Posts

Soñar en tiempos de crisis

 

 

¿Recuerdas cuando fue la última vez que tu boca se llenó de risa?  ¿Cuándo fue la última vez que entonaste cantos alegres? Quizás fue en tu ultimo cumpleaños o inclusive, en la pasada navidad. Ya sea que fuese ayer o hace mucho tiempo atrás, todos hemos tenido un día en el cual, se desbordó de completa alegría nuestro corazón. Ahora, alguno podrá decir que éstos momentos lo que menos se manifiesta en las calles es alegría, sin embargo, no todo esta perdido. En el Salmo 126 es evidente el paso que transita el pueblo de Israel de un lugar de desesperación a un lugar de paz. Del cautiverio, al lugar del cumplimiento.

 

Cuando atravesamos momentos de profundo dolor, el Salmo 126 es una medicina efectiva para el alma debido a que lleva un poderoso mensaje de esperanza. El texto nos hace ver que los tiempos de problemas y penas no duran para siempre. También afirma que Dios convierte el dolor en alegría y las lágrimas en risa. Incluso nos dice qué se debe hacer mientras esperamos el tiempo de la respuesta del Señor. 

 

Las palabra de Dios nos enseña que recordar las cosas buenas que algún día nos hicieron sonreír, es una forma poderosa de enfrentar los problemas en el presente. Dios nos hace ver que la vida alguna vez fue buena, y que va a volver a serlo. También, debemos tener claro que muchas de las satisfacciones del pasado, llegaron porque alguna vez las soñamos. Vivimos en carne propia lo que dicen los hombres de fe: si lo puedes soñar, lo puedes lograr. Sabemos que son momentos difíciles pero, cuando los días buenos vuelvan, cuando veamos un pequeño vislumbre de mejoría, ¡alegrémonos, es el tiempo de la restauración! La actitud que tuvieron los israelitas, es la misma para para nosotros hoy: En tiempos de crisis, debemos soñar. 

 

Cuando Dios te entrega algo grande, al principio parece que todo es un sueño. Por ejemplo, los judíos habían experimentado setenta largos años en cautiverio, y luego, en un momento, Dios cambió las cosas. ¡Estaban en estado de shock! No podían creerlo. Era demasiado bueno para ser cierto. Al leer el texto, hasta podemos imaginar algunos de ellos diciendo: Alguien me pellizca, debo estar soñando. Era imposible regresar a la tierra santa. Pero no era mentira, ¡Dios lo había hecho! Ahora estaban de regreso en Jerusalén, en Sion, el lugar donde Dios habita con su pueblo. Precisamente esto es lo que nos depara en los próximos meses. El cumplimiento de lo imposible. Ver a Dios restablecer el orden, la salud y la paz en nuestro entorno.

 

El habito de soñar nos ayuda a reconocer cómo Dios nos ha ayudado en el pasado. Y luego, en segundo lugar, nos da confianza en que Dios va hacerlo de nuevo. La historia Bíblica nos dice que los cautivos estaban de vuelta en Jerusalén, pero aún quedaba mucho trabajo por hacer. Necesitaban reconstruir el templo y reconstruir los muros. Enfrentaron el desánimo desde adentro y la oposición desde afuera. Dios había obrado una gran liberación con ellos en el pasado. Ahora necesitaban confiar en que él iba hacerlo nuevamente. Para empezar,  necesitaban soñar en esa ciudad reconstruida y visualizarse como parte importante de la restauración de todo Israel. 

 

Este es un momento donde necesitamos orar no solo por nosotros sino por todo nuestro entorno. Orar para que Dios nos haga soñadores en tiempos de crisis. El regreso del cautiverio para Israel fue algo que solo Dios podía hacer. Y de la misma manera, nuestra restauración como nación, es algo que solo Dios puede hacer. Hay que soñarlo, hay que verlo, hay que creerlo. ¡Lo juró, lo hará; escrito está!

Siendo generosos

 

¿Qué crees que se puede obtener cuando mezclas aflicción, pobreza extrema y alegría? Podría parecer absurdo pero lo que se obtiene es generosidad desbordante.  Suena extraño, pero esta formula ya ha ocurrido en el pasado, y la Biblia lo comprueba.

Cada elemento, describe claramente a la antigua iglesia de macedonia. Pero, ¿Cómo fue posible que una de las iglesias más pobres y perseguidas del Nuevo Testamento se convirtiera en una de las más generosas? 

Al recordar la historia, notaremos que la gracia de Dios sobre todos los que se congregaban, les impartió alegría y recursos para dar. Dicha gracia, tornó sus corazones en agentes dadores, incluso suplicaban participar en las colectas económica para la iglesia en Jerusalén. La Biblia dice que ellos estaban experimentando pobreza "hasta las profundidades" (2 Corintios 8:2), sin embargo, su compasión y su disposición para actuar, se convirtió en un ejemplo de generosidad para todo el cuerpo de iglesias del Nuevo Testamento.

Los bolsillos de los macedonios estaban vacíos, pero sus corazones estaban llenos. Cuando hay esta combinación, no se obtiene otra cosa mas que una persona que vive para dar. Ellos, primeramente dieron todo lo que pudieron y luego dieron más de lo que pudieron. (2 Corintios 8:3-5) 

Los macedonios estaban dando más allá de sus posibilidades. Esto implica que estaban dando cosas que sabían que necesitaban. Pero, aquí esta la clave,  entregaban todo Dios, demostrando un increíble nivel de confianza en la provisión de Dios para ellos.

El Dios Creador, que formó este mundo con una increíble complejidad, juega con sus propias reglas matemáticas. Según las reglas de este mundo, si necesitáramos 10 de algo (kilos de frijol), vamos a tener problemas si regaláramos uno. Pero en Dios, se puede alimentar a 5,000 con cinco pequeñas barras de pan y dos peces.

El principio de la generosidad es súper importante: Cuando damos algo, no perdemos. ¡Siempre ganamos! Pablo lo decía de la siguiente forma: Siembra generosamente y cosecharás generosamente. (2 Corintios 9:6) Nunca dice siembra si tienes, o de lo que te sobra. Únicamente enfatiza vivir en una cultura de la mano abierta. Nos reta a vivir en la unción que produce y aumenta las cosechas debido a la generosidad.  

¿Quieres ser más generoso de lo que ya eres? Pídele a Dios que te toque en esa área ya que, como lo hemos visto con los macedonios,  cualquiera puede ser generoso. Dile así: Señor pon en mi una actitud correcta en cuanto a dar. Una vez que lo hayas hecho, comienza a dar, una y otra vez. Algunas formas de hacerlo son:

  • Siempre aportando un  extra: Las personas generosas siempre dan mas allá de lo que se les pide. 
  • Patrocinio: Las personas generosas siempre se unen para apoyar nobles causas.
  • No solo dinero: Las personas generosas dan tiempo, hospitalidad, ofrecen sus habilidades o son voluntarios para realizar alguna actividad. 
  • Hacedor de historia: Las personas generosas dan para ver lo imposible hacerse posible.

Ya sea que tengas mucho dinero o posesiones materiales, o tal vez muy poco, se una persona generosa. Pídele a Dios que te muestre la forma que puedes ayudar a la iglesia, a la sociedad y en particular a las personas necesitadas. Este es el tiempo de seguir el ejemplo de Cristo mostrando una pasión por los demás a través de la generosidad.

Todo ayuda para bien

" Y sabemos que a los que aman a Dios,Todas las cosas les ayudan a bien..." Romanos 8:28

Cuando la Palabra de Dios dice que: "Todas las cosas nos ayudan a bien...", lo declara porque el que la escribió es poderoso para cumplir todo lo que ha prometido; y de guardar y proteger a todo aquel que le busca y le ama. Hoy en día, existen infinidad de religiones, que reclaman su autenticidad y su originalidad, pero lo más importante es lo que Dios dice acerca de sí mismo y de su creación.

Vivimos tiempos agitados, convulsionados por la multiplicación de la maldad y cada día vemos, escuchamos o leemos de noticias terribles acerca de las cosas que suceden en nuestro mundo.

¿Qué hacer? Se pregunta la mayoría de las personas, la respuesta está en Dios. Si decidimos buscarle y acercarnos a Él en plena certidumbre de fe, entonces le estamos abriendo a Dios la puerta para que intervenga en nosotros y nos ayude en los momentos difíciles que nos este tocando vivir. Comprobaremos que Su Palabra es verdadera y que realmente El quiere cambiar nuestra situación y hacer que la misma nos ayude para bien.

En un evento de los discípulos, estos habían estado intentando pescar toda la noche, pero no habían obtenido un solo pez para su sustento. Al amanecer apareció Jesús en sus vidas y le pidió a Pedro su barca para hablar a las multitudes, inmediatamente después de haberles predicado, Jesús le dio la orden a Pedro de ir mar adentro para pescar; Pedro lo hizo así, no sin antes exponer sus razones para no hacerlo, pero al fin obedeció. 

Sucedió que "atraparon gran cantidad de peces de tal manera que la red se rompía..." Pedro sorprendido se postró ante Jesús y le dijo que no era digno de que Él estuviera cerca de su vida porque era un hombre malo. 

>> Esta historia la puedes leer Lucas 5:1-11 >>

Este es un vivo ejemplo de lo que Jesús puede hacer en tu vida cuando estás dispuesto a obedecer lo que Él te pida. Dios tiene el poder de convertir tu "más terrible obscuridad" en algo glorioso que te dejará asombrado.

Tu eres importante para Dios y Él quiere hacer grandes cosas en tu vida porque tiene todo el poder para hacerlo, solo tienes que acercarte y creer que está a tu favor.

ORACIÓN

Padre en el cielo, te pido que intervengas en mi vida de tal manera que tu poder transforme mi CONDICIÓN actual y que el amor de Jesucristo sea derramado en mi corazón para darme una nueva oportunidad de hacer bien las cosas y que los que me rodean sean impactados también por tu amor.

 

Esforzándonos para salir adelante

 

 

Si vemos la tierra geográficamente, notaremos que las regiones en donde el clima es templado son más extensas y los recursos naturales son casi ilimitados. Por supuesto, existen otras regiones donde el clima es muy frío, la tierra no es fértil y los recursos naturales son muy escasos. Por tanto, los países que se encuentran en las regiones tropicales al no tener un clima demasiado frío durante todo el año, no necesitan invertir en gas o petróleo para mantener calor en sus hogares, oficinas y áreas de trabajo. Es más, las frutas siempre abundan y la gente no siente necesidad de preocuparse para sobrevivir. 

 

No obstante, lo interesante es que a pesar de todo esto, estos países se destacan por ser pobres y subdesarrollados. Por otro lado, los países que no cuentan con muchos recursos naturales, tales como el norte de Europa y América del Norte, son actualmente los países más desarrollados del mundo.

Países tales como Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia, durante el invierno el sol permanece apenas desde las diez de la mañana hasta las tres de la tarde, lo que obliga a la gente a soportar una larga noche fría. ¡Es sorprendente! las regiones que cuentan con pocos recursos naturales son las que más se han desarrollado.

Sucede que las personas que viven en las regiones frías de la tierra, tienen que trabajar duro para preparar la calefacción y provisiones antes de que llegue el invierno, es por eso que están acostumbrados a un estilo de vida exigente y diligente. Hoy los países más desarrollados del mundo se encuentran en las regiones frías y no fértiles. Son personas que trabajan desde muy temprano por la mañana hasta muy tarde por la noche para poder acumular lo necesario para sus necesidades básicas.

Dios bendice a personas diligentes, a hombres con ahínco; Él no bendice a gente perezosa. La Biblia está llena de ejemplos acerca de lo que todos necesitamos hacer si queremos progresar, he aquí un extracto de uno de ellos:

 

"Ve a la hormiga ,oh perezoso,   Mira sus caminos, y se sabio;   La cual no teniendo capitán,   Ni gobernador, ni señor,   Prepara en el verano su comida,   Y recoge en el tiempo de la siega su    mantenimiento"   Proverbios 6:6-8

Si queremos prosperar y avanzar, debemos ser hombres y mujeres diligentes, siendo así, alcanzaremos la bendición de Dios. México es una gran Nación, rica en recursos naturales, en tierras fértiles, en lugares y zonas donde se puede explotar dichos recursos y aprovechar al máximo lo que Dios mismo nos ha dado.

 

El problema es que somos gente perezosa, que nos gusta obtener las cosas con el menor esfuerzo posible, es imperativo que cambiemos nuestra actitud, que todos cambiemos nuestra mentalidad y que tengamos una actitud diligente, de trabajar duro, de comprometernos a hacer producir la tierra.

 

De no tener una actitud conformista, sino de reto, de desafío ante las circunstancias de la vida. Debemos de levantarnos y estar dispuestos a luchar hasta salir de esa posición, y entonces, solo entonces, lograremos hacer de México una nación próspera, soberana e independiente. Solo necesitamos empezar a cambiar de actitud y trabajar con empeño por alcanzar nuestros sueños y nuestras propias metas.

 ORACIÓN

Padre, quiero pedir que tu Espíritu venga y despierte a este país para que con toda diligencia se levante y ponga manos a la obra, para alcanzar y desarrollar todo el potencial que tú le diste. Yo quiero que empieces conmigo. Gracias, en el Nombre de Jesús, Amén.

 

El poder de dar vida

 

 

Dios creó al mundo a través de la palabra. La palabra hizo que todo fuera creado de la nada. Solo Dios es la fuente de poder que puede crear algo de la nada. 

 

Los seres humanos somos la única parte de la creación que hemos sido hechos a imagen y semejanza de Dios.

¡Es por eso que las palabras del hombre son tan poderosas! "La palabra no tiene brazos, pero hace lo que los brazos hacen. No solo mata al hombre, sino que cruza esa línea, porque la mano del hombre mata al que está cerca, pero la palabra mata aun al que está lejos. 

 

La palabra es como la flecha, pero la supera, porque uno puede protegerse de la flecha con la mano, pero del arma que dispara la palabra, no hay fortaleza que se salve."

Esta es una enseñanza del Talmud. La palabra del hombre vivifica o destruye a un individuo. Así como una gota de perfume puede cambiar el ambiente de una habitación, el hombre puede no solo influenciar a sí mismo, sino también a las personas o circunstancias que lo rodean por medio de sus propias palabras. Es decir, puede haber una fragancia agradable o un olor desagradable por causa de la palabra. En la Biblia encontramos un texto que nos señala lo poderosas que pueden ser nuestras palabras:

 

"La muerte y la vida están en poder de la lengua,

 Y el que la ama comerá de sus frutos".

 Proverbios 18:21

En nuestro diario vivir debemos de prestar mucha atención a las palabras que salen de nuestra boca y preguntarnos: ¿Qué es lo que están produciendo en nuestros oyentes? El elogio tiene poder para transformar al hombre. Muchos piensan que para que otros cambien necesitan una severa crítica. Pero, el resultado que la crítica produce en la vida de una persona es que esta tome una actitud destructiva o defensiva para con quien está externando la crítica. 

 

Por el contrario, el hecho de elogiar el punto fuerte de esa persona hace que se centre en su virtud, y termina transformando su vida. Por lo tanto, no olvides que tus palabras pueden transformar y cambiar la vida de otras personas para bien o para mal. En lugar de solo criticar, esfuérzate en elogiar y motivar a otros a fin de guiarlos por un buen camino. Recuérdate siempre que tus palabras pueden guiar a otros de la desesperanza a la esperanza, pero también de la esperanza a la desesperanza.

Por eso dice así: "...y el que la ama comerá de sus frutos". Refiriéndose en los resultados que nuestras palabras producirán en quienes las reciben. Toma hoy la DECISIÓN de ver las cosas buenas de las personas que están a tu alrededor y habla palabras de elogio; ten la certeza de que la vida de esa persona será cambiada.

ORACIÓNPadre, en el cielo, te ruego que me des la capacidad de ver las cosas buenas en los demás y declararlas para ellos, porque sé que mis palabras obraran para un cambio en sus vidas. En el Nombre de Jesús, Amén.

Más que vencedores

 

Durante la ocupación francesa en México en el siglo XIX, y justo antes de enfrentar la batalla del día 5 de mayo de 1862, el General Ignacio Zaragoza, arengó a sus soldados con estas palabras: ¨Veo en sus frentes grabada la victoria¨ ante estas palabras el ejército mexicano salió a la batalla esa madrugada y durante todo el día enfrentó al ejército más poderoso de su tiempo y salió triunfador. 

Todos nosotros los creyentes en Cristo tenemos la promesa de que Él estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo, (Mateo 28:20) estas solas palabras deben de levantar nuestro ánimo cada día y enfrentarlo con la convicción de que en Cristo: ¨somos más que vencedores¨. Así que ninguna dificultad, ningún problema, ninguna enfermedad nos podrá derrotar porque Él esta con nosotros.

Yo te invito a que en este día pongas toda tu confianza en Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, porque fiel es el que prometió que estaría contigo y que nunca te abandonaría.

Las palabras que Dios trae a nuestra mente y se anidan en nuestro corazón nos proveen de fuerza extra cuando estamos pasando tiempos de dificultad, y especialmente en los momentos de inseguridad, de dolor, de tristeza que vivimos. Por ello se hace necesario que cada día apartemos un tiempo para leer Su Palabra y meditar en lo que ella trae a nuestra vida. 

Recuerda que somos importantes para Dios y que Él quiere lo mejor para nosotros. Sus planes son de bienestar y de esperanza, pero tenemos que levantarnos y pelear por nosotros y por nuestra familias.

Una actitud derrotista, pesimista ante la situación que vivimos solo traerá mas dolor y una mayor aflicción a nuestras vidas, por eso te animo hoy a que pongas tu fe y esperanza en Dios,  a que con determinación , como esos soldados que con solo su gran valor lograron una de las victorias mas importantes en la historia de México. Y si ellos lo lograron porque vieron y oyeron la convicción de su General, cuanto mas nosotros que vemos y leemos todo lo que Dios ha hecho en el pasado por su pueblo que en Él confía.

La Biblia dice: ¨ No serán avergonzados los que en El confían¨

ORACIÓN:

Padre, ayúdame en estos tiempos de dificultad a no caer en el desanimo, la derrota o el pesimismo. Que tu presencia inunde mi vida cada día. Gracias en el Nombre de Jesús, amén.

Cobra animo

 

¡Qué fácil es caer en desanimo cuando las cosas en nuestra vida marchan de mal en peor! Cuando aquello que hacemos para mejorar o para cambiar las circunstancias a nuestro alrededor no está dando los resultados que esperamos tenemos la tendencia a sentirnos frustrados, fracasados y en el peor de los casos impotentes.

 

Estos sentimientos provocan en nosotros un desaliento que nos lleva a dejar de intentar nuevas acciones así que solo terminamos derrotados y quejándonos por todo lo que nos ocurre. Abandonamos la lucha,  esperamos lo peor o que ocurra un milagro.

 

 

Aquí es donde, más que nunca, debemos echar mano de nuestra fe. Cuando el pueblo de Dios había iniciado la reconstrucción del Templo, en los tiempos del profeta Hageo, ellos habían dejado de trabajar por causa del desaliento que les producía ver todo en ruinas. El trabajo que se tenía que realizar era demasiado y los que querían ayudar eran muy pocos. 

 

 

¿Te parece familiar esta situación? Cuando tienes una dificultad, problema o necesidad casi siempre te quedas solo y sientes que no tienes las fuerzas para continuar.

 

 

En esta historia Dios llegó y habló a sus hijos a través del profeta y les dijo estas palabras:

"¡Ánimo, pueblo de esta tierra! ¡Manos a la obra, que Yo estoy con ustedes! ¡No teman! Porque el esplendor de esta segunda casa será mayor que la primera y en este lugar concederé la paz, afirma el SEÑOR Todopoderoso”. (Hageo 2:1-9)

¡Cuán reconfortante es escuchar palabras de aliento cuando todo parece que saldrá mal! Dios siempre está hablando este tipo de palabras a tu vida: ¡Ánimo! ¡Levántate! ¡Lucha! ¡Pelea! ¡No te des por vencido! ¡Porque yo estoy contigo!

 

 

Cuando escuchamos esto, nos llenamos de fe y esperanza y empezamos a creer, a ver a Dios moverse y actuar a nuestro favor. Él nos está diciendo: “lo que ustedes fueron ya pasó, he aquí yo voy a hacer algo nuevo”. Entonces necesitarás moverte en esa dirección, dejar atrás el desanimo, el desaliento, la tristeza y llenarte de una nueva actitud ante la vida, porque Él está contigo.

 

Dios está a tu lado y Él no descansará hasta que tú te encuentres en un lugar seguro y camines en la dirección que te está marcando. A pesar de que escuches a tu alrededor: "confórmate”, “pasó lo que tenía que pasar", "es muy difícil tu situación y no le veo salida..." etc. No lo recibas, porque lo que estas palabras harán será hundirte más en tu desesperación y desanimo pero creo firmemente que Dios está preparando lo mejor para tu vida, para tu familia y para tu nación. Él cambiará de raíz todo lo que en estas últimas fechas hemos vivido.

 

 

¡Cobra ánimo! El Dios Todopoderoso es capaz de hacer nuevas cosas en ti; es capaz de crear nuevas oportunidades donde no existe la mínima posibilidad de algo diferente y favorable; te cuida porque eres muy especial; y en este día te invito a que te levantes con una nueva actitud, a que abras tu corazón, tu pensamiento y puedas recibir del amor y del aliento de Dios. Él es el único que puede hacer cosas nuevas y milagrosas.

 Oración:

 

"Padre, gracias por tu amor y porque tu palabra es viva y eficaz a mi vida, gracias porque tienes grandes y maravillosas cosas para mí. En este tiempo te ruego que tu mano sea sobre mi casa y que me lleves a un encuentro diario contigo.

 

 

 

Levántame y dame fuerzas para continuar en los días difíciles con la esperanza y la convicción de que las cosas mejorarán. Te amo. En el nombre de Jesús, Amén.

El mayor desafío

 

 

La palabra entusiasmo viene de dos vocablos griegos: "en" que significa dentro, y "theos" que significa Dios, por tanto, la palabra entusiasmo seria traducida así: "Dios dentro". Cuando tenemos en nuestra mente y corazón a Dios, todo lo hacemos con entusiasmo. El apóstol Pablo lo dijo así: "y todo lo que hagas, hazlo como para el Señor”.

La mayor pérdida en la vida es la falta de fe. El mayor desafío en la vida es creer en medio de la vida misma.Todos tenemos que luchar día a día en contra de la rutina, este es un enemigo común. La rutina apaga los sueños, roba las ilusiones y hace que una visión se desvanezca hasta perderse.

 

¿Qué tenemos que hacer para no desviarnos de nuestros sueños y metas? ¿Cómo podemos enfrentar a este enemigo que aparece sigilosamente en nuestras vidas?

 

  • Permanecer entusiasmado

Si permanecemos con entusiasmo la labor en casa y la relación con los nuestros dejara de ser rutinaria, veremos a nuestros seres queridos y no desaprovecharemos ninguna oportunidad para decirles cuan especiales son y cuanto valor tienen para nuestra vida.

 

El trabajo dejará de ser una rutina, será un lugar donde permanecerás alegre y aunque aparentemente hagas siempre lo mismo, tu entusiasmo cambiará las cosas, recuerda que una buena actitud es la que te permitirá terminar con éxito tu día de trabajo.

 Muchas personas se vuelven rutinarias en su hogar; con su cónyuge e hijos, porque han perdido el gozo y la felicidad de ver sus rostros, incluso esta rutina puede destruir toda relación familiar y al dejar pasar el tiempo se vuelve un círculo vicioso, sin afecto, esperando a que alguien más de el primer paso.

 

¡Recupera a tu familia!, diles cuanto los amas, no esperes a que ya no estén a tu lado y tengas que llorar para decirles cuánto los amaste o lo extraordinarios que fueron ¡No! Hazlo hoy mismo, aprovecha cualquier oportunidad y exprésales tu amor, la atmósfera en casa cambiará, les contagiarás y las cosas dejarán de ser rutinarias. 

 

  • Segundo: Esperar cosas buenas de la vida

Otro gran problema que nos hace caer en la rutina, es que nunca esperamos cosas buenas de la vida. Siempre estamos quejándonos de todo y de todos. Creemos que el mundo está en nuestra contra, y peor aún, que el mundo no nos merece; y no podemos aceptar que pueda haber algo bueno para nosotros. ¡Tienes que cambiar de actitud! Debes desear vivir muchos días para ver lo bueno y no solamente lo malo.

 

El Dios todopoderoso quiere que tengas larga vida para ver el bien todos los días y sobre todo para ver que tú puedes hacer mucho para que esas cosas que no te gusten, cambien. Despójate de la crítica, la envidia, el malhumor; esta actitud ahuyenta a las personas que están a tu alrededor, aun a los tuyos. 

 

  • Tercero: Sembrar lo bueno

Cuántos son los que están batallando con ellos mismos sin ir directamente a la raíz. Existe una ley universal: "todo lo que se siembra, se cosecha", si has estado sembrando mal durante toda tu vida, es lógico que no puedas cosechar cosas buenas. Pero he aquí un sencillo consejo: comienza a sembrar lo bueno, porque si lo haces así empezarás a cosechar en abundancia lo bueno, porque la cosecha siempre va a ser mayor que la siembra.

 

Si estás en una lucha constante de emociones y te ha faltado entusiasmo en lo que haces busca a Dios y ten un encuentro con Él, lo hallarás.

 

La importancia de pensar bien

El educador americano, Stedman Graham, quien fundó una asociación para ayudar a los adolescentes a descubrir su potencial, dijo en una ocasión en uno de sus discursos:

 

"Los que se consideran víctimas de sus circunstancias siempre permanecerán como tales, a menos que desarrollen una mayor VISION para su vida"

 

Cuán ciertas resultan estas palabras y a través de la historia de la humanidad podemos ver su cumplimiento. 

 

Cuando un pueblo, nación o individuo se dedica a hablar de su situación, dolor, pena o circunstancia corre el grave peligro de no salir de ella y contrario a lo que espera, se hunde mas y mas terminando por perderse y desaparecer sin dejar huella alguna en esta vida.

 

Esto sucedió al pueblo de Israel, Dios lo había liberado de la esclavitud de Egipto y tenía grandes planes para ellos. Él había dispuesto entregarles una gran tierra, donde podrían desarrollarse y crecer como nación, pero contrario a las expectativas que esto pudiera producir en ellos, solo empezaron a quejarse y lamentarse de su condición en el desierto.

 

Ellos empezaron a quejarse en contra de Moisés "Y le dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto? ¿No es esto lo que hablamos en Egipto, diciendo: déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios que morir en el desierto”. Éxodo 14:11-12.

 

¡Qué triste condición! Ellos se consideraban víctimas de sus circunstancias y prefirieron no cambiar su manera de pensar ni enfrentar los nuevos retos que tenían por delante. Todos sabemos el final de esa historia, "toda esa generación no poseyó la tierra prometida, con excepción de Josue y Caleb". 

 

Este es un momento propicio para que reflexionemos acerca todo el tiempo que perdemos e improductivo que  resulta tener una actitud de queja, chisme o murmuración, donde no produce nada y no nos deja avanzar, terminamos agotados aislados y perdiendo grandes oportunidades de trascender en esta vida. 

 

México está viviendo tiempos de cambios, cuidémonos de ser solo personas que se levantan a quejarse de la situación que vivimos y levantémonos con una nueva visión; de lo que queremos que este país sea y se convierta en los próximos años.

 

Es tiempo de que los mexicanos dejemos de ser solo aquellos que critican para dar el siguiente paso: ser propositivos y activos para cambiar la situación que hoy enfrentamos y que por años ha permanecido igual.

 

Las nuevas generaciones tienen que levantarse y hacer que este gran país, al que amamos entrañablemente, se convierta en la nación que todos hemos soñado alguna vez, un país de primer mundo, ese es el destino de México, ese es el destino para esta generación. ¡Empecemos cambiando nuestra actitud!

  • ORACIÓNPadre, gracias por tu gran amor para nosotros, ayudamos a cambiar nuestra mentalidad y a creer que como hijos tuyos podemos empezar un cambio en nuestro amado México. Gracias en el nombre de Jesús. Amén.

Probados y aprobados

 

 

 

El Señor Jesús al terminar de enseñar en el Sermón del Monte dijo: "Cualquiera pues que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca". Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu sobre aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina". (Mateo 7:24-27).

 

Las crisis nos afectan a todos por igual, la diferencia se encuentra en los cimientos de ambas casas.

¿Cuál permaneció? La de cimientos firmes. Jesús nos está enseñando que nuestra supervivencia va a depender de cuan firmes son nuestros cimientos. La tormenta azotó a ambas casas y lo hizo "con todo", así son las crisis en la vida, se levantan en nuestra contra y vienen "con todo" para tratar de destruirnos y que nuestra ruina sea grande.  Dios nos brinda una estrategia para soportar los embates de las crisis:

 

  • Primero: Busque a Dios. 

Mientras más profunda es nuestra RELACIÓN con Dios, más firmes y seguros estaremos. No estaremos buscando a quien culpar, ni nos condenaremos por la situación y tampoco buscaremos a quien echarle la culpa. Sencillamente estaremos cerca de Dios esperando instrucciones para actuar durante el tiempo crítico. Solicitemos el consejo de Aquel que todo lo sabe y que tiene solución verdadera a nuestros problemas.

  • Segundo: Actúe.

Actúe, movido no por las circunstancias ni por sus emociones, sino por el consejo que Dios le haya dado. Esto será de vital importancia. Posiblemente no veremos resultados inmediatos, (que durante una crisis es lo que todos esperamos), pero tengamos la certeza y la seguridad que los cambios se han empezado a gestar.

 

 

  • Tercero: Permanezca firme.

Mientras más profunda sea nuestra RELACIÓN con Dios, mayor profundidad tendrán nuestros cimientos y podremos soportar mayor peso o presión en la vida. Punto importante aquí es la OBEDIENCIA. Dios desea que le obedezcamos EN TODO, nuestra vida depende de eso. Recordemos que la tormenta es la prueba, es una crisis y las crisis van a ocurrir. Pero las tormentas no son el verdadero problema, sino la distinta resistencia de las casas frente a la ferocidad de la tormenta, y eso depende de los cimientos de cada una de ellas. Edifiquemos sobre la roca, allí estaremos seguros. ¡La roca es Cristo!

 OraciónPadre, que en todo tiempo dependa de ti, que mi RELACIÓN contigo sea profunda y que tenga el  valor para practicar cada día tu Palabra. En el nombre de Jesús. Amén. 

Nuestras Oficinas

  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

Contáctanos

  • (01 228) 8 14 91 21

    815 98 45

    117 89 36

    117 89 37

    WhatsApp 2281 49 46 84

Nuestras Sedes
  • •Avenida Xalapa #103
    Colonia Obrero Campesina Xalapa, Veracruz

  • •Arco Sur #109
    Colonia Reserva Territorial Xalapa, Veracruz

  • •Bernal Díaz del Castillo #65
    Colonia Revolución Xalapa, Veracruz

  • •Libertad #2 Esq. Centenario
    Colonia Centro, Coatepec, Veracruz