Cuan difícil es para nosotros enfrentar problemas y situaciones adversas. Siempre que estas se presentan vienen acompañadas de sentimientos y emociones negativas, tales como el temor ,la angustia, la desesperación, la ira; si no las sabemos controlar se vuelven destructivas y pueden ocasionar ,en cada uno de nosotros, graves daños.

Estudios en el campo de la medicina han encontrado  una relación entre cierto tipo de enfermedades con emociones negativas como la angustia, el miedo, la ira.( " Emociones negativas y su impacto en la salud mental y física " Piqueras Rodríguez ,José Antonio;Ramos Linares, Victoriano; Martinez González, Agustín Ernesto;  Oblítas Guadalupe, Luis Armando. Fundación Universitaria Konrad Lorenz. Bogotá , Colombia)

¿Qué tenemos que hacer los creyentes?

El apóstol Perro nos da un gran consejo : " Confíenle su vida a Dios, quien es su creador, pues El nunca les fallará " ( 1 de Pedro 4:15 Biblia NTV).

A través de la Biblia y la historia del pueblo De Dios podemos leer como el Señor Dios siempre estuvo con ellos en los momentos difíciles  y nunca les falló.

He aquí dos ejemplos: Cuando salieron de Egipto y eran perseguidos por el ejército del Faraón , Dios abrió el Mar Rojo para salvarlos y librarlos así de la muerte.

En otra ocasión, ante el temor que les produjo saber que iba a ser atacados por un poderoso ejército el rey Josafat y toda la nación de Juda se volvieron a buscar el rostro De Dios en ayuno y oración; Dios les contestó dándoles una gran victoria haciendo que los soldados enemigos se atacaran entre  y  muriendo todos en el campo de batalla. La Biblia dice que los judíos tardaron tres días en recoger el botín de guerra.

En el Nuevo Testamento también podemos leer como Jesús de Nazareth llamo a un ciego que le daba de gritos para ser atendido por él.Cuando Jesús llamo al ciego , le pregunto;¿ Que quieres que te haga? _ El ciego contestó: Señor que vea; y al instante recupero la vista.

Si El salvo a su pueblo en el pasado y sano al ciego cuando se lo pidió, seguro estoy que Él hará lo mismo por ti.

Solo tenemos que seguir el consejo del apóstol Pedro: " Confíenle su vida a Dios, quien los creo, pues El nunca falla"

Dios les bendiga.