La pluma del Director

No pierdas la esperanza

Juan 5:1-18 

 

Ustedes saben que perder la esperanza es muy fácil. Los seres humanos somos presa fácil del desconsuelo y la desesperanza en la vida.  Los problemas a nuestro alrededor, las necesidades y conflictos que experimentamos en nuestro diario vivir  pueden, con toda facilidad influir de forma negativa en nosotros al punto que no tengamos esperanza de nada en nuestro interior. 

 

¿Qué sucede cuando estamos en esa situación?

 

  • NUESTRA FE SE DEBILITA: Dejamos de ver las cosas poderosas de Dios y nos enfocamos solo en lo que estamos viviendo, en ocasiones nos alejamos de Dios y buscamos lugares que nos contaminan espiritualmente
  • NUESTRO LENGUAJE CAMBIA: Nos volvemos criticones, escépticos, juzgamos a los demás, hablamos negativamente y continuamente solo nos quejamos de nuestra condición. 
  • Nuestra VISIÓN SE PIERDE: No podemos ver más allá de lo que estamos viviendo, nos enfocamos solo en lo que está a nuestro alrededor, esperamos ayuda solo de quienes nos rodean y esta no llega.
  • NUESTRO PENSAMIENTO ES PESIMISTA: Nos sentimos solos, abandonados, despreciados, rechazados y solo deseamos morir.

 

¿Por qué? Porque hemos perdido toda esperanza, sin embargo te animo a que te levantes. Esto es precisamente lo que puede estar ocurriendo a nuestro país, los mexicanos podemos estar ya desesperanzados y diciendo que todo seguirá igual, que nunca cambiará nada, pero te tengo una gran noticia: ¡Dios es el mismo ayer, hoy y por siempre! y quiere hacer cosas poderosas en tu vida para que tu condición cambie y así pueda cambiar también la condición de este país.

 

Así que no es tiempo de tirar la toalla, no es tiempo de salir huyendo, no es tiempo de dar la espalda a las situaciones y huir despavorido. Este es el tiempo de abrir nuestros ojos y creer que Dios, nuestro Dios, HARÁ grandes cosas en nosotros.

 

Si lees Juan 5:1-18 verás que el paralítico llevaba 38 años en esa condición, toda una vida desperdiciada, abandonada, con tremendas limitaciones y con muchas excusas. ¿Te has dado cuenta que cuando perdemos la esperanza de cambiar nos volvemos expertos en brindar excusas o argumentos que justifiquen el por qué estamos como estamos? ¿De qué estaba convencido el paralítico? Ante la pregunta de Jesús: “¿Quieres ser sano?” el paralítico respondió con una serie de argumentos que explicaban el porqué estaba como estaba en ese momento.

 

El estaba convencido de que “su condición” jamás cambiaria, ¿te suena familiar? cuántos de nosotros usamos nuestro lenguaje para expresar el por qué no podemos cambiar. Si tienes problemas financieros tal vez digas: “si tan solo me sacara un premio,  todo lo que haría”. Si estás enfermo: “mi condición va a empeorar y no hay medicina capaz de sanarme” Si tienes problemas en casa: “creo que lo mejor sería que yo me fuese o mejor aun que me muriera” Siempre terminamos expresando lo negativo con nuestra boca.

 

El problema que enfrentamos aquí es que el paralítico no tenía deseos de cambiar, este si es un agudo problema. Muchos ya se han conformado a la situación y solo están pidiendo fuerzas para resistir. ¡NO! Pide misericordia, pide misericordia a Dios, porque entonces. Él enviara a sus ángeles para que te ayuden y  resuelvan tus problemas.

 

Hoy tienes que creer que Dios tiene el poder para cambiar tu CONDICIÓN. Pero no debes quedarte allí, debes creer que TAMBIEN El te ama y que quiere mostrar en ti Su misericordia para cambiar todo en tu vida y llenarte de esperanza.

 

¿Crees que Dios puede hacer algo contigo?

Muchas veces somos nosotros quienes limitamos el poder de Dios al poner nuestra mirada en las cosas de esta tierra, nunca pongas tu mirada en ello, ni en tus circunstancias sino pon tu mirada en El Señor nuestro Dios Todopoderoso. Cuando levantamos nuestra mirada a Dios, de Él descenderá Su Espíritu y nos dará poder para vencer toda circunstancia alrededor de nosotros.

 

Oración

Padre, ayúdame a levantarme, a vencer toda circunstancia y a creer que tu misericordia caerá sobre mi vida y la de los míos. Confío en que los planes que tienes para mí son de bienestar y empiezo a ver un futuro glorioso. En el nombre de Jesús. Amén.

Sueños grandes para Ti

 

"Luego el Señor lo llevó afuera, y le dijo:  -Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes.  Así de numerosa será tu descendencia”

- Génesis 15:5 -

 

 

Abram estaba durmiendo en su tienda y en una visión, Dios se le aparece y le habla: ¡Abram, Abram, levántate! ¡Sal de la tienda inmediatamente! Le dijo que contara las estrellas del cielo, que así de numerosa seria su descendencia. Después le cambia el nombre por Abraham, que significa "Padre de multitudes", y a Sarai por Sara, que significa "princesa".

 

Cuando alzamos la mirada al cielo, podemos concebir sueños y fe. Hay muchos que han abandonado sus sueños y han perdido la fe pero deben salir de sus tiendas y contemplar el cielo. 

 

El profesor C.S. Lewis, dijo: "Aspira al cielo, y obtendrás la tierra. Aspira a la tierra y lo perderás todo". Slaph Pelikan, profesor de la Universidad de Yale, dijo: "Si uno mira la tierra se convierte en pesimista, pero si uno mira el cielo se convierte en optimista. Si miras la tierra, te vuelves melancólico, y si miras el cielo, te conviertes en una persona activa y alegre". Por eso, debemos salir de nuestra tienda, la tienda es pequeña. Uno se golpea, porque es poco espaciosa. Cuando te sientes solo en tu tienda tu esperanza se empequeñece, y la frustración o la desesperanza se apoderan de ti.

 

¡Sal de tu tienda! ¡Levanta tu mirada! Es hora de que contemples el cielo, y concibas el sueño de Dios. El sueño del mundo no puede brindar una felicidad genuina y duradera, por más que la humanidad haya logrado avances en todas las áreas del conocimiento humano, solo el sueño de Dios puede brindarnos felicidad eterna. 

 

Así que, queridos amigos salgamos de nuestra tienda, ya sea que nos encontremos en una zona de confort, de seguridad, de conformismo, o de problemas y dificultades, volvamos nuestra mirada hacia Dios y levantemos el vuelo a grandes cosas que Él tiene para todos nosotros. La verdadera felicidad se encuentra en Dios, en Cristo y si te vuelves a Él, ¡verás las grandes y maravillosas cosas que tiene preparadas para ti!

 

 Oración:

"Padre, te doy gracias por la vida que me has dado, quiero conocer tus planes y propósitos para mi vida en esta tierra. Revela a mi corazón tus sueños y dame la capacidad de llevarlos a cabo". En el Nombre de Jesús. Amén.

Un llamado de fe

 

Nuestros corazones deben llenarse de fe y creer que este mal que estamos viviendo Dios lo puede transformar en bien... 

 

Cuando se tiene temor y miedo no se puede tener una nación grande. Una persona  pequeña cuando pierde el miedo tiene un futuro asegurado porque su vida se llena de fe. 

 

México necesita que sus hombres y sus mujeres se levanten y se llenen de fe. La Biblia nos cuenta la historia de José, de cómo este joven sufrió el desprecio de sus hermanos, el abandono, las falsas acusaciones y se mantuvo firme en su convicción  y al final de sus días pudo declarar ante su familia y hermanos: “ustedes lo hicieron pensando hacerme daño”, pero Dios transformó ese mal en bien  para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar a mucha gente. Así que no tengan miedo..” Génesis 50:20

 

Nuestros corazones deben llenarse de fe y creer que este mal que estamos viviendo Dios lo puede transformar en bien; ¿Cómo puede ser esto, te preguntarás? Muy sencillo, Dios tiene el poder para cambiar todas las cosas si se lo pedimos con fe.  

 

Para ello veamos tres cosas que hizo José durante toda su vida.

 

  • JOSE NUNCA PENSÓ NEGATIVAMENTE

 

La lucha que todos nosotros enfrentamos día a día es en nuestra mente, impactados por los acontecimientos de nuestro diario vivir, creemos que las cosas nunca cambiaran y que el mal reinará y destruirá nuestras vidas, familias y nación, pero esto pude cambiar, si estoy convencido de ello. ¿Cuándo? Cuando México se vuelva a Dios de todo corazón y abrace los principios y valores que se encuentran en la Biblia.

 

  • JOSÉ SE ESFORZÓ AL MAXIMO

 

El nunca bajo los brazos en señal de derrota. Aunque todo a su alrededor le era contrario, sus hermanos lo despreciaron y lo vendieron como esclavo, fue acusado por la esposa de su dueño de intento de violación, falsamente por cierto, enviado a la cárcel y olvidado en ella por alguien a quien él había auxiliado en todo lugar que él estuvo siempre se esforzó al máximo. El era el primero en servir, el primero en ayudar y la Biblia declara, “Dios estaba con Él”. Esto es lo que necesitamos, hombres y mujeres de fe que depositen su  confianza en Dios para esforzarnos y trabajar al máximo hasta lograr los cambios y los resultados que esperamos.

 

  • JOSÉ FUE INTEGRO

 

Él practicó la integridad en su vida todos los días. Él estuvo dispuesto a vivir de acuerdo a sus convicciones, no cambió por las cosas que estaba sufriendo o padeciendo, se mantuvo firme creyendo que Dios estaba detrás de todo lo que le sucedía. Dios lo recompensa y lo hace primer ministro del imperio más poderoso de su época. Dios es fiel y nunca se olvida de los que tienen fe en Él.

 

ORACIÓN:

Padre te pido en el Nombre de JESÚS que me llenes de fe para creer que 

Se requiere coraje

 

 

Es el momento de ser fuerte y tener mucho coraje. En realidad no sé si hubo otro momento en nuestra historia contemporánea donde el coraje y la fe fueron tan necesarios.

 

La situación que azota nuestro país de inseguridad con el tráfico de drogas, tráfico de personas, insensibilidad ante el dolor de los demás está alcanzando niveles que no sospechábamos que alcanzarían. Es muy difícil de vivir confiados ante tanta desvalorización de la vida, pero ¿qué hacer?

 

Es tiempo de despertar y levantarnos, no en armas, pues esto solo conduciría a más muertes innecesarias, ¡NO! Es tiempo de levantarnos con coraje y una fe renovada en las promesas de Dios para la humanidad. En las promesas de Dios para nosotros, porque vivir con coraje requiere de aliento, y a veces el único que puede alentarte eres tú mismo.

 

Cuando Dios creó al ser humano, la Biblia dice que sopló en Él aliento de vida y es en ese mismo lugar donde todo ser humano recibirá aliento para levantarse y pelear por los suyos, luchar porque se establezca la verdadera justicia en esta tierra.

 

Este es un llamado para ti, es tiempo de que vuelvas tu rostro a Dios. De que en verdad tomes en serio tu vida y veas que el verdadero PROPÓSITO de la misma se cumple en Dios y que separado de Él, como has vivido hasta ahora, nada se puede hacer. 

 

Albert Einstein lo dijo: "Si siempre has hecho las mismas cosas, no esperes en recibir algo diferente". 

 

Jesús dijo: "Yo soy la vid vosotros los pámpanos, separados de mi nada podéis hacer..."y es precisamente donde la humanidad ha fallado, ha vivido lejos de Dios; pero es el tiempo de considerar lo que Dios ha dicho en su Palabra. Si la Biblia ha logrado permanecer por tantos años entre nosotros, a pesar de los ataques que en diferentes etapas de la historia ha sufrido para destruirla, es porque tiene la verdad entre sus páginas y estas tienen mucho que enseñarnos para cumplir el PROPÓSITO de Dios para la raza humana.

 

Así que te invito para que te llenes de coraje y fe, y digas: "Yo voy a hacer que las cosas sucedan, no voy a permitir que todo siga igual en mi vida, en mi familia, en mi ciudad y en mi nación, yo puedo ser la diferencia y con fe en Dios voy a levantarme e influir en otros para hacer que esto cambie".

 

Si uno a uno nos llenamos de este pensamiento y nos volvemos a Dios para pedir perdón y nos humillamos, Él dice que oirá desde los cielos, perdonará nuestros pecados y sanará nuestra tierra" (2ª Crónicas 7:14).

 

Nuestro México necesita sanidad, libertad, fe para creer que se puede cambiar y que esta sociedad puede ser diferente.  

 

Te animo, acércate a Dios, búscale de todo corazón y deja que Él sea el Señor de tu vida.

 

ORACIÓN:

 

Señor Jesús, toma mi vida en tus manos. He vivido lejos de ti pero ahora quiero estar cerca, ayúdame y perdóname todo pecado, quiero ser diferente.

¿Qué tienes en tu mano?

Cuando tenemos una necesidad nuestra mentalidad suele:

 

  • ver lo que tenemos,
  • ver lo que somos capaces de hacer o
  • ver quién podrá ayudarnos para salir de esa necesidad.

 

En el primer caso buscamos que lo que tenemos se equipare con el tamaño de la necesidad para estar en paz y pensar que todo está resuelto.

 

En el segundo caso no empezamos a trabajar en la solución de nuestras necesidades porque creemos que no estamos lo suficientemente preparados para solucionar las cosas, nos quedamos esperando hasta ser completamente capaces y tardamos así la respuesta a lo que Dios quiere hacer.

 

La tercera solución que siempre se nos ocurre no es la mejor de todas, porque todos sabemos que cuando estamos en necesidad no vemos a nuestro alrededor la ayuda y por lo regular nos quedamos solos.

 

Hoy te tengo una gran noticia. Dios está interesado en tu vida, quiere empezar a hacer grandes cosas, milagros por ti y a través de ti. La Biblia está llena de enseñanzas donde Dios se acerca a los hombres y les pregunta: ¿Qué tienes en tus manos?

 

Cuando Dios se acercó a Moisés y lo mandó a liberar a Israel de la esclavitud en Egipto, Moisés respondió: “tengo una vara" (Éxodo 4:14) y con ella, Dios hizo maravillas y el Faraón dejó ir libre al pueblo. Dios quiere empezar a realizar milagros en tu vida y a través de tu vida para bendición de otros. Jesús también preguntó a los discípulos qué era lo que tenían para alimentar a los cinco mil hombres que durante tres días lo habían seguido escuchando y ya tenían hambre, uno de ellos le presentó el desayuno de un  muchachito, y le pregunto: "¿Pero qué es esto para tantos? Jesús no preguntó ¿Cómo?, él pregunto: ¿Cuántos...? Esa es la clave, Dios quiere que aprendamos en estos tiempos que tenemos que confiar en Él aunque tú no veas una solución.

 

Dios no pregunta ¿Cómo vamos a resolver tus necesidades? Él te pregunta ¿Qué es lo que tienes en tus manos para resolver tus necesidades? Él quiere que aprendamos que todo lo que está en nuestras manos es una semilla, pero que lo que se encuentra en las manos de Dios es una cosecha. Pon en manos de Dios lo poco que tienes y entonces empezarás a ver cosas extraordinarias suceder en tu vida. Por eso en este tiempo Dios te pregunta, ¿Qué tienes en tus manos?

 

Yo te animo en este día a que lo  "poco"  que tienes en tus manos lo pongas en las manos suyas y verás suceder grandes cosas. Tú fuiste creado para la grandeza;  recuerda, no te fijes en lo poco que tienes, cambia tu mirada y pon tus ojos en Dios. ¡Él es todopoderoso y para Él todo es posible!

 

Oración:

Padre, gracias por tu amor a mi vida. Hoy decido depender de ti en todo y para todo. Toma lo que tengo en mi vida, aunque es poco, en ti será multiplicado. Gracias, en el Nombre de Jesús, Amén. 

Cuidando nuestra familia

Uno de los grandes conflictos que viven las familias es la desintegración. Esto trae como consecuencia familias disfuncionales, ocasionando un sinnúmero de problemas en su interior y a la sociedad en general.

 

El gran científico alemán-estadounidense, Albert Einstein dijo: "La educación es aquello que permanece, cuando uno ha olvidado todo lo aprendido en el colegio". Y cuánta razón tienen estas palabras, la verdadera educación se recibe en casa, en el interior de la familia, por eso todos los que somos padres tenemos una gran responsabilidad para educar a nuestros hijos y hacer de ellos hombres y mujeres de bien.

 

El escritor sagrado dijo: "Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará". Si como padres aplicáramos esta sencilla instrucción, les aseguro que la sociedad empezaría a cambiar desde su fundamento, que es la familia.

He aquí tres consejos prácticos y sencillos para brindar educación y atención a nuestros hijos:

ATENCIÓNTus hijos necesitan atención de tu parte. Por el ritmo de vida que llevan, las necesidades materiales de la familia, trae como consecuencia que en casa ambos trabajen, padre y madre, y los hijos se quedan a cuidado de terceras personas. Esto es algo que los pequeños no comprenden, ellos quieren la atención de sus padres, ellos te necesitan a ti. El consejo que te doy es uno muy sencillo: dedica tiempo día a día, a tus hijos. De 15 a 30 minutos, muestra interés en lo que ellos hacen, y en sus intereses.

 

AFECTO

Ellos requieren de afecto. El problema número uno de los jóvenes es la falta de aceptación en sus hogares. Los hijos requieren de la aceptación de sus padres eso les brinda estabilidad emocional. Ellos necesitan ser valorados, ser apreciados. Nuevamente por el ritmo de trabajo que la sociedad actual impone, muchos progenitores están todo el día fuera de casa, no prestan atención a sus hijos ni les brindan afecto.

 

Al llegar a casa, cansados de un día lleno de problemas y dificultades, llegan y al acercarse los hijos hay un rechazo hacia ellos producto del cansancio. Tú como padre o madre esperas comprensión de ellos, pero ¡alto!, quien debe comprender, aceptar y escuchar, eres tú a ellos. Un consejo práctico es que minutos antes de llegar a casa te prepares y veas a tus hijos correr hacia ti y tú con una gran sonrisa abrazarlos y preguntar como estuvo su día.

DISCIPLINA

Los hijos necesitan disciplina, y disciplina NO es solo golpes, la disciplina bien entendida son: "parámetros bien establecidos, que son muy claros y consecuencias que se reciben cuando se violan esos parámetros".

Los hijos necesitan saber cuáles son los límites en los que pueden moverse. La casa debe de tener reglas, eso les brinda seguridad a todos y cada uno de tus hijos. En las consecuencias es importante que tanto tú como tu cónyuge estén de acuerdo, para evitar que se diluya la autoridad de alguno de ustedes.

Si aplicamos estos sencillos consejos, tendremos hijos seguros, estables y sanos que aportaran cosas benéficas y positivas a esta sociedad, les animo a aplicarlos a sus vidas.

ORACION

Padre,  gracias por la gran bendición de tener y disfrutar a mis hijos, te pido que ellos sean guardados de todo peligro y de todo mal. Derrama de abundante bendición sobre sus vidas cada día. En el nombre de Jesús, Amén.

 

Nunca desistas

 

La Biblia nos anima cada día a levantarnos de las circunstancias que vivimos. Cada mañana vamos a escuchar a Dios decirnos: “Este es el día que Yo hice para ti, estaré contigo y te sostendré”.  Lea lo que el Espíritu Santo inspiró a escribir al apóstol Pablo: “que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados, perseguidos, mas no desamparados, DERRIBADOS, PERO NO DESTRUIDOS.”(2a de Corintios 4:8‑9).

Hay una característica común que se ve en la vida de personas excepcionales: JAMÁS SE RINDEN. Reciben golpes, caen, son insultadas y durante un largo tiempo parece que no llegan a ningún lado.  Pero cada vez que caen, se levantan. Es imposible destruir a esas personas.

Nada ni nadie puede derrotarte a menos que decidas no levantarte otra vez. La decisión es personal y debemos de tener el valor de continuar en la lucha. La vida es así.  Peter Lowe, fundador de la exitosa organización de seminarios sobre el éxito llamada Succes Seminars, comenta: “La característica más común que he encontrado en las personas que tienen éxito es que han conquistado la tentación de desistir, de abandonar. En tiempos difíciles, no dejes de hacer cosas difíciles, en lugar de detenerte, sigue ¡Nunca desistas!

La derrota solo llega a las personas cuando la admiten, su éxito va a  ser medido por su disposición a seguir intentando; como lo dijo el apóstol Pablo: “…derribados, pero no destruidos…” esa debe ser la actitud en la vida de todo aquel que tiene su fe puesta en el Señor. Tenemos que seguir intentándolo hasta que logremos hacer lo que Dios nos manda en su Palabra. 

Dios le dio una instrucción a Josué: “Esfuérzate y se valiente...” y esas palabras deben de estar grabadas en nuestra mente para que no desistamos ni seamos derrotados. Dios nos ha llamado a vivir una vida victoriosa, Él nos ha dotado de su poder para que seamos más que vencedores. Por difíciles que sean las cosas, ¡nunca te rindas, nunca desistas! Tenemos la promesa de que Él estará a nuestro lado siempre.

Oración

Padre, has que en todo sea más que vencedor. Que las circunstancias de la vida no me hagan desistir a seguir adelante, sino hasta alcanzar las cosas que Tú dices que son mías. Gracias en el Nombre de Jesús. Amén.

 

No dejes de hacer lo que sabes hacer

El fracaso está esperando en el camino de aquel que es menos persistente. El mundo actual gira alrededor del éxito, la productividad, la eficiencia; todos los días somos bombardeados con encuestas, programas y acciones que debemos de hacer, si queremos tener éxito. 

 

La Biblia lo resume en estas palabras: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a lo que en él esta escrito; PORQUE ENTONCES HARÁS PROSPERAR TU CAMINO Y TODO TE SALDRÁ BIEN” (Josué 1:8).

 

Si la humanidad entera aplicara los principios que encontramos en este Libro Sagrado; el mundo, nuestro mundo, sería un lugar mejor para vivir; el problema estriba en que muchos de nosotros no sabemos qué es lo que tenemos que hacer. 

 

Cada uno de nosotros tiene el potencial y la oportunidad para el éxito. Toma tanto esfuerzo vivir en forma improductiva como vivir una vida efectiva y siempre cuesta más hacer lo que no es correcto que hacer lo que es correcto. Sin embargo, millones de vidas sin rumbo se encuentran en prisiones que ellas mismas han construido, simplemente porque no han decidido en qué forma invertir sus vidas. Muchas de ellas están persuadidas a no creer en nada y es allí donde se finca su derrota y su fracaso.

 

Alguien dijo: “Un hombre que no tiene principios no le saca mucho a la vida”. Ningún viento sopla a favor de una barca que no tiene destino, una persona sin metas es como un barco sin timón. Si hacemos las cosas que Dios le habló a Josué antes de entrar a poseer la tierra prometida estaremos seguros de que todo nos saldrá bien y de que tendremos éxito: 

 

·      Nunca nos apartemos de la Palabra de Dios,

·      Meditemos en la Palabra de Dios  y

·      Obedezcamos sus mandamientos.

 

¡Solo tres cosas que debemos hacer y nunca dejar de hacerlo!

 

Oración

Padre, quiero conocer tu Palabra y te pido que me des el poder para creer y ponerla por obra. Te necesito y quiero vivir haciendo el bien todos los días de mi vida. En el Nombre de Jesús, Amén.

 

 

 

El poder de la esperanza

 

Victor Frankl, médico psicólogo austriaco, fue afligido en el campo de concentración de Auschwitz, en Alemania, durante la segunda guerra mundial, por el hecho de ser judío.  Luego de la guerra, recopiló un libro que se tituló "El hombre en busca de sentido", que trata acerca de seis millones de judíos que perdieron la vida bajo el régimen nazi. Esta obra narra el poder que hay en la esperanza. Aquellos que abandonaron la esperanza murieron, pero aquellos que no perdieron la esperanza hasta el final, salvaron sus vidas. Y aquellos que motivaron y entusiasmaron a otros TAMBIEN sobrevivieron con un cuerpo y una mente sana.

La esperanza tiene un poder increíble. Los sueños y la esperanza son la fuerza motriz que hacen que el hombre no se frustre bajo ninguna circunstancia y tampoco se rinda. La esperanza es importante en la vida cristiana, porque creer en Dios no implica que siempre estaremos felices y gozosos; la vida cristiana es un conjunto de aflicción y gozo. 

El Apóstol Pablo escribió:"Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor" (1ª Corintios 13:13).Por eso cuando perdemos la esperanza entonces el desaliento, la tristeza, y el dolor se apoderan de nosotros y destrozan nuestras vidas.La fe en Dios y en su Hijo nos impulsa a abrazar continuamente los sueños y la esperanza y por consiguiente, podemos superar todos los obstáculos.

La aflicción se convierte en la semilla de la esperanza y es por eso que un hijo de Dios puede dar gracias, aun en medio de la aflicción. Esta es la fuente de poder que nos permite salir victoriosos en medio de la adversidad. Dios quiere que todos nosotros seamos más que vencedoresy para lograrlo jamás debemos de perder nuestros sueños ni la esperanza ya que estos nos impulsaran a alcanzar la victoria y hacer realidad lo que estamos esperando. 

ORACIÓNPadre, gracias por la vida que me das, gracias por los momentos difíciles que enfrento o que enfrentaré en el futuro, gracias porque me has dado la esperanza de que las cosas serán mejores para mí y lograré alcanzar lo que espero. En el Nombre de Jesús, Amén.

Oportunidades

A las personas en edad adulta este término les puede parecer muy familiar, ya que nos hemos enfrentando a ella.

 

¿Qué tipos de crisis hay? Lo que para usted puede ser una crisis, para su vecino no puede representar el más mínimo contratiempo. Por lo tanto le podemos llamar crisis a las experiencias para las que no tuvimos ninguna preparación. Y nos inquietan dejándonos preocupaciones.

 

Cuando vamos a hacer un viaje nos preparamos con los elementos primordiales y si es posible hasta con un ligero botiquín de primeros auxilios por si este es a un lugar lejos de algún poblado. En el caso de que el doctor te anuncia que tienes que cambiar tus hábitos de alimentación o estilo de vida para que tengas mas probabilidad de vivir bien, mas tiempo, es cuando nos preparamos de inmediato y tomamos medidas drásticas y hacemos uso de nuestro ingenio, para poder contrarrestar los estragos de la circunstancia que nos aqueja.  Pero en sí el control de la situación no lo tenemos.

 

A continuación tres puntos que me parecen importantes:

 

1.- Haz a un lado la actitud que te lleve a buscar el culpable de la crisis, eso no te ayuda y al contrario te puede hacer perder la perspectiva.

2.- La creatividad tiene un papel importante en estos momentos, pues te va a marcar la  salida muy seguramente.

3.-La palabra “crisis” en algunos idiomas se identifica también con la palabra “oportunidad”  ¿no te parece importante y reveladora esta similitud? Nadie está exento de enfrentar una crisis, pero el cómo la vamos a enfrentar es la clave. Como creyentes de que hay un Dios que nos dio un legado invaluable, la Biblia nos revela:

 

 No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”  Filipenses 4:6-7

 

Aquel niño que tiene un padre sabe que cuando se encuentra en aprietos la mayoría de las veces él le rescatará y eso le infunde seguridad. Así nosotros debemos sentirnos después que en Él hemos creído, y así lo afirma su Palabra. Amigo esas son las buenas noticias, que marcan la diferencia entre el éxito o fracaso ante una crisis.

 

Oración: Dios, te pido que intervengas en mi situación, lléname de tu Espíritu y de ideas creativas, mientras tanto esperaré en ti y no estaré inquieto ni me preocuparé, pues ya te acepté como mi padre que todo lo puede. Y gracias porque siempre estás conmigo. En el nombre de Jesús, Amén.

 

Nuestras Oficinas

  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

Contáctanos

  • 228 8 14 91 21

    228 8 15 98 45

     

    WhatsApp 2281 49 46 84

Nuestras Sedes
  • •Avenida Xalapa #103 Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

  • •Arco Sur #109 Colonia Reserva Territorial Xalapa, Veracruz

  • •Bernal Díaz del Castillo #65
    Colonia Revolución Xalapa, Veracruz