puedas cosechar cosas buenas. Pero he aquí un sencillo consejo: comienza a sembrar lo bueno, porque si lo haces así empezarás a cosechar en abundancia lo bueno, porque la cosecha siempre va a ser mayor que la siembra.

 

Si estás en una lucha constante de emociones y te ha faltado entusiasmo en lo que haces busca a Dios y ten un encuentro con Él, lo hallarás.

 

Probados y aprobados

 

 

 

El Señor Jesús al terminar de enseñar en el Sermón del Monte dijo: "Cualquiera pues que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca". Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu sobre aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina". (Mateo 7:24-27).

 

Las crisis nos afectan a todos por igual, la diferencia se encuentra en los cimientos de ambas casas.

¿Cuál permaneció? La de cimientos firmes. Jesús nos está enseñando que nuestra supervivencia va a depender de cuan firmes son nuestros cimientos. La tormenta azotó a ambas casas y lo hizo "con todo", así son las crisis en la vida, se levantan en nuestra contra y vienen "con todo" para tratar de destruirnos y que nuestra ruina sea grande.  Dios nos brinda una estrategia para soportar los embates de las crisis:

 

  • Primero: Busque a Dios. 

Mientras más profunda es nuestra RELACIÓN con Dios, más firmes y seguros estaremos. No estaremos buscando a quien culpar, ni nos condenaremos por la situación y tampoco buscaremos a quien echarle la culpa. Sencillamente estaremos cerca de Dios esperando instrucciones para actuar durante el tiempo crítico. Solicitemos el consejo de Aquel que todo lo sabe y que tiene solución verdadera a nuestros problemas.

  • Segundo: Actúe.

Actúe, movido no por las circunstancias ni por sus emociones, sino por el consejo que Dios le haya dado. Esto será de vital importancia. Posiblemente no veremos resultados inmediatos, (que durante una crisis es lo que todos esperamos), pero tengamos la certeza y la seguridad que los cambios se han empezado a gestar.

 

 

  • Tercero: Permanezca firme.

Mientras más profunda sea nuestra RELACIÓN con Dios, mayor profundidad tendrán nuestros cimientos y podremos soportar mayor peso o presión en la vida. Punto importante aquí es la OBEDIENCIA. Dios desea que le obedezcamos EN TODO, nuestra vida depende de eso. Recordemos que la tormenta es la prueba, es una crisis y las crisis van a ocurrir. Pero las tormentas no son el verdadero problema, sino la distinta resistencia de las casas frente a la ferocidad de la tormenta, y eso depende de los cimientos de cada una de ellas. Edifiquemos sobre la roca, allí estaremos seguros. ¡La roca es Cristo!

 OraciónPadre, que en todo tiempo dependa de ti, que mi RELACIÓN contigo sea profunda y que tenga el  valor para practicar cada día tu Palabra. En el nombre de Jesús. Amén. 

La verdadera fortaleza

 

¿Qué hacer en los momentos de mayor dificultad?

¿Qué hacer cuando enfrentamos serios problemas, y aun nuestros más cercanos familiares, colaboradores o superiores, desconfían de nuestra habilidad para continuar al frente de la familia, negocio o empresa?

 

¿Qué hacer cuando llega a nuestras vidas el día malo y entra con todas sus fuerzas destruyendo lo que por años hemos construido?

 

¿Qué hacer cuando buscas ayuda de los demás y por respuesta solo recibes rechazo, te cierran las puertas, te señalan, te persiguen y te juzgan como una persona indeseada?

Solo dos cosas podemos hacer en esos momentos de tremenda presión. Nos llenamos de amargura y buscamos la venganza, o volvemos nuestro rostro hacia Dios pidiendo guianza y dirección.

 

Si nos llenamos de amargura, ésta controlara nuestras vidas y jamás podremos vivir en paz, porque el deseo de venganza, ira y coraje serán nuestras consejeros cada mañana, alentándonos a vengarnos para hacer que los demás sufran igual que nosotros.

 

Un ejemplo que podemos leer en la Biblia es precisamente lo que le sucedió al Rey David; en su juventud había derrotado a Goliath y eso le dio fama entre la población, Saúl, quien era rey en ese tiempo se sintió amenazado y desata sobre David una persecución que dura alrededor de diez años; el punto crucial de la experiencia de David llega cuando al estar al servicio de los enemigos de Israel, los filisteos, estos deciden no llevarlo a la guerra por temor a que se una a su pueblo y así ser derrotados. Al regresar David a su ciudad llamada Siclag observa que ha sido destruida y sus esposas e hijos han sido secuestrados por los invasores, sus hombres y él mismo lloran hasta "ya no tener más lagrimas" a causa del dolor; sus hombres hablan de matarlo a pedradas impulsados por la amargura que en ellos hay; sin embargo David no huyó, la historia bíblica dice que: "David se fortaleció en el Señor su Dios".

 

Y es precisamente esto lo que nosotros debemos hacer en los momentos de dificultad, persecución, o cuando todo nos está saliendo mal.

 

Mientras a nuestro alrededor algunos nos dirán: "toma venganza", "no te dejes", “no lo permitas más, desquítate", Dios nos está llamando a buscarle a Él, para recibir dirección y consejo de su parte. 

 

David actuó de esta manera, volvió su rostro hacia Dios y esperó en su consejo, guiado por Dios persiguió a sus enemigos, los alcanzó y logró rescatar a todos sus seres amados.

El punto que quiero enseñarle es este: Busque a Dios con todo su corazón en los momentos DIFÍCILES y no ponga oídos a lo que digan o hagan los demás, porque Dios le responderá.

 

ORACIÓN:

Amado Padre Celestial, te ruego que me des de tu guianza y dirección en la toma de decisiones para enfrentar los días malos y así salir victorioso y lleno de fortaleza. En el Nombre de Jesus, amén.

No pierdas la esperanza

Juan 5:1-18 

 

Ustedes saben que perder la esperanza es muy fácil. Los seres humanos somos presa fácil del desconsuelo y la desesperanza en la vida.  Los problemas a nuestro alrededor, las necesidades y conflictos que experimentamos en nuestro diario vivir  pueden, con toda facilidad influir de forma negativa en nosotros al punto que no tengamos esperanza de nada en nuestro interior. 

 

¿Qué sucede cuando estamos en esa situación?

 

  • NUESTRA FE SE DEBILITA: Dejamos de ver las cosas poderosas de Dios y nos enfocamos solo en lo que estamos viviendo, en ocasiones nos alejamos de Dios y buscamos lugares que nos contaminan espiritualmente
  • NUESTRO LENGUAJE CAMBIA: Nos volvemos criticones, escépticos, juzgamos a los demás, hablamos negativamente y continuamente solo nos quejamos de nuestra condición. 
  • Nuestra VISIÓN SE PIERDE: No podemos ver más allá de lo que estamos viviendo, nos enfocamos solo en lo que está a nuestro alrededor, esperamos ayuda solo de quienes nos rodean y esta no llega.
  • NUESTRO PENSAMIENTO ES PESIMISTA: Nos sentimos solos, abandonados, despreciados, rechazados y solo deseamos morir.

 

¿Por qué? Porque hemos perdido toda esperanza, sin embargo te animo a que te levantes. Esto es precisamente lo que puede estar ocurriendo a nuestro país, los mexicanos podemos estar ya desesperanzados y diciendo que todo seguirá igual, que nunca cambiará nada, pero te tengo una gran noticia: ¡Dios es el mismo ayer, hoy y por siempre! y quiere hacer cosas poderosas en tu vida para que tu condición cambie y así pueda cambiar también la condición de este país.

 

Así que no es tiempo de tirar la toalla, no es tiempo de salir huyendo, no es tiempo de dar la espalda a las situaciones y huir despavorido. Este es el tiempo de abrir nuestros ojos y creer que Dios, nuestro Dios, HARÁ grandes cosas en nosotros.

 

Si lees Juan 5:1-18 verás que el paralítico llevaba 38 años en esa condición, toda una vida desperdiciada, abandonada, con tremendas limitaciones y con muchas excusas. ¿Te has dado cuenta que cuando perdemos la esperanza de cambiar nos volvemos expertos en brindar excusas o argumentos que justifiquen el por qué estamos como estamos? ¿De qué estaba convencido el paralítico? Ante la pregunta de Jesús: “¿Quieres ser sano?” el paralítico respondió con una serie de argumentos que explicaban el porqué estaba como estaba en ese momento.

 

El estaba convencido de que “su condición” jamás cambiaria, ¿te suena familiar? cuántos de nosotros usamos nuestro lenguaje para expresar el por qué no podemos cambiar. Si tienes problemas financieros tal vez digas: “si tan solo me sacara un premio,  todo lo que haría”. Si estás enfermo: “mi condición va a empeorar y no hay medicina capaz de sanarme” Si tienes problemas en casa: “creo que lo mejor sería que yo me fuese o mejor aun que me muriera” Siempre terminamos expresando lo negativo con nuestra boca.

 

El problema que enfrentamos aquí es que el paralítico no tenía deseos de cambiar, este si es un agudo problema. Muchos ya se han conformado a la situación y solo están pidiendo fuerzas para resistir. ¡NO! Pide misericordia, pide misericordia a Dios, porque entonces. Él enviara a sus ángeles para que te ayuden y  resuelvan tus problemas.

 

Hoy tienes que creer que Dios tiene el poder para cambiar tu CONDICIÓN. Pero no debes quedarte allí, debes creer que TAMBIEN El te ama y que quiere mostrar en ti Su misericordia para cambiar todo en tu vida y llenarte de esperanza.

 

¿Crees que Dios puede hacer algo contigo?

Muchas veces somos nosotros quienes limitamos el poder de Dios al poner nuestra mirada en las cosas de esta tierra, nunca pongas tu mirada en ello, ni en tus circunstancias sino pon tu mirada en El Señor nuestro Dios Todopoderoso. Cuando levantamos nuestra mirada a Dios, de Él descenderá Su Espíritu y nos dará poder para vencer toda circunstancia alrededor de nosotros.

 

Oración

Padre, ayúdame a levantarme, a vencer toda circunstancia y a creer que tu misericordia caerá sobre mi vida y la de los míos. Confío en que los planes que tienes para mí son de bienestar y empiezo a ver un futuro glorioso. En el nombre de Jesús. Amén.

Sueños grandes para Ti

 

"Luego el Señor lo llevó afuera, y le dijo:  -Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes.  Así de numerosa será tu descendencia”

- Génesis 15:5 -

 

 

Abram estaba durmiendo en su tienda y en una visión, Dios se le aparece y le habla: ¡Abram, Abram, levántate! ¡Sal de la tienda inmediatamente! Le dijo que contara las estrellas del cielo, que así de numerosa seria su descendencia. Después le cambia el nombre por Abraham, que significa "Padre de multitudes", y a Sarai por Sara, que significa "princesa".

 

Cuando alzamos la mirada al cielo, podemos concebir sueños y fe. Hay muchos que han abandonado sus sueños y han perdido la fe pero deben salir de sus tiendas y contemplar el cielo. 

 

El profesor C.S. Lewis, dijo: "Aspira al cielo, y obtendrás la tierra. Aspira a la tierra y lo perderás todo". Slaph Pelikan, profesor de la Universidad de Yale, dijo: "Si uno mira la tierra se convierte en pesimista, pero si uno mira el cielo se convierte en optimista. Si miras la tierra, te vuelves melancólico, y si miras el cielo, te conviertes en una persona activa y alegre". Por eso, debemos salir de nuestra tienda, la tienda es pequeña. Uno se golpea, porque es poco espaciosa. Cuando te sientes solo en tu tienda tu esperanza se empequeñece, y la frustración o la desesperanza se apoderan de ti.

 

¡Sal de tu tienda! ¡Levanta tu mirada! Es hora de que contemples el cielo, y concibas el sueño de Dios. El sueño del mundo no puede brindar una felicidad genuina y duradera, por más que la humanidad haya logrado avances en todas las áreas del conocimiento humano, solo el sueño de Dios puede brindarnos felicidad eterna. 

 

Así que, queridos amigos salgamos de nuestra tienda, ya sea que nos encontremos en una zona de confort, de seguridad, de conformismo, o de problemas y dificultades, volvamos nuestra mirada hacia Dios y levantemos el vuelo a grandes cosas que Él tiene para todos nosotros. La verdadera felicidad se encuentra en Dios, en Cristo y si te vuelves a Él, ¡verás las grandes y maravillosas cosas que tiene preparadas para ti!

 

 Oración:

"Padre, te doy gracias por la vida que me has dado, quiero conocer tus planes y propósitos para mi vida en esta tierra. Revela a mi corazón tus sueños y dame la capacidad de llevarlos a cabo". En el Nombre de Jesús. Amén.

Un llamado de fe

 

Nuestros corazones deben llenarse de fe y creer que este mal que estamos viviendo Dios lo puede transformar en bien... 

 

Cuando se tiene temor y miedo no se puede tener una nación grande. Una persona  pequeña cuando pierde el miedo tiene un futuro asegurado porque su vida se llena de fe. 

 

México necesita que sus hombres y sus mujeres se levanten y se llenen de fe. La Biblia nos cuenta la historia de José, de cómo este joven sufrió el desprecio de sus hermanos, el abandono, las falsas acusaciones y se mantuvo firme en su convicción  y al final de sus días pudo declarar ante su familia y hermanos: “ustedes lo hicieron pensando hacerme daño”, pero Dios transformó ese mal en bien  para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar a mucha gente. Así que no tengan miedo..” Génesis 50:20

 

Nuestros corazones deben llenarse de fe y creer que este mal que estamos viviendo Dios lo puede transformar en bien; ¿Cómo puede ser esto, te preguntarás? Muy sencillo, Dios tiene el poder para cambiar todas las cosas si se lo pedimos con fe.  

 

Para ello veamos tres cosas que hizo José durante toda su vida.

 

  • JOSE NUNCA PENSÓ NEGATIVAMENTE

 

La lucha que todos nosotros enfrentamos día a día es en nuestra mente, impactados por los acontecimientos de nuestro diario vivir, creemos que las cosas nunca cambiaran y que el mal reinará y destruirá nuestras vidas, familias y nación, pero esto pude cambiar, si estoy convencido de ello. ¿Cuándo? Cuando México se vuelva a Dios de todo corazón y abrace los principios y valores que se encuentran en la Biblia.

 

  • JOSÉ SE ESFORZÓ AL MAXIMO

 

El nunca bajo los brazos en señal de derrota. Aunque todo a su alrededor le era contrario, sus hermanos lo despreciaron y lo vendieron como esclavo, fue acusado por la esposa de su dueño de intento de violación, falsamente por cierto, enviado a la cárcel y olvidado en ella por alguien a quien él había auxiliado en todo lugar que él estuvo siempre se esforzó al máximo. El era el primero en servir, el primero en ayudar y la Biblia declara, “Dios estaba con Él”. Esto es lo que necesitamos, hombres y mujeres de fe que depositen su  confianza en Dios para esforzarnos y trabajar al máximo hasta lograr los cambios y los resultados que esperamos.

 

  • JOSÉ FUE INTEGRO

 

Él practicó la integridad en su vida todos los días. Él estuvo dispuesto a vivir de acuerdo a sus convicciones, no cambió por las cosas que estaba sufriendo o padeciendo, se mantuvo firme creyendo que Dios estaba detrás de todo lo que le sucedía. Dios lo recompensa y lo hace primer ministro del imperio más poderoso de su época. Dios es fiel y nunca se olvida de los que tienen fe en Él.

 

ORACIÓN:

Padre te pido en el Nombre de JESÚS que me llenes de fe para creer que 

Se requiere coraje

 

 

Es el momento de ser fuerte y tener mucho coraje. En realidad no sé si hubo otro momento en nuestra historia contemporánea donde el coraje y la fe fueron tan necesarios.

 

La situación que azota nuestro país de inseguridad con el tráfico de drogas, tráfico de personas, insensibilidad ante el dolor de los demás está alcanzando niveles que no sospechábamos que alcanzarían. Es muy difícil de vivir confiados ante tanta desvalorización de la vida, pero ¿qué hacer?

 

Es tiempo de despertar y levantarnos, no en armas, pues esto solo conduciría a más muertes innecesarias, ¡NO! Es tiempo de levantarnos con coraje y una fe renovada en las promesas de Dios para la humanidad. En las promesas de Dios para nosotros, porque vivir con coraje requiere de aliento, y a veces el único que puede alentarte eres tú mismo.

 

Cuando Dios creó al ser humano, la Biblia dice que sopló en Él aliento de vida y es en ese mismo lugar donde todo ser humano recibirá aliento para levantarse y pelear por los suyos, luchar porque se establezca la verdadera justicia en esta tierra.

 

Este es un llamado para ti, es tiempo de que vuelvas tu rostro a Dios. De que en verdad tomes en serio tu vida y veas que el verdadero PROPÓSITO de la misma se cumple en Dios y que separado de Él, como has vivido hasta ahora, nada se puede hacer. 

 

Albert Einstein lo dijo: "Si siempre has hecho las mismas cosas, no esperes en recibir algo diferente". 

 

Jesús dijo: "Yo soy la vid vosotros los pámpanos, separados de mi nada podéis hacer..."y es precisamente donde la humanidad ha fallado, ha vivido lejos de Dios; pero es el tiempo de considerar lo que Dios ha dicho en su Palabra. Si la Biblia ha logrado permanecer por tantos años entre nosotros, a pesar de los ataques que en diferentes etapas de la historia ha sufrido para destruirla, es porque tiene la verdad entre sus páginas y estas tienen mucho que enseñarnos para cumplir el PROPÓSITO de Dios para la raza humana.

 

Así que te invito para que te llenes de coraje y fe, y digas: "Yo voy a hacer que las cosas sucedan, no voy a permitir que todo siga igual en mi vida, en mi familia, en mi ciudad y en mi nación, yo puedo ser la diferencia y con fe en Dios voy a levantarme e influir en otros para hacer que esto cambie".

 

Si uno a uno nos llenamos de este pensamiento y nos volvemos a Dios para pedir perdón y nos humillamos, Él dice que oirá desde los cielos, perdonará nuestros pecados y sanará nuestra tierra" (2ª Crónicas 7:14).

 

Nuestro México necesita sanidad, libertad, fe para creer que se puede cambiar y que esta sociedad puede ser diferente.  

 

Te animo, acércate a Dios, búscale de todo corazón y deja que Él sea el Señor de tu vida.

 

ORACIÓN:

 

Señor Jesús, toma mi vida en tus manos. He vivido lejos de ti pero ahora quiero estar cerca, ayúdame y perdóname todo pecado, quiero ser diferente.

¿Qué tienes en tu mano?

Cuando tenemos una necesidad nuestra mentalidad suele:

 

  • ver lo que tenemos,
  • ver lo que somos capaces de hacer o
  • ver quién podrá ayudarnos para salir de esa necesidad.

 

En el primer caso buscamos que lo que tenemos se equipare con el tamaño de la necesidad para estar en paz y pensar que todo está resuelto.

 

En el segundo caso no empezamos a trabajar en la solución de nuestras necesidades porque creemos que no estamos lo suficientemente preparados para solucionar las cosas, nos quedamos esperando hasta ser completamente capaces y tardamos así la respuesta a lo que Dios quiere hacer.

 

La tercera solución que siempre se nos ocurre no es la mejor de todas, porque todos sabemos que cuando estamos en necesidad no vemos a nuestro alrededor la ayuda y por lo regular nos quedamos solos.

 

Hoy te tengo una gran noticia. Dios está interesado en tu vida, quiere empezar a hacer grandes cosas, milagros por ti y a través de ti. La Biblia está llena de enseñanzas donde Dios se acerca a los hombres y les pregunta: ¿Qué tienes en tus manos?

 

Cuando Dios se acercó a Moisés y lo mandó a liberar a Israel de la esclavitud en Egipto, Moisés respondió: “tengo una vara" (Éxodo 4:14) y con ella, Dios hizo maravillas y el Faraón dejó ir libre al pueblo. Dios quiere empezar a realizar milagros en tu vida y a través de tu vida para bendición de otros. Jesús también preguntó a los discípulos qué era lo que tenían para alimentar a los cinco mil hombres que durante tres días lo habían seguido escuchando y ya tenían hambre, uno de ellos le presentó el desayuno de un  muchachito, y le pregunto: "¿Pero qué es esto para tantos? Jesús no preguntó ¿Cómo?, él pregunto: ¿Cuántos...? Esa es la clave, Dios quiere que aprendamos en estos tiempos que tenemos que confiar en Él aunque tú no veas una solución.

 

Dios no pregunta ¿Cómo vamos a resolver tus necesidades? Él te pregunta ¿Qué es lo que tienes en tus manos para resolver tus necesidades? Él quiere que aprendamos que todo lo que está en nuestras manos es una semilla, pero que lo que se encuentra en las manos de Dios es una cosecha. Pon en manos de Dios lo poco que tienes y entonces empezarás a ver cosas extraordinarias suceder en tu vida. Por eso en este tiempo Dios te pregunta, ¿Qué tienes en tus manos?

 

Yo te animo en este día a que lo  "poco"  que tienes en tus manos lo pongas en las manos suyas y verás suceder grandes cosas. Tú fuiste creado para la grandeza;  recuerda, no te fijes en lo poco que tienes, cambia tu mirada y pon tus ojos en Dios. ¡Él es todopoderoso y para Él todo es posible!

 

Oración:

Padre, gracias por tu amor a mi vida. Hoy decido depender de ti en todo y para todo. Toma lo que tengo en mi vida, aunque es poco, en ti será multiplicado. Gracias, en el Nombre de Jesús, Amén. 

Nuestras Oficinas

  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

Contáctanos

  • (01 228) 8 14 91 21

    815 98 45

    117 89 36

    117 89 37

    WhatsApp 2281 49 46 84

Nuestras Sedes
  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

  • •Arco Sur #109
    Colonia Reserva Territorial Xalapa, Veracruz

  • •Bernal Díaz del Castillo #65
    Colonia Revolución Xalapa, Veracruz

  • •Libertad #2 Esq. Centenario
    Colonia Centro, Coatepec, Veracruz