Estudio Bíblico

Prosperados en tiempo de Crisis

 

"No serán avergonzados en tiempos difíciles; tendrán más que suficiente aun en tiempo de hambre. 

Salmos 37:19 NTV

 

Israel Tellez

Las dificultades, las malas noticias y toda crisis vienen a probar lo que somos y lo que tenemos. Las crisis, cambian repentinamente o gradualmente nuestro presente; sin embargo, todo hijo de Dios tiene la garantía al creer las promesas en la palabra de Dios para confiar en que la bendición, la protección y la manifestación de la soberanía de Dios definen su futuro y no sus circunstancias.  

 

Job fue un claro ejemplo de alguien que abundaba de una felicidad y plenitud que todo ser humano anhela; gozaba de una familia maravillosa, tenía prosperidad en sus negocios, tenía fieles sirvientes al cuidando de sus posesiones, una vida en devoción a Dios y una dicha que disfrutaba cada día con sus seres queridos. Pero, la suerte de Job es cambiada repentinamente; en un solo día, como lo narra el texto bíblico, le fue quitado todo lo que había logrado en tantos años de trabajo, oración y esfuerzo.

 

¿Qué había fallado? ¿Qué no había hecho? ¿Qué no había orado? ¿Qué no había previsto? 

 

Y en un interrogante que todo espectador se haría ¿Por qué a Job? 

 

Si Job, había caminado en integridad y en una vida justa. Su crisis, iba en aumento convertida en tragedia familiar, en ruina económica, en una terrible enfermedad en su cuerpo, como la exposición al juicio y vituperios de sus amigos, sin dejar de mencionar la incitación por parte de su esposa de maldecir a Dios y sugerir su suicidio ¡Que terrible situación! 

 

Las crisis se viven en carne propia; pero en Dios, lo importante no es nuestra historia, es lo que Dios puede lograr con ella. 

 

Veamos unos principios espirituales de cómo Job enfrentó tan grande crisis y terminó siendo prosperado al doble. 

 

1.    En medio de la crisis Job adoró a Dios

La forma de reaccionar de Job es sorprendente, rasga sus vestiduras para guardar luto por sus hijos y sus siervos, y comienza adorar a Dios. La adoración es la muestra de amor y gratitud más intima. La verdadera adoración no busca respuestas, expresa gratitud y el reconocimiento de que todo lo que tenemos y todo lo que somos es gracias a Dios. La adoración no busca culpables, busca al Dios justo que todo lo puede. La adoración es humillación buscando a Dios, no conmiseración. Podemos enfrentar toda crisis adorando a Dios y siendo agradecidos por todo lo que Dios nos ha dado, por lo que tenemos y por lo que Dios nos va a dar. Pero la adoración extraordinaria, es la que se da sin pedir nada a cambio, es la que declara la naturaleza de Dios y ama su presencia, no sus obras. La verdadera adoración apunta a la soberanía, cuidado y amor de Dios para nosotros. La adoración es gratitud. Un corazón agradecido siempre adorará a Dios en medio de toda crisis.

 

2.     En medio de la crisis Job bendijo a Dios

Bendecir es exaltar a Dios. Job tenía todo el derecho en una forma razonable, para reclamar o pedir una explicación inmediata a Dios. A pesar de ello, después de adorar, bendijo a Dios reconociendo su soberanía sobre todas las cosas. El uso de nuestras palabras nos lleva a la prosperidad o a la amargura, como hijos de Dios tenemos que bendecir a Dios y reconocer qué toda nuestra vida está en sus manos. La bendición a Dios nos lleva a un futuro glorioso. Si usted quiere madurar en su vida espiritual, bendiga más a Dios y quéjese menos; y el bien y la misericordia le seguirán todos los días de su vida aun en medio de su crisis.

 

3.    En medio de la crisis Job confió en Dios

Confiar en Dios es reconocer que él está trabajando. El que tiene fe en Jesús confía en Dios, porque fija su mirada en él, en su persona, no en un amuleto, estatua o imagen. Confiar es amar en acción, la adoración expresa en intimidad su amor, la confianza la manifiesta al enfrentar la situación. Todos viviremos algún tipo de crisis, pero necesitamos asegurarnos que estamos confiando en Dios al caminar y enfrentar todo problema tomados de la mano de Dios. Toda crisis nos llevará a conocer más a Dios y a poner nuestra confianza en él, al saber y declarar lo que Dios es capaz de hacer por cada uno de nosotros. La confianza es relación, es conexión. Job confío y declaró en uno de los momentos bajos de sus crisis lo siguiente: 

 

Pero en cuanto a mí, sé que mi Redentor vive,    y un día por fin estará sobre la tierra.Y después que mi cuerpo se haya descompuesto,    ¡todavía en mi cuerpo veré a Dios! Yo mismo lo veré;    así es, lo veré con mis propios ojos.    ¡Este pensamiento me llena de asombro! 

Job 19:25-27 NTV

 

4.    En medio de la crisis Job clamó a Dios

Clamar es buscar la intervención de Dios en lo que estamos viviendo. Clamamos a Dios porque creemos que Dios puede cambiar nuestra situación e intervenir a favor de todos los que clamamos; pero hay ocasiones en que no vemos la respuesta o no recibimos los resultados que quisiéramos. Eso no significa que Dios no esté escuchando o no esté trabajando. Clamamos porque sabemos que Dios tiene un propósito glorioso aunque no lo veamos. Por eso, la fe va más allá de las circunstancias. La fe pide en el nombre de Jesús, busca en el poder del espíritu y toca la puerta con insistencia. La gran respuesta que encontraremos al clamar a Dios es ser atendidos por él personalmente. Dios está para amarnos, cuidarnos, protegernos, proveernos, defendernos, rescatarnos, salvarnos, librarnos y todo lo que usted necesite; pero lo más importante, es que Dios va a cambiar nuestro corazón. Las crisis nos transforman en gloria y en triunfo para los que amamos a Dios.

 

5.    En medio de la crisis Job vio a Dios

En el clímax de su crisis Job ve a Dios y su corazón es trasformado. Dios le explica que él estaba en control de todo lo que estaba viviendo y reafirma su soberanía sobre todo el universo. Job vivía con una devoción hacía Dios, pero no conocía el corazón de Dios. Esto es sorprendente, porque la Biblia expresa que Job ofrecía cada mañana sacrificios por toda su familia. Toda crisis que vivamos en los propósitos de Dios cambiará nuestro corazón. Dios ama más nuestro corazón que nuestros sacrificios. Eso nos da la plena libertad de buscar la dirección y la voluntad de Dios en toda situación. 

 

6.    En medio de la crisis, Job fue prosperado

Y la gran pregunta ¿cómo seremos prosperados? Así como caemos en crisis, Dios tiene el poder de sorprendernos y levantarnos. Las crisis no son permanentes, tienen su tiempo de caducidad y son la puerta para ser restaurados al doble. Precisamente Job, fue restaurado al doble, en bienes y familia, en riqueza y paz, Dios lo llevó a vivir una vida abundante y plena, algo totalmente superior a lo que había vivido; la gran diferencia fue que ahora Job conocía a Dios como nunca lo había conocido, su fe había crecido pero ahora caminaba con una certeza mayor de la justicia y la soberanía de Dios como nunca antes. La prosperidad es parte de las promesas de Dios para nuestras vidas, Jesús nos prometió una vida abundante y llena del Espíritu Santo. 

 

Conclusión

Podemos aprender de la vida de Job y ver como Dios tiene el poder de levantarnos una y otra vez, con el propósito de prosperarnos. No importa que crisis estés viviendo, ya sea un divorcio, la muerte de un hijo, la ruina de tu empresa, la traición de una amistad, una enfermedad incurable, el quebranto de tu economía, la interrupción de tus estudios o cualquier cosa que nos meta en una situación difícil. Recuerda, no serás avergonzado, Dios está trabajando y si confías en él serás restaurado al doble de lo que tenías. 

… el Señor le restauró su bienestar. Es más, ¡el Señor le dio el doble de lo que antes tenía!

 

Job 42:10 NTV

5 personajes bíblicos que te enseñarán a administrar tus recursos en tiempos de crisis

 

Luis David Meneses 

En medio de las crisis la humanidad siempre voltea hacia adentro y ahí conoce o reconoce las historias importantes, las que nos marcan por sus enseñanzas o las que nos animan en medio de las dificultades que experimentamos. Y no importa si estas historias nos acompañan en la memoria o en los textos, volver a escucharlas o leerlas siempre nos traerá paz.  

Para esos momentos de dificultad económica, te presento cinco personajes bíblicos que tuvieron acceso a grandes cantidades de recursos en tiempos de escasez. Las historias de estos personajes te enseñarán a administrar tus recursos en los momentos de crisis. 

 

1.   José, gobernador de Egipto (Génesis 41): Administrar la riqueza

 

Seguro recuerdas la historia del hijo favorito de Jacob, quien fue vendido por sus envidiosos hermanos a unos mercaderes y al final llegó a ser Gobernador de Egipto. Él, debido a la sabiduría que Dios le dio, supo diseñar un plan de ahorro y administración de recursos para Faraón en medio de una devastadora hambruna. Su relación con Dios lo llevó de ser un esclavo encarcelado a ser el segundo en importancia en el reino más poderoso de aquel tiempo. 

José supo administrar la riqueza de Egipto en 7 años de abundancia, y la ahorró de tal modo que duró hasta por 7 años de escasez. Aunque quizás sientas que José tuvo mucho tiempo para llevar a cabo su estrategia y tú no tienes tanto tiempo entre tus manos, debes saber que el plan se lo reveló Dios en un par de sueños que tuvo Faraón. Una vez que José interpretó los sueños, Faraón no encontró a nadie tan sabio como José. Esto nos enseña a permanecer atentos a las estrategias que Dios quiere revelarnos a través de las experiencias de otros, incluso cuando la crisis ya haya comenzado. Y José también nos enseña a mantener nuestros recursos y habilidades a disposición de quienes los requieran, pues cuando un hijo de Dios se involucra en la vida de su comunidad siempre trae bendición abundante para todos.  

Si quieres leer toda la historia de este personaje, aquí hay una sinopsis: 

·       Juventud y primera comunicación con Dios en sueños / Vendido como esclavo: Génesis 37

·       Primera experiencia como administrador y encarcelamiento injusto: Génesis 39 

·       Interpretación de dos sueños de personajes importantes: Génesis 40 

·       Interpretación del sueño de Faraón y nombramiento como Gobernador de Egipto: Génesis 41, 47:13-26

·       Reencuentro con sus hermanos y familia; sin rencores: Génesis 42-47:12, 47:27-48:22

 

2.   Nehemías, reconstructor de murallas (Nehemías 2): Gestionar recursos 

 

Mientras que hay hombres a quienes se les concede prepararse para los tiempos de crisis, hay otros que llegan con urgencia a salvar el día. Así es Nehemías, un hombre de Dios que trabajaba como copero de un rey extranjero. Todo parecía ir bien hasta que un día su hermano llegó con malas noticias de Jerusalén y del remanente de Israel: la ciudad sagrada permanecía destruida y sus habitantes vivían asolados por sus enemigos. 

Después de expresarle su tristeza a Dios por las terribles noticias, Nehemías no pudo mantenerse ecuánime y fue descubierto por el rey Artajerjes. Un diálogo interesante entre amo y súbdito nos muestra cómo este hombre recibió sabiduría de parte de Dios y halló gracia delante de los hombres. Si leemos con detenimiento el capítulo 2 del libro bíblico que lleva su nombre, encontraremos también un instructivo para gestionar recursos en medio de un momento de crisis. Y si la curiosidad es suficiente, en los capítulos restantes encontraremos un manual acerca de cómo gestionar recursos humanos y materiales en los procesos de reconstrucción de nuestras ciudades, nuestras vidas, nuestras economías, y prácticamente cualquier cosa.

 

Si quieres leer toda la historia de este personaje, aquí hay una sinopsis: 

·       Malas noticias para Nehemías; crisis en el terruño: Nehemías 1

·       Cómo gestionar recursos con los poderosos: Nehemías 2 

·       Cómo gestionar recurso humano en época de crisis: Nehemías 3-7:3

·       La importancia de llevar registros claros: Nehemías 7:4-12:26

·       La gratitud por la tarea terminada y los siguientes pasos: Nehemías 12:27-13:31

 

 

3.   Job, empresario que persiste entre las cenizas (Job 42): Ser resiliente cuando estás en bancarrota

 

Lo más peligroso de poseer algo es el apego, y en nuestras vidas puede existir de distintas maneras: hacia la familia, hacia ciertas relaciones, hacia algunas experiencias e incluso hacia algunos objetos. Esto sucede porque hemos hecho una gran inversión de recursos para obtener, alcanzar, o hacer crecer algo de esto. El apego llega a nuestro corazón para decirnos que alguien o algo es importante; sin embargo, muy pronto puede crecer sin medida y convertirse en miedo.   

Job no lo sabía, pero mientras era bendecido por Dios, sus apegos fueron creciendo también; así que vino una lección para su corazón: la bancarrota. Y después de tenerlo todo, lo perdió todo. Esto creó una crisis física, material, emocional y espiritual en este hombre poderoso, a tal grado que lo llevó a enfrentarse con Dios; sin embargo, en aquella temporada de escasez, Job nunca se atrevió a maldecirlo.  ¡Qué difícil es entender que a veces Dios mueve la maquinaria del universo para enseñarnos que lo importante no es lo que poseemos, sino quien nos posee a nosotros! 

Si quieres conocer todas las vicisitudes de este personaje, aquí hay una sinopsis: 

·       Un hombre poderoso cae en bancarrota: Job 1-2:10

·       El coloquio con los amigos, que revela los apegos de un hombre poderoso: Job2:11-26:14

·       El discurso final, o la necesidad de un autoexamen de conciencia en la bancarrota: Job 27-31

·       La opinión de un joven acerca de la actitud del poderoso que ha caído en bancarrota: Job 32-37

·       La conversación con Dios, que reestablece el curso de la misión del hombre rico: Job 38-42

 

4.   David, rey que vuelve del exilio (2 samuel 15-19): Volver a comenzar desde cero

 

Hay ladrones que roban cosas materiales, contra ellos actúa la justicia; pero hay otros que roban lo intangible, los sueños y el futuro prometido. A estos últimos se les conoce como traidores. Son personas que han entrado en tu círculo de confianza y poco a poco han ido suplantando en otros los afectos hacia ti, logrando que la gente los vea como la figura a quien recurrir en lugar de entablar una relación contigo. Ésta es, precisamente, la historia de David con su traicionero hijo Absalón, quien conspiró en contra de su padre para robarle el reino. 

La actitud de David durante la usurpación de Absalón nos enseña la capacidad para volver a comenzar después de haberlo perdido todo. Ante la pérdida de aquello que has construido con esfuerzo durante mucho tiempo, siempre vendrán el desánimo y la frustración, y el primer instinto será defender la posición que tanto trabajo costó alcanzar. Pero el rey David hizo algo inusitado: se retiró para salvarlos a todos y para salvarse. Esta primera decisión ante la traición desencadenó una serie de situaciones y decisiones que lo llevaron más tarde a recuperar el reino. Ante esta lección de vida, habría que preguntarnos: ¿Cuántos de nosotros tendríamos el valor de dejarlo todo con tal de salvarlo todo?   

Si quieres conocer todas las peripecias del rey para recuperar su reino, aquí hay una sinopsis:

·       Se fragua una traición contra el rey: 2 Samuel 15:1-12

·       El rey se retira para salvar el reino y la vida: 2 Samuel 15:13-37

·       Reacciones del rey ante seguidores y detractores: 2 Samuel 16:1-14

·       El esquema del rey contra el usurpador comienza a funcionar: 2 Samuel 16:15-23 – 17:29

·       La muerte del usurpador y la tristeza del rey: 2 Samuel 18 

·       El retorno del rey: 2 Samuel 19:1-40 

 

5.   La viuda de Sarepta, fe que multiplica (1 reyes 17): Tomar decisiones de vida o muerte

 

¿Y si la crisis fuese tan fuerte que lo único que te queda es lo que comerás el día de hoy? ¿Qué pasaría si Dios te dijera que compartieras esa última comida con un desconocido? No importa qué tan espiritual suene, la decisión siempre será una de vida o muerte, y no será fácil tomarla. En una lectura superficial del texto bíblico podríamos enojarnos contra Dios por permitir que la viuda de Sarepta, una mujer inocente, quedara atrapada en la lucha de poderes entre Elías, profeta de Dios, y Acab, rey de Israel. Pero un examen más detallado revelará en ella a una administradora sabia, no a una víctima. 

La viuda de Sarepta había sido afectada profundamente en su economía por las condiciones de crisis que asolaban la tierra. No sabemos cuál era su forma de subsistencia, pero sabemos que lo poco que tenía era lo último que le quedaba. Se entiende que había estado administrando sus escasos recursos para alargar su vida lo más posible en espera de la ayuda divina. Cuando la encontró el profeta ella ya había tenido una seria conversación con Dios y él mismo le había pedido ponerse en acción, no aguardar a que todo acabara. Así que ella nos enseña que, en tiempo de crisis, cuando todo escasea, ésta es la única decisión que podemos tomar: poner nuestros recursos a disposición de Dios, el Soberano. Ahí, en sus manos, un puñado de harina y un poquito de aceite, pueden convertirse en la provisión sobrenatural que necesitan nuestras casas, nuestros negocios, nuestras empresas, en medio de la ruina provocada por la crisis. 

Si quieres conocer la historia de fe de una mujer que lo perdió todo para ganarlo todo, aquí hay una sinopsis:

·       Elías, profeta de Dios, y Acab, rey de Israel pelean y se crea una crisis alimentaria: 1 Reyes 17:1-7

·       La viuda de Sarepta recibe un mensaje de Dios: 1 Reyes 17:8-9

·       Elías desafía a la viuda de Sarepta a cumplir con la palabra recibida: 1 Reyes 17:10-12

·       La viuda de Sarepta recibe una promesa y se decide a actuar: 1 Reyes 17:13-16

·       La viuda de Sarepta experimenta nuevas desgracias en presencia del profeta: 1 Reyes 17:17-19

·       La viuda de Sarepta llega a la plena convicción de que el gran poder de Dios la sostiene: 1 Reyes 17:20-24

 

Tal como te habrás dado cuenta, las vidas de estos 5 personajes nos dejan enseñanzas que podemos poner en práctica incluso en medio de la más dura de las crisis. Si has llegado hasta aquí, ahora tienes más herramientas para administrar tus recursos en tiempos de crisis, y sabemos que Dios te bendecirá en medio de esta situación, porque él así lo prometió. Recuerda: no temas, cree solamente. 

 

Si tienes una historia que contarnos acerca de cómo Dios te ha enseñado a administrar tus recursos en tiempos de crisis, escríbenos a info@amistadxalapa.org.mx. Será una bendición leerte. 

Nuestras Oficinas

  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

Contáctanos

  • (01 228) 8 14 91 21
    815 98 45
    117 89 36
    117 89 37

Nuestras Sedes
  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

  • •Arco Sur #109
    Colonia Reserva Territorial Xalapa, Veracruz

  • •Bernal Díaz del Castillo #65
    Colonia Revolución Xalapa, Veracruz

  • •Libertad #2 Esq. Centenario
    Colonia Centro, Coatepec, Veracruz