La pluma del Director

Dios ha preparado todo

 

Todos los seres humanos tenemos la tendencia de planificar nuestro futuro. ¿Por qué lo hacemos? La respuesta es muy sencilla, lo hacemos porque es una de las características que El Creador de todas las cosas nos heredó. La Biblia declara que hemos sido "hechos a su imagen y semejanza"; por lo tanto, el planear, visualizar o soñar sobre nuestro futuro es lo más natural que los seres humanos siempre vamos a hacer.

Aunque hay personas que están ansiosas y preocupadas por el fin del mundo, los desastres naturales como los terremotos e inundaciones o la hambruna, su actitud juega un papel negativo; mientras que otras personas, estas mismas circunstancias prefieren tomarlas como una oportunidad para crear lo nuevo y mantenerse esperanzados.

Pero,¿cuál debe ser nuestra actitud? nuestra mente no debe tambalearse por el transcurso del tiempo, porque Dios  "es el mismo ayer, hoy y para siempre", Él ha preparado todo de antemano para nosotros. Dios es un Padre que conoce todas nuestras necesidades y prepara todas las cosas anticipadamente para que las disfrutemos y estemos bien en esta tierra. Ese es el mensaje central de la Biblia.

A continuación dos consejos claves para estar tranquilos y confiados de que Dios nos ayudará en todo tiempo, sea bueno o sea malo.

  • Primero 

Renuncie a toda incredulidad. Al estar en medio de circunstancias adversas no levante una queja en contra de Dios, porque al hacerlo tratamos a Dios como a un ser humano infiel. Una de las cosas que más desagrada a Dios es el hecho de poner en duda SU fidelidad. La Biblia dice así: "sin fe es imposible agradar a Dios...", la fe vence a la incredulidad, así que si queremos recibir todas las cosas que Dios ha preparado para nosotros debemos de tener completa y total fe en Él.

  • Segundo

Debemos de obedecer a Dios y a SU Palabra. La incredulidad atrae a la desobediencia y dejamos de recibir todo lo bueno que Dios tiene para nosotros cuando desobedecemos a Dios. Un hombre o mujer va a actuar y a decidir de acuerdo a su propio criterio  cuando no cree en la Palabra de Dios, sin embargo Dios tiene grandes y preciosas promesas para todos nosotros, pero para tomarlas y hacerlas realidad debemos de creer y obedecer. 

Le animo este día a poner toda su confianza en Aquel que es Fiel para cumplir todo lo que ha dicho.

ORACIÓN

Padre, te doy gracias  porque tú tienes preparadas cosas buenas para mí, confío que ya están hechas desde la fundación del mundo; te pido que me mantengas en tu camino y avives mi fe en ti para que pueda recibirlas en abundancia y disfrutar de ellas. Gracias, en el nombre de Jesús, Amén.

¿Cómo predicar a Cristo? Primeros pasos en el cristianismo

 

Por Israel Téllez

 

“ Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él” 

Juan 3:16-17 (NTV)

 

Introducción

La meta de compartir el evangelio con nuestra familia, amigos, vecinos o nuestra comunidad es que ellos puedan abrir sus corazones para creer y confesar a Jesucristo como el Señor y Salvador de sus vidas, establezcan una relación personal con Dios y comiencen experimentar por ellos mismos la vida de fe que vemos en la palabra de Dios a través de las enseñanzas de Jesús. La salvación es personal y es la decisión más importante en nuestra vida.

El evangelio son las buenas noticias de parte de Dios y la esencia del mensaje se centra en la vida y obra de Jesucristo para salvar a todo aquel que crea en Él. Cada creyente tiene la responsabilidad como el gran privilegio de compartir el evangelio. Te daremos unas recomendaciones prácticas para que puedas hacerlo y tener una gran cosecha de almas en tu vida de fe. 

1.    Predicamos a Cristo con amor

El mensaje del evangelio es un mensaje de amor, de relación, de conexión, de rescate, de salvación, de perdón, de justicia, de restauración, de gloria, de fe y esperanza, es Dios mismo amando al mundo para salvarlo a través de Jesús. 

 

Jesucristo no vino al mundo como juez sino como salvador, así que cada creyente debe tener la misma actitud y la motivación al predicar el evangelio. No hay otra conexión más poderosa que el amor, no es el conocimiento, la sabiduría o los milagros, es el amor lo que nos conecta con Dios a través del perdón de nuestros pecados; por eso todo creyente puede recibir el amor de Dios en el perdón de todos sus pecados.

 

Esto nos reafirma que la forma inmediata de Dios al llegar a cualquier persona se manifiesta en una búsqueda de amor para establecer una relación directa y personal con cada creyente. Jesucristo es el ejemplo máximo de como predicar y el siempre vino a conectar a las personas con el amor y propósito de Dios.

 

2.    Predicamos a Cristo crucificado

La crucifixión es sinónimo de juicio, castigo y muerte; así el sacrificio de Jesucristo en la cruz del calvario es la justicia perfecta de Dios, porque es la vida y obra de Cristo, el hijo justo y santo de Dios ofreciendo su propia vida por amor a nosotros con el fin de rescatarnos y meternos a una relación correcta con Dios. Yo la llamo la “Ley del intercambio”, por la razón principal que Jesús pagó el precio que merecía todo pecador, una muerte cruel de castigo y juicio por el pecado de la humanidad. Eso es lo que Dios demandaba para que el hombre tuviera comunión con Él, un sacrificio perfecto para quitar el pecado de la vida del hombre; es así que solamente al creer que la muerte de Jesús fue suficiente para rescatarnos nos abre el único camino, la verdad y la vida que nos lleva al Padre. 

La Biblia declara en libro de Romanos 10:8-10, que si creemos que Jesús es El Señor y confesamos que Dios le levanto de entre los muertos seremos salvos, porque con el corazón se creé para justicia pero la boca se confiesa para salvación. Con esta afirmación, el creyente acepta y reconoce la obra de redención a través de la muerte y resurrección de Jesucristo. La vida eterna de todo creyente comienza al creer y confesar a Jesucristo y recibir el regalo de la salvación, por eso debemos predicar a Cristo crucificado, porque al hacerlo creemos que fuimos levantados juntamente con Cristo en la cruz para juzgar y crucificar nuestro propio pecado, ser muertos junto con él derrotando a la muerte y ser resucitados en una nueva vida a través de la sangre de Cristo.  

3.    Predicamos a Cristo resucitado

Nuestra fe se basa en la resurrección de Jesucristo. Si no hubiera resurrección nuestra fe sería una hermosa filosofía o una linda historia de amor, pero la resurrección es una evidencia, es un hecho, es lo que le da sustento a nuestra fe; por lo tanto, tenemos que predicar a Cristo resucitado. Así como su muerte trae la justicia de Dios a nuestras vidas, la resurrección trae la vida eterna a nuestro espíritu. En la muerte de Jesucristo Dios juzgó nuestro pecado y cargó sobre su vida el pecado de toda la humanidad en el castigo terrible de la cruz, pero en la resurrección de Jesucristo Dios nos da la victoria sobre el pecado y la muerte que nos separaban de Dios para darnos una vida nueva con una nueva naturaleza. 

4.    Predicamos a Cristo glorificado

La obra de Dios no ha parado, Jesucristo está vivo y sentado a la diestra del Padre, Dios le ha exaltado sobre toda la creación y ha puesto toda autoridad debajo de sus pies para que toda lengua confiese y toda rodilla se doble ante Él. Dios salva y sigue salvado a todo aquel que crea y confiese a Jesucristo cómo Señor, por eso tenemos que predicar a Cristo glorificado. 

Jesucristo ascendió al cielo para ofrecer su propia sangre ante el Padre, su sacrificio es válido y vigente para quitar de una vez y para siempre el pecado de todo aquel que lo crea. Pero vayamos más adelante, la posición de Jesucristo no es pasiva en el cielo, el envío al Espíritu Santo para que todo creyente pueda tener la vida eterna en su espíritu, pueda vivir la vida nueva y abundante que nos prometió aquí en la tierra, y lleve una vida de poder y propósito. Cuando predicamos a Cristo glorificado anunciamos el plan vigente de Dios de tener una relación personal con nosotros, pero también nos hace participes de su maravillosa obra aquí en la tierra dándonos propósito en una vida relevante que añade valor a todas las áreas de nuestra vida. 

5.    Predicamos a Cristo con nuestra vida

Nuestro testimonio habla más que nuestras palabras, pero que maravilloso y hermoso es que un creyente comparta el evangelio con su propia vida. La salvación es personal pero tenemos el privilegio de ser un conector para que la gente al vernos encuentre a Cristo viviendo dentro de nosotros. El apóstol Pablo reafirmaba que somos cartas leídas por todos. Nuestro testimonio es importante para tener autoridad para compartir a Cristo. Cuando Jesús estuvo en la tierra la gente expresaba que él hablaba como plena autoridad. 

6.    Predicamos a Cristo por gratitud 

El mensaje del evangelio lo recibimos porque alguien nos compartió a Cristo, alguien oró por nuestra salvación y alguien hizo el esfuerzo de llevarnos a los pies de Jesucristo dedicándonos tiempo pacientemente. De la misma gracia que recibimos tenemos la responsabilidad de dar con gratitud y amor el mismo mensaje que nos ha trasformado, de hecho cada creyente que lleva una persona a los pies de Cristo experimenta un gozo glorioso y se convierte en parte activa del reino de los cielos aquí en la tierra.

7.    Predicamos a Cristo por es la respuesta para la vida

Cristo es la respuesta de Dios a la humanidad. Dios mismo habitando en nosotros a través del Espíritu Santo y manteniéndonos en una relación directa y personal con Dios. No hay relación más relevante y más significativa que transforme y toque todas las áreas de nuestra vida. Cristo es la plenitud de Dios y es la respuesta para la vida.

 

8.    Predicamos a Cristo porque es el poder de Dios para salvación

El poder de la salvación radica en el mensaje del evangelio y todo aquel que lo cree es salvo delante de Dios. La salvación no depende de algún esfuerzo humano, algún ritual o algún conocimiento extraordinario, sino de la fe en Jesucristo; así el creyente recibe la gracia de Dios y experimenta el poder de la salvación para trasformar y trasladar nuestra vida de muerte espiritual a vida eterna. 

Conclusión

 

Hemos sido empoderados y bendecidos para llevar el evangelio a todos los rincones de un mundo en necesidad y tinieblas. Tenemos que predicar a Cristo y al hacerlo, mostrar el gran tesoro que habita dentro todo creyente en Jesucristo para conectar a las personas con el amor y el propósito de Dios. 

El poder del perdón

 

Por Jorge Aburto

“Te amo”, “¡Ánimo, tú puedes!”, “No te apures, yo pago” y “te perdono”, son frases que, dichas en el momento indicado y puestas en acción, pueden cambiar el rumbo en la vida de una persona. 

La obra de salvación de Jesús sobre nuestras vidas es la evidencia de esto, Él nos amó, nos rescató, pagó el precio por nuestros pecados y por gracia nos perdonó. 

Hoy es un buen día para recordar y reafirmar nuestra realidad como hijos de Dios, completamente redimidos, libres de toda culpa. Si bien es cierto diariamente cometemos errores, nuestros pensamientos nos juegan malas pasadas y pueden desembocar en acciones o hábitos pecaminosos, sin embargo, el Espíritu Santo nos recuerda una y otra vez que todo pensamiento y acción debe ser llevada cautiva a la obediencia a Cristo y que debemos de ir ante sus pies, arrepentirnos y no pecar más. 

Saber que somos perdonados produce paz y libertad en nuestro interior, sin embargo, este don de Dios va mucho más allá, en Colosenses 3:13 (NTV) dice:

Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros.”

En otras palabras, lo que de gracia recibiste también dalo de gracia.

No perdonar puede restringir lo que Dios es capaz de hacer en otros, puede acarrear juicio al que no perdona, incluso afectar su salud física y mental. 

Jesús nos enseñó a pedir perdón a Dios, y también a perdonar a los demás, de forma sincera, genuina e ilimitada (Mateo 18:21-35) Él sabía perfectamente que un día seria humillado, golpeado, insultado, maltratado y culpado como un delincuente por toda una multitud, pero aun así tomo la decisión de perdonar y pedirle a Dios que los perdonara. (Lucas 23:34)

¿Qué debo hacer si no puedo perdonar?

Amar y perdonar es una decisión diaria, hoy tienes la oportunidad de vivir en completa libertad y poner en las manos de Dios a todas aquellas personas que te hicieron daño, que planearon o hablaron mal contra ti, abusaron de tu confianza o incluso te robaron; pero no te quedes ahí , llévalo a la acción y haz esta declaración con tu boca: “Hoy decido perdonar, hoy decido soltar”, y permite que Dios cierre ese ciclo en tu vida, cuanto más aquellas situaciones que llevan años sin resolverse y que han desgastado tus fuerzas y tu ánimo por el peso que representa. 

Decide cambiar el rumbo de tu historia y permite que Dios lo haga hoy, ¡aún hay tiempo para vivir una vida plena, completamente sanos y bendecidos! 

Declarando sus promesas

 

 

¿Sabían ustedes que existen más de 3000 promesas de Dios en la Biblia? De todas, ¿Cuántas de ellas le pediste a Dios que se hicieran realidad en tu vida? ¡Dios tiene grandes planes para tu vida!  Nosotros fuimos creados por Dios, a Su imagen, con un propósito. Así como Dios separó desde el nacimiento a Isaías (Isaías 49:1), Jeremías (Jeremías 1:5) y Pablo (Gálatas 1:15) para un propósito específico, él también tiene un plan específico para tu vida. "'Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis." (Jeremías 29:11)

 Nuestro Dios es un Dios que hace promesas y cuando las hace, las cumple. Dios hizo promesas a todos los principales líderes de la Biblia, como Abraham, Isaac, Jacob, David, Daniel y Pablo.

“Dios no es un hombre, por lo tanto, no miente. Él no es humano, por lo tanto, no cambia de parecer. ¿Alguna vez prometió sin cumplir?” Números 23:19

Puedes basar tu vida en una variedad de factores diferentes, desde tu propia inteligencia, estudios, hasta tu propio talento y experiencia. Pero también puedes elegir basar tu vida en las promesas de Dios. He aquí algunas de las promesas importantes de Dios.

  • No estaré Solo:

Al encontrarnos frente a diversas adversidades debemos recordar lo que dice Isaías 43:2 “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán.” Esto me da seguridad y confianza que no estoy solo.

  • Viviré muchos Años:

En Proverbios 3:2-3 dice: “¡Nunca permitas que la lealtad ni la bondad te abandonen! Si así lo haces, vivirás muchos años, y tu vida te dará satisfacción”. Hay una correlación directa en vivir una vida de respeto hacia los demás y la promesa de vivir muchos años con satisfacción, pues habrá paz por todas partes.

  • Cosecharé Bendición:

En Gálatas 6:9 dice “Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos”. Esta promesa nos asegura que si trabajamos diligentemente y no nos damos por vencidos Dios promete bendiciones para mi vida.

  • Tendré Descanso y Paz:

Esto es lo que menos encontramos en el mundo moderno en que vivimos y por ello Jesús enfatizo esta promesa en Mateo 11.28 “Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso”.

  • Tendré vida después de la Muerte:

La más importante y poderosa de las promesas es que hay vida después de la muerte porque Jesús dice en Juan 14.2-3 “Voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”.

Dios es un Dios de pactos y promesas y lo más importante es que El cumple. Josué lo experimento diciendo en Josué 21:45 “Ni una sola de todas las buenas promesas que el Señor le había hecho a la familia de Israel quedó sin cumplirse; todo lo que él había dicho se hizo realidad”.

Todas las promesas de Dios, sin embargo, vienen con una premisa. Es decir, Dios no reparte regalos a todos por igual a diestra y siniestra. El provee promesas a quienes creen, son obedientes, y viven bajo sus principios.

Si Dios lo cumplido con todos los personajes de la Biblia puedo tener total certeza que también lo hará conmigo y con toda mi descendencia. Es por ello que debo de basar mi vida en las promesas de Dios.

  • Llena tu mente y tu corazón con una visión de la promesa ya cumplida
    • Medita en la promesa día y noche hasta que sea real en tu corazón (Josué 1:8).
    •  Mantén los ojos en la promesa y no en las circunstancias (2 Corintios 4:18)
  • Proclama la promesa en voz alta constantemente. 
  • Declara que ya es tuya.   (2 Corintios 4:13, Proverbios 18:20-21)
  • Actúa y habla como si fuera la verdad (Santiago 1:23-25)
  •  Nunca dudes del poder de la promesa de Dios
    • Decide que vas a recibir lo que Dios dice (Santiago 1:6-8)
  • No dejes de creer, hablar y actuar hasta que haya llegado la manifestación.
    • No te rindes nunca (Hebreos 6:12)
    •  Sigue haciendo la voluntad de Dios (Hebreos 10:35-36) 

Por Justino Serena 

¿Cómo aconsejar a mis hijos?

La paternidad es un regalo de Dios y los hijos son parte de su bendición; la Biblia lo dice de esta manera: “ Los hijos son un regalo del Señor; son una recompensa de su parte. Los hijos que nacen a un hombre joven son como flechas en manos de un guerrero” (Salmo 127:3-4. NTV).

Los padres tenemos la responsabilidad de criar y educar a nuestros hijos y para esto debemos de entender que son personas , que aunque pequeñas,  nuestro trato hacia ellos debe ser de respeto y comprensión para lograr que comprendan el amor y la autoridad.

Cuando la Biblia en relación a los hijos dice lo siguiente  “son como flechas en manos del guerrero” esta hablando de que ellos en nuestras manos tienen que ser preparados para ser lanzados hacia la meta y puedan así cumplir el plan y el propósito de Dios para sus vidas.

El guerrero al preparar sus flechas lo hace con dedicación, con esmero, con atención y con destreza para lograr pulir la madera y darle el acabado deseado.

Usando este símil, podemos hablar ahora de cómo nosotros los padres debemos de aconsejar a nuestros hijos.

1.-Desde pequeños debemos de entablar un dialogo diario con ellos. Para ello necesitamos tener una buena relación con nuestros hijos, inspirarles confianza y seguridad cuando estén a nuestro lado y mostrarles nuestro amor incondicional.

Los hijos están más abiertos a escuchar cuando podemos relacionarnos así.

¿ Qué podemos aconsejarles? 

En proverbios capitulo 3 encontramos una buena lista de consejos. Este capitulo en especial nos enseña como llevar a nuestros hijos a confiar en Dios (vv.1-8), consejos acerca de las bendiciones materiales tienen un significado espiritual(vv.9-10), también acerca de cómo el Señor nos corrige ( vv.11-12) y como también tomar decisiones correctas basadas en la sabiduría nos producen felicidad. (vv.13-20). En los versículos 21 al 26 nos aconseja acerca del discernimiento y el sentido común que debe ponerse en practica ante toda situación critica y por ultimo nos aconseja como debemos de relacionarnos con los demás. ( vv.27-35)

2.- El consejo debe ser expresado con amor y nunca como un regaño o como una imposición. Los padres debemos de estar conscientes de que estamos moldeando un temperamento para producir un carácter fuerte y firme en ellos; mismo que en el futuro les ayudará a enfrentar los momentos de crisis que se presenten.

3.- Los padres debemos de ejercer la autoridad que Dios nos ha dado de una manera firme recordando que el guerrero es el que tiene la visión, porque las flechas no pueden llegar  ningún lado por sí solas. 

4.- Un aspecto muy importante es la constancia y la dedicación de nuestra parte en formarlos. Si queremos lograr que nuestros hijos sean ordenados, disciplinados, entusiastas, trabajadores nosotros como padres, debemos de ser los primeros en brindarles el ejemplo. Recuerde que los niños aprenden viendo como se hacen las cosas y no solo escuchando como deben hacerse. El ejemplo habla más fuerte que mil palabras dichas en alta voz. 

5.-Modele un comportamiento afable y amigable con otros niños. Enséñele a compartir de lo que él tiene con sus amigos y compañeros de escuela. Que aplique la máxima: “ Más bienaventurado es dar que recibir”.

 

Leer la Biblia con mis hijos

Para algunas personas leer la Biblia con sus hijos pequeños les resulta una actividad abrumadora. Distracciones, preguntas incómodas y aburrimiento son algunas de las cosas con lo que los padres se enfrentan al querer llevar a cabo un devocional con sus hijos. Sin embargo, como padres, ¡estamos en este mundo para ayudar a nuestros hijos! 

Primero, es importante saber qué material es apropiado para la etapa de desarrollo en la que se encuentra su (s) hijo (s).  Algunas formas de acercarse al estudio de las Escrituras serán mejor para algunas edades que para otras, por ejemplo, cuando tenemos niños pequeños que aún no saben leer, podemos usar las Biblias infantiles ilustradas. Estas Biblias,  incluyen dibujos con sus respectivos comentarios para que como padres,  estemos al tanto de la teología y la información que brindan, de tal manera que podamos leer la información antes de dársela a nuestros hijos.

Como padres, debemos ser intencionales y participar activamente sembrando la palabra con estas herramientas en el corazón y la mente de nuestros hijos. Otra idea que puede resultar útil es escuchar la Biblia en el automóvil cuando nos desplazamos de un lugar a otro. También puede  servir escucharla en nuestros dispositivos de reproducción caseros. Existen versiones dramatizadas que ayudan al oyente a meterse dentro de la historia por medio de la teatralización y la caracterización de las voces bíblicas.  

No debemos olvidar hacer una pausa en el audio si surgen comentarios o preguntas. Incorporar las audio Biblias a las tareas cotidianas, ayuda a nuestros hijos a incluir su fe  durante la semana más allá del domingo.

Una de las cosas mas importantes de la interacción con nuestros hijos cuando ellos están comenzando a interesarse en la Biblia, es permanecer abierto a las interpretaciones y sus pensamientos. Es sumamente recomendable abstenerse de corregirlos a menos que sea muy necesario. Tampoco es una buena idea responderles con declaraciones como: ¡muy bien! ¡Qué padre! Etc.  Más bien, debemos hacer preguntas de seguimiento o decir algo como: nunca me lo había imaginado antes. ¡cuéntame más sobre esa idea!  Este tipo de respuestas ayudan a los niños a crecer en su propio descubrimiento de las verdades de la Biblia.  Este proceso se trata de fomentar una relación curiosa con las escrituras. 

Entonces, ¿qué hago si se le ocurren ideas que no son bíblicas? El siguiente paso es interpretar juntos la escritura de forma creativa. Como padres, debemos invitar a nuestros hijos a descubrir el significado del texto. Podemos preguntarles cosas como: ¿Cuál es tu parte favorita? ¿Dónde te ves en esta historia? ¿Dónde podría estar Dios en esta historia? ¿Qué parte es la más importante? Una vez que pongamos las cartas sobre la mesa, invitemos a nuestros hijos a trabajar con las historias que han escuchado. Esto puede ser a través de artes visuales como pintar, dibujar o esculpir. Quizás les guste representar las cosas; sea ​​un padre participante y entusiasta para que hagan una puesta en escena de lo que aprendieron ese día.

Las historias que han escuchado pueden salir a la luz en sus juegos, cuando construyen bloques o hasta en la temática de un videojuego. La idea es estar preparado para ayudarlos en su esfuerzo por entender e integrar las historias que han descubierto. 

Finalmente, no hay mejor manera de integrar las historias de la Biblia en nuestro hijos que orando conforme las Escrituras. Por ejemplo, ayude a su hijo a elegir un versículo que será su oración para la semana, mes, año, etc. Mientras leen y oran la Biblia, hablen sobre algún versículo y si este, podría ser una buena oración para memorizar. Luego escriba el versículo y colóquelo en un lugar donde su hijo lo vea con regularidad; el espejo del baño, la pantalla de la computadora o en su cuarto son excelentes lugares. De esta manera, les resultará más fácil memorizarlo.

Recuerde que una de las mejores formas de criar a un niño que ama la Palabra de Dios es hacer de la lectura de la Biblia un hábito diario. En Amistad de Xalapa tenemos un devocional para niños que le ayudará a tener un tiempo de lectura y meditación de la palabra con sus hijos. Para más información contáctanos en las redes sociales del ministerio Arca del saber. Si realmente queremos que nuestros hijos tengan una fe personal y creciente, lo más importante que necesitan es pasar tiempo en la Palabra como familia. 

2 Pedro 1:3 (DHH)

Dios, por su poder, nos ha concedido todo lo que necesitamos para la vida y la devoción, al hacernos conocer a aquel que nos llamó por su propia grandeza y sus obras maravillosas.

Cuando un Padre se va de casa

 

Hay padres que abandonan a sus hijos y madres que en un momento dado dejan su responsabilidad y eligen marcharse. Las causas que motivan los casos de abandono infantil son múltiples, tan variadas y particulares como las personas involucradas en estas situaciones. Y estas vivencias suelen ser devastadoras para un niño.

Exponemos algunas razones por las cuales los padres abandonan a sus hijos.

Los bebés recién nacidos siguen apareciendo en lugares insospechados y gran parte de los que logran sobrevivir, esconden detrás tristes historias de madres o padres al límite.

El abandono de un hijo no es una decisión momentánea, no es algo por lo que se opte de un instante a otro. Por lo general, suele haber un largo proceso de meditación y reflexión en el que, por las razones que sean, se opta por la más dramática.

  • La pobreza, los bajos recursos y la exclusión social suele ser el desencadenante más común para que un progenitor (o ambos) opten por el abandono de los hijos. En este caso, es esencial que la propia sociedad sepa detectar y actuar a tiempo para no llegar a estas situaciones extremas.
  • El abuso de las drogas y la exclusión social suelen ir de la mano. No obstante, también puede darse el caso de una pareja en la que uno de los progenitores ha caído en el alcoholismo. Como bien suele decirse, los hijos de padres alcohólicos suelen vivir dos tipos de abandonos.

El primero se da en el propio hogar cuando el descuido, la dejadez o incluso la violencia puede actuar como inicio de lo que más tarde puede suceder, que no es otra cosa que el abandono definitivo del núcleo familiar.

Si nos preguntamos por qué hay padres que abandonan a los hijos es importante hablar de los embarazos no deseados. En este contexto, pueden darse situaciones muy diversas. Las violaciones son un factor, así como los embarazos en menores de edad. Son situaciones límite en las que muchas jóvenes se sienten solas sin saber cómo actuar.

Hay padres inmaduros y madres carentes de instinto maternalprogenitores de ambos tipos que, en un momento dado, pueden optar por el abandono de un hijo. No todo el mundo está preparado para esa responsabilidad y aunque se busque de manera voluntaria tener un hijo, la realidad les demuestra que todo lo que acarrea les supera de manera desesperante.

A la hora de comprender por qué hay padres que abandonan a los hijos es necesario profundizar en los problemas de pareja. Las desavenencias, las separaciones, los divorcios complicados, la dificultad para llegar acuerdos en la manutención de los hijos o en la custodia llevan a muchos progenitores a la opción más radical de todas: el abandono definitivo.

La ausencia de un padre o una madre es un abismo incurable en la vida de un niño. También, una herida imborrable en el adulto que ha tenido que crecer con ese vacío. Tengámoslo presente.

Salmos 27:10

10 Aunque mi padre y mi madre me dejen,con todo, el SEÑOR me recogerá.

 

Ayunando en Familia

El Dios en quien creemos ve mucho más allá de nuestras mentes limitadas pueden abarcar. cuando leemos la Biblia o escuchamos la palabra cuando JOSUE declaró:

" Pero yo y mi casa serviremos al Señor" ( JOSUE 24: 15), pensamos en nuestros cónyuges, nuestros hijos, nuestros nietos, esto me enseña que Dios ve generaciones.

Es por eso la importancia de los ayunos en familia, es también un ayuno colectivo pero más exclusivo, donde involucramos a los miembros de la familia.

 

En el libro de Esdras capitulo 8:21-23

 

21 Luego, estando cerca del río Ahava, proclamé un ayuno para que nos humilláramos ante nuestro Dios y le pidiéramos que nos acompañara durante el camino, a nosotros, a nuestros hijos y nuestras posesiones. 22 En realidad, sentí vergüenza de pedirle al rey que nos enviara un pelotón de caballería para que nos protegiera de los enemigos, ya que le habíamos dicho al rey que la mano de Dios protege a todos los que confían en él, pero que Dios descarga su poder y su ira contra quienes lo abandonan. 23 Así que ayunamos y oramos a nuestro Dios pidiéndole su protección, y él nos escuchó.

 

¿Qué está sucediendo en este pasaje?

Después de setenta años de cautiverio en Babilonia, Esdras estaba a punto de guiar a un remanente de Israel, una generación entera de jóvenes que nunca habían visto el templo de Jerusalén, incluyendo a niños muy pequeños, e iban de regreso a tierra Santa.

 

Iba a ser un peligroso viaje de regreso, pero ellos habían presumido de la poderosa mano de protección De Dios, antes de salir, así que tenían que actuar en Fe y creer sus propias palabras. Asentados al lado Del Río, Esdras proclamó un ayuno a fin de que el pueblo se humillara delante De Dios y buscara su rostro. Ellos necesitaban saber el camino que deberían tomar, por su protección y por la protección de los pequeños.

 

Como familias ayunamos porque necesitamos saber cuál es el camino correcto para nuestras vidas, no necesitamos ser confundidos respecto a nuestro futuro o a las decisiones que debemos tomar.

 

Ayunemos para decidir y así ayudar a nuestros hijos a conocer a Dios de una manera personal, mostrándoles que Dios interviene en los asuntos de los hombres cuando le buscamos en oración y ayuno.

 

En la Biblia encontramos varios ejemplos de cómo el pueblo, por familias , oraba y ayunaba delante De Dios para pedir su guianza.

 

Esdras Ora y ayuna por los pequeños que iban a acompañarlos en este largo viaje de regreso a la tierra prometida, piden protección y cuidados de parte De Dios; una generación completa estaba en peligro y Esdras veía el potencial de la siguiente generación.  Así nosotros debemos de ayunar y orar en familia para que el potencial de la siguiente generación y generaciones no se pierda sino que logre el plan y el propósito de Dios para sus vidas.

 

Dios siempre está atento a nuestra súplica. La respuesta de Dios a Esdras lo registra el verso 31:

"Durante todo el trayecto Dios nos acompañó y nos libró de nuestros enemigos y asaltantes".

 

Cuando como familia no sepamos que hacer, que decisión tomar practiquemos el ayuno, le estamos mostrando a Dios, como lo hizo Josafat: "no sabemos que hacer y a ti acudimos" (2 de Cronicas 20:12. NTV).

Por David Meneses

¿Por qué ayunamos?

Pero este género no sale sino con oración y ayuno”.

Mateo 17:21 RVR 1960

 

Introducción

El ayuno sin oración es una dieta para el cuerpo, sólo con un efecto físico para el que lo realice. Pero un verdadero ayuno tiene resultados sobrenaturales cuando va acompañado de la oración. La oración es la comunicación directa con Dios a través de nuestras palabras, es parte de nuestra vida espiritual. Dios no puede hacer nada en la tierra si no es a través de nuestras oraciones, éste orden está establecido por el Padre al coronar a Jesucristo como Rey de Reyes y Señor de Señores, sujetando toda autoridad bajo sus pies. Jesucristo nos da la garantía que si pedimos cualquier cosa conforme a la voluntad del Padre en su nombre, él nos iba a responder. Así que tenemos la gran oportunidad y la base legal para establecer el reino de los cielos en todas las áreas de nuestras vidas al utilizar estas llaves para tener los cielos abiertos a nuestra oración y la respuesta oportuna a nuestro clamor. El ayuno y la oración caminan juntos. Entonces ¿Por qué ayunamos?

 

1.   Ayunamos para crucificar nuestra carne

 

Nuestra carne es la naturaleza caída de nuestra vida y tenemos que debilitarla para que nuestro espíritu se fortalezca. Jesucristo nos enseñó en esta tierra, que si queríamos ser verdaderamente sus discípulos teníamos que tomar nuestra cruz cada día. El apóstol Pablo también nos refiere que nuestra carne funciona egoístamente y tiende al pecado a través de los pleitos, las iras, las contiendas, los pecados sexuales, los chismes, la idolatría, la manipulación y cosas semejantes. En Isaías 58, Dios confrontaba al pueblo de Israel por la forma egoísta y equivocada por la cual ayunaban. Por eso, ayunamos para debilitar nuestra carne y someterla al Espíritu de Dios a través del abstenernos de ciertos alimentos, pero enfocados en una actitud de oración, arrepentimiento y acciones que nos lleve a crucificar nuestra carne: perdonar en vez de guardar resentimiento, consagrarnos y abandonar pecados, dejar de murmurar y honrar, alabar en vez de quejarnos, bendecir en vez de maldecir. El ayuno se hace de forma natural para tener efectos sobrenaturales: la trasformación de nuestro corazón, la renovación de nuestra mente y la tenacidad de nuestro carácter. 

 

2.   Ayunamos para humillarnos delante de Dios

 

En 2a Crónicas 7:14 Dios nos da la condición para responder nuestras oraciones: humillarnos y arrepentirnos. Ayunamos para que Dios nos confronte con la verdad de su amor, nos limpie de todo pecado y nos transforme. Humillarnos nos es llamar la atención para nosotros mismos, es poder romper el egoísmo de nuestra carne y buscar la voluntad de Dios para nuestras vidas, nuestras familias, nuestra ciudad y todo nuestro país. El ayuno nos lleva a acciones que reafirman nuestro arrepentimiento. Al humillarnos y arrepentirnos abriremos el cielo sobre nuestras vidas, nuestra familia y sobre nuestra nación. Hay un doble efecto para el que ora y ayuna de esta manera: primero Dios cambia la realidad; y segundo, Dios cambia al intercesor. 

 

3.   Ayunamos para establecer la voluntad de Dios aquí en la tierra

Dios está obligado a responder nuestras oraciones cuando nos humillamos y nos convertimos de nuestros malos caminos. Reafirmamos, el ayuno nos debe de llevar a actuar para hacer la voluntad de Dios. En la base legal de ésta promesa: Dios perdonará nuestros pecados, abrirá los cielos y sanará nuestra tierra. Los resultados son gloriosos, Dios establece su reino y su voluntad en nuestra vidas, junto con todos los beneficioes que esto significa. Orar y ayunar humillándonos ante Dios abre el cielo mismo a nuestra oración.

4.   Ayunamos para conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas.

En Daniel 10:1-3 encontramos esta gran verdad. Daniel ayuno por el lapso de 21 días, hasta que recibió la respuesta de parte de Dios. Es conocido que Daniel era un hombre de oración, su hábito era conocido por todo el imperio, oraba 3 veces al día: por la mañana, en la tarde y en la noche. Pero, cuando busco la respuesta de parte de Dios ayuno. Ayunar, como lo hemos comentado debilita nuestra carne pero fortalece nuestro espíritu. Al orar y ayunar entramos a la dimensión espiritual de la revelación de parte de Dios para poder tomar decisiones sabias y entendidas de los tiempos que estemos viviendo. 

 

Conclusión

El ayuno es parte de nuestra vida espiritual de oración, pero cuando somos intencionales en humillarnos, arrepentirnos y buscar la voluntad de Dios en nuestras vidas, veremos resultados sobrenaturales trayendo el reino de los cielos a todo lo que hemos clamado. 

 

 

 

Por  Israel Téllez

 

 

    

Emprender en tiempo de Crisis

“Acuérdate del Señor tu Dios. Él es quien te da las fuerzas para obtener riquezas, a fin de cumplir el pacto que les confirmó a tus antepasados mediante un juramento”

Deuteronomio 8:18 NTV

“…De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente”

Hebreos 6:14 RVR 1960

Introducción

Unas de las cosas más sorprendentes de vivir una vida de fe es activarla, ejercerla y experimentarla. La fe no tan solo nos lleva a confiar en Dios, sino nos lleva a transformar nuestra realidad a través de la acción. La fe sin acción es pura pasión. De vital importancia es poder explotar nuestra fe creativamente para enfrentar toda crisis. La fe en Dios trae los recursos, la provisión y la respuesta a todas nuestras necesidades. La fe, activa la promesa de Dios que nos da fuerzas para obtener riquezas y ser multiplicados en todo lo que emprendamos. A través de la fe te puedes levantar con la seguridad que tendrás la dirección, la bendición y todo el respaldo de parte de Dios. Pon en acción tú fe para emprender las mejores empresas de tu vida. 

¿Cuál es tu Zona Cero?

El 11 de septiembre del 2001 en un radiante mañana en la ciudad de Nueva York, en los Estados Unidos de Norteamérica derribaron las Torres Gemelas a través un atentado terrorista donde estrellaron 2 aviones contra las colosales construcciones; murieron 3,016 personas y resultaron heridas otras 6,000. El impacto sobre el mundo fue de tal magnitud, que la historia moderna cambio a través de ese suceso. 

Los canales de televisión de todo el mundo trasmitían una y otra vez los impactos de los aviones sobre cada una de las torres, los derrumbes de las mismas y la zona de destrucción denominándola: Zona Cero. Éste concepto surge como el suelo o la zona inmediatamente arrasada después de una explosión nuclear, el epicentro de un temblor o una tragedia similar. Sin embargo, lo que fue un lugar de muerte, tragedia, dolor, desesperanza e incertidumbre, ahora se levanta como un imponente lugar de honra, de memoria, de prosperidad y de fortaleza que se representada en la Torre de la Libertad hoy denominada One World Tarde Center. 

¿Cuál es tu Zona Cero?¿Cuál es tu tierra arrasada? Puede ser la pérdida de un familiar, el fracaso de tu matrimonio, la quiebra de tu empresa, la ruina económica por la falta de trabajo, la traición de un amigo, el abandono de colaboradores, una enfermedad grave, la rebeldía de un hijo, el abandono de tu pareja, una injusticia legal, un chisme que allá destruido tu reputación o cualquier cosa que te haya saqueado tu amor, tu ánimo, tu salud o tu fe. 

Las personas se levantan a la acción través de una gran tragedia o a través de una gran inspiración. La Zona Cero es determinante para que actives la fe que hay dentro de ti y convertirla en una Torre de Libertad. La fe enfrenta la ruina y la destrucción sabiendo que Dios tiene el poder de levantarnos todas las veces que sean necesarias. Tienes el poder a través de la fe de emprender algo totalmente nuevo. 

“Pues estoy a punto de hacer algo nuevo. ¡Mira, ya he comenzado! ¿No lo ves? Haré un camino a través del desierto; crearé ríos en la tierra árida y baldía”

Isaías 43:9 NTV

Se necesita creatividad para emprender 

Las dificultades cómo las crisis son impulsores vitales para la creatividad. Las empresas que sobreviven son aquellas que innovan, porque ven una oportunidad en el presente y miran al futuro. En este tiempo hay empresas que siguen trabajando e innovando en ofrecer sus productos o servicios. Pero también, otras compañías o personas que hay llegado a su Zona Cero, donde se han derrumbado o han tenido que cerrar. Pero lo importante de la creatividad es no pararse. Una idea revolucionaria viene por una disciplina de intentos. Por eso, la fe es creativa y no busca atajos, enfrenta el presente pensando en el futuro. 

Piensa la forma en que puedes innovar tu empresa, tu servicio, tu trabajo o tu producto, o si es necesario cambiar de rumbo radicalmente, pero no te pares, innova. La creatividad tiene el poder para reinventarse y renovarse. Considere que el mundo ya cambio, enfóquese en trabajar creativamente para los próximos 3, 5 y 10 años.  

Se honesto en tu emprendimiento

La honestidad es vivir en la verdad. Maneje su empresa, su servicio o su producto honestamente. Estudios de mercadotecnia demuestran que si usted ofrece un buen servicio ganara 16 clientes más, pero si usted ofrece un mal producto o mal servicio perderá 63 clientes. En este aspecto, la honestidad siempre ganará un cliente y en tiempos de crisis es mejor tener un cliente que ventas. La razón principal es porque las ventas son relativas, los clientes no. El mundo se está moviendo para vender todo lo que se pueda, pero lo que permanecerá son las marcas o compañías que honran sus valores y mantienen a sus clientes satisfechos. ¿Cuál es el valor agregado que da a sus clientes?

Podemos saber mejor que nadie lo que representa un buen servicio de telefonía o mantener una cuenta de banco en una institución, al fin y al cabo las calificamos por su servicio y su atención hacía nosotros. Si te has cambiado de compañía, sabes claramente la razón de la importancia de la honestidad de un servicio o producto. 

Lo mismo se puede trasladar a las relaciones, se honesto contigo mismo y con los demás, no te engañes, ni tampoco engañes a los demás. Si eres papá o mamá se honesto al dirigirte a tu familia, al amarlos y establecer los límites que traen una verdadera libertad y gozo a tu familia. Si eres soltero tienes que saber que la honestidad es uno de los fundamentos para establecer una relación, o si estás casado o casada sabrás que la fidelidad es un cimiento fuerte en tu matrimonio. Estos ejemplos dependen totalmente de vivir en honestidad. 

Renuévate una y otra vez

La renovación tiene que ser una disciplina constante, porque los cambios siempre aparecen. Las personas como las compañías que se mantienen vigentes son aquellas que se adaptan a los cambios. La renovación es enemiga del conformismo o la mediocridad. El apóstol Pablo escribía a los romanos que no se conformarán a este siglo, sino que se transformarán por medio de la renovación de su entendimiento (Romanos 12:2). La renovación rompe estructuras mentales. 

Posiblemente tus clientes venían a tu negocio, pero si tú cambias tu mente puedes llevar tu negocio a tus clientes. 

Conclusión

No tengas miedo de fracasar, todo emprendimiento necesita intentos, errores, redirecciones, enfoque. Lo que no  puedes hacer es quedarte en tu Zona Cero, tienes la promesa y el respaldo de Dios para bendecirte y prosperarte. La habilidad de hacer riquezas está dentro de ti, pero no olvides el propósito principal de emprender algo es para levantar una Torre de Libertad y no una prisión de oro. 

Nuestras Oficinas

  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

Contáctanos

  • 228 8 14 91 21

    228 8 15 98 45

     

    WhatsApp 2281 49 46 84

Nuestras Sedes
  • •Avenida Xalapa #103 Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

  • •Arco Sur #109 Colonia Reserva Territorial Xalapa, Veracruz

  • •Bernal Díaz del Castillo #65
    Colonia Revolución Xalapa, Veracruz